lunes, 20 de abril de 2009

Quien no esté contento con el Metro, es para que se lo mande mirar

Verán. Primero, me gustaría explicarles como entiendo algunos términos. Ojo, esta es una interpretación personal y, por tanto, sujeta a rectificación con el diccionario en la mano, luego, pensándolo bien, mejor, hagamos esto. Si prefieren, van a hacer como si leyeran la versión Miguénavarro-Castellano, Castellano-Miguénavarro. ¡Ea!. Solucionado.
Cotilla no es lo mismo que chismoso, aunque lo parezca. El cotilla escucha. El chismoso va más allá y lo cuenta. Oír no es lo mismo que escuchar pues, no necesariamente, implica entender. Escuchar, sí. Se puede criticar con ánimo constructivo o destructivo. Que uno sea crítico no significa que sea anti. Hechas estas aclaraciones, vayamos al asunto.
Si la cuestión es ser crítico, creo que soy sospechoso. A mi, me va escudriñar hasta el detalle más insignificante, analizar hasta encontrar donde está el o los fallos, ver las imperfecciones. Así que, si de lo que se trata es de ver donde se puede mejorar porque, nos hayamos equivocado, y, quien lo ha hecho, para depurar responsabilidades, cuenten conmigo. Soy crítico, constructivo mas no anti. Ahora bien, si lo que estamos intentando es sumar adeptos a la injustificable causa de acabar con el uso del Metro, dudando de su utilidad, por favor, diganme donde está la próxima parada que yo me apeo. Me bajo del vagón donde, como sevillanos que somos, estamos todos montados. Dimito. Renuncio. Porque, a ver, ¿cual es el argumento convincente que se puede dar, para vender que, este medio de transporte, no es la solución al evidente problema de movilidad que tiene, esta conurbación de millón y medio de habitantes, que es la capital de Andalucía?.
Y todo lo demás, son cotilleos o chismes. Que si, me ha dicho un primo mio que es Ingeniero que, es un trenecito de juguete que no se puede acoplar a otro, porque las curvas son muy pronunciadas y puede tener un accidente. Que si las estaciones son muy pequeñas y, los propios obreros, se quejaron a los arquitectos pues, por no tener, no tienen ni aseos. Que si es caro porque hay que pagar, con los beneficios, los demás metros de la región. Que si no tiene sentido el recorrido. Que si es lento. Que si la frecuencia de paso es insuficiente. Que si nos ha costado un pastón y nos han engañado. Que si las líneas 2, 3 y 4 veremos si las hacen porque se pueden caer la Giralda y la Catedral. Que si el horario es corto. Que si hay pocas unidades. Que si, como se ha caído un quiosco, la Estación Puerta Jerez, no la podrán acabar y no se lo quieren decir a la gente para no alarmarla...
De verdad, ¿qué pretendemos? ¿por qué somos así?. Las cifras de uso, camino del primer mes de vida son espectaculares. Más o menos, vamos a estar en el millón de pasajeros. Luego, que es necesario no debe ser el debate. El debate debe ser cuando vamos a meterle mano a lo que falta para tener la red completa y, con todos mis respetos, para ese todo lo demás, como dice el anuncio que cascan antes del fútbol, Mastercard.