sábado, 15 de agosto de 2009

Up

En 1995, irrumpía en el panorama cinematográfico, la factoría Pixar. Lo hacía con una película que, hoy, es un clásico, Toy Story. De ese filme, que tuvo su continuación e, incluso, su re-continuación, hasta convertirse en lo que es, una saga de colección, es digno heredero Up.
Up, es la historia de un anciano gruñón, Carl Fredricksen, viudo solitario, anclado a una casa y a los recuerdos de una vida que, vive acosado por los tiburones inmobiliarios hasta que, una buena mañana, resuelve marcharse haciendo que, su vivienda, se vaya volando atada a una inmensa colección de globos de colores. Le acompaña, accidentalmente, un boy scout y su destino, serán las Cataratas Paraíso.
No les cuento más, tampoco se trata de destripar el final. Eso sí, si desean verla, tienen que hacerlo en el cine y, no les vale uno cualquiera: tiene que ser uno con tecnología 3-D... Sí, sí, uno de esos en los que te hacen ponerte las gafas de dos colores y -tenganlo en cuenta- aunque en los carteles, la anuncien como infantil, les puedo asegurar que, realmente, los adultos disfrutan más que los niños.
Como anécdota final, les diré que, Up, es un ejemplo de lo inteligentes que son los financieros de Wall Street pues, cuando fueron interrogados acerca, de las posibilidades de éxito de esta historieta, sus predicciones auguraron un estrepitoso fracaso y, es por esto, por lo que no se hizo, como es habitual en todo lo que tutela Disney, una completa tirada de objetos de mercadería. Así que, fijense lo fiables que son sus apreciaciones. ¡Para fiarse a la hora de invertir en bolsa, de estas criaturitas!. ¡Para hacerles caso en sus recetas para salir de la crisis!.
En fin, ya saben, al cine que, es la manera más barata de viajar.