jueves, 8 de octubre de 2009

Estrella sublime

Que, en Sevilla, una obra de teatro sea vista por treinta mil personas, quiere decir algo, seguro. La primera de las cosas es, que el boca a boca, ha funcionado. La segunda, que el espectáculo debe ser bueno. Es el caso del que les hablo: Estrella sublime.
Estrella sublime, es una delicia. Provocadora, divertida, irreverente, sensacional... pongan el calificativo que quieran. Producida por la Compañía Bastarda española, fue estrenada en la Sala Cero, donde se representó hasta hace pocos días, en febrero de 2001, desde entonces, ha sido presentada en la Feria de Teatro en el Sur de Palma del Río y en la de Puertollano.
Cuenta la historia de "Lola, camarera sevillana que aguanta como puede a los borrachos de turno, mientras ve pasar por delante de sus narices, el despecho de su último hombre. Como es lunes y madrugada, se va calentando por los celos y termina blasfemando contra los más divinos y virginales símbolos. Para su sorpresa una fantasmal aparición responde. Y lo que cuenta Macu, mujer virtual, es la translación al mundo del ritual litúrgico de las penas de Lola, su visión realista de los mitos religiosos, desenmascarando la hipocresía capillita, en un encuentro iniciático".
Protagonizan las actrices Charo Urbano y Lola Marmolejo, con la dirección de Antonio Campos, sobre textos de Marga Martínez y la propia Lola Marmolejo.
No me la perdería si no la hubiese visto.