martes, 31 de agosto de 2010

Serva Labari, el sueño de un chalado de la música

Eran, cuatro niños cantando, sentados en sillas de plástico blanco, en lo que hoy es un lavacoches. Cuatro majaretas con mucho arte y muy poca vergüenza. Cuatro amigos que solo querían que alguien los escuchara y, si de paso se sacaban unas perrillas, mejor que mejor. Ese es mi recuerdo de la noche de su debut. Al poco, el Safari y ese conjunto, bajaron la persiana... pero Él, no. Él no iba a bajarla nunca y eso lo sabíamos ambos. Porque Él, es un testarudo con cuatro amores: sus Montses, su familia, sus amigos... y la música; además de un tío muy fiel a si mismo, a sus cosas y a su palabra. A mi, al menos, me lo ha demostrado. Como también me ha demostrado, que no le van a hacer la estatua con las manos en los bolsillos y mira que, de esto último, hemos dudado un taco de gente.
Así que, cuando hace unos meses, me llamó una noche y me obligó -lo de pedir ni se lo planteaba- a escribirle unas letras para la portada de su disco, me dio por recordar lo importante de no rendirse jamás, sobre todo si, rendirse, implica renunciar a un sueño. Las cuatro pamplinas que le escribí, son parte de un librillo que es, a la misma vez (que diría el ditero que esperemos acabe donde Al Capone), un compendio de imágenes de la grabación de Serva Labari, haciendo música de calidad. Ahí están, mi compañero de aula Sofío, el flamante Hermano Mayor del Rocío de Tomares, José Alberto, el neoyorquino Luisma, un pedazo de deportista llamado Luis Pino y seis canciones como seis toros, a las que han hecho la faena de sus vidas para, Dios quiera, cortarle orejas y rabo en el ruedo del artisteo. Aunque, la verdad, Él, me cuenta que lo hace, para ponérselo a su chiquilla cuando se le acabe la voz. Cosa que me creo, aunque espere, el mayor de los éxitos de este proyecto.
Y si no, no pasa nada, que el triunfo no es ser famoso y millonario. El verdadero triunfo es, afeitar cada amanecer, frente al espejo, a un nota que se parezca al que soñaste ser, cosa que Él, mi compadre y hermano Pepe Montero, hace -y añado- con la misma honradez y dignidad que hace todas las de su vida.
Por eso lo quiero.

lunes, 30 de agosto de 2010

Poema del Cante Jondo en el Café de Chinitas

De la maravillosa fusión, de un texto inolvidable, del eterno Federico García Lorca y del arte de Cristina Hoyos, nace, en los granadinos Jardines del Generalife, el espectáculo Jondo, dentro del ciclo que, desde el pasado veintisiete de Julio y hasta mañana, su ciudad le dedica. Jondo, abreviando lo que se presenta, como Poema del Cante Jondo en el Café de Chinitas, no es, sino la interpretación del Ballet Flamenco de Andalucía, del célebre escrito, del poeta nacido en Fuente Vaqueros y asesinado en los primeros instantes de la Guerra Civil. Coproducido por el Instituto Andaluz de las Artes y las Letras y el Patronato de la Alhambra y Generalife, es un sabio ejemplo de, en qué se debe gastar el dinero público, en la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía: En promover lo nuestro, las cosas del terruño. En acercar a todos los públicos la Cultura con mayúsculas. En hacer Patria.
Y, prueba de que, cuando las cosas se hacen con sentido y se ponen los medios económicos para hacerlas accesibles al ciudadano medio, la gente responde es, el éxito que, noche tras noche, vienen cosechando un elenco de artistas, del que no voy a destacar ninguno, por no personificar y porque la lista se haría larguísima.
Desgraciadamente, no van a tener la ocasión de saborear lo que, por veinte euritos, es un lujazo. Terminan mañana y suelen llenar con varios días de antelación. Pero, si quieren un plan a once meses vista, ya tienen uno y de los buenos. A mi me encantó y salí con el coche, canturreando La Tarara, El Vito y el Zorongo.
Imperdonable herejía, lo reconozco.


lunes, 23 de agosto de 2010

Comunicado de José Miguel Navarro a NN.GG del PP

Voy a ser breve porque no pienso interrumpir, este plácido veraneo que disfruto, con pamplinas. Me reafirmo en la impresión de que, el vídeo en cuestión, es poco gracioso, inoportuno y cutre. El comunicado solo los dos primeros epítetos. En las notas de prensa, lo menos, es no cometer errores de ortografía. Hecho no es echo, me parece a mi... y a la R.A.E. Las opiniones ajenas hay que respetarlas aunque a uno no le gusten. Este ciudadano tiene todo el derecho del mundo, a publicar en su blog lo que le de la gana. Los lectores de Castilleja me importa tienen, entre sus sagradas conquistas democráticas, la libertad de expresión. NN.GG. , para lo que considere lesiona sus intereses, tiene los tribunales. Quisierais vosotros, haberle dado al PP lo que este señor le ha dado. No ver tantos enemigos y tomaos, con el mismo sentido del humor que pregonáis, las críticas. Si no, la política no es vuestro sitio y, vosotros al contrario que el, estáis en ella, por si no os habéis dado cuenta.
Todo mi apoyo para ti, Rafael Baena, como bloguero, como opinador sin otras pretensiones y, como amigo, que es lo más importante.
Ahora sacad otro comunicado.

jueves, 12 de agosto de 2010

Sobre el odio a Sevilla

Cierta vez leí que, en el reparto de los estereotipos andaluces, a los sevillanos les había tocado la peor parte. Según la teoría, los gaditanos eran los que tenían la gracia. Los malagueños, los innovadores y emprendedores. Los granadinos, por Historia, los más ricos. Los cordobeses, los habitantes de la capital de la tolerancia. Los jiennenses y onubenses, los más trabajadores. Los almerienses, los más productivos y, finalmente, los sevillanos, unos engreídos, soberbios, que despreciaban a los demás y se creían los mejores de la región. De ahí, salía la animadversión que tenían, el resto de paisanos, a los sevillanitos. De ahí, el odio atávico. De ahí, el mantra del centralismo acaparador. Tópicos que habían calado en la sociedad sureña.
A mi, que quieren que les diga, los tópicos no me gustan, pues sé distinguir entre este término y típico. Lo tópico es dañino, impide crecer y suele servir, para tapar carencias. Lo típico, es otra cosa, es tradición que hay que mantener, que alimentar, un legado que nos debemos obligar a conservar para nuestros descendientes. Lo tópico suele estar anticuado y superado. Lo típico suele ser antiguo pero vigente.
Es cansado tener que andar disculpándose de no se sabe bien qué, cuando conoces a, un poné, un choquero, un jerezano o un motrileño y, tras las presentaciones de rigor, una vez entrado en conversación, sale, indefectiblemente, el tema de como somos en nuestra provincia. Sobre todo, cuando uno es crítico, como es mi caso. ¿Por qué tenemos que justificarnos? Somos culpables de estar enamorados de nuestra Semana Santa y pensar que es la mejor del universo. Acaso en otros lares, no sienten lo mismo. O, somos más fanáticos que, por ejemplo, los granadinos con la suya. Tenemos que pedir disculpas, por tener una Feria de Abril, donde tiene preferencia el nativo porque, jerezanos o malagueños, tengan una más abierta. Hay que lincharnos por ser la Capital de esta Comunidad Autónoma. Nos tienen que mandar al cadalso, por recibir las inversiones que una conurbación, de millón y medio de personas, merece. Y, la pregunta del millón: ¿Tenemos que estar todos juzgados por una minoría que es idéntica a la existente en otras partes? ¿O, me van a decir, que en Málaga todo el mundo es innovador, que en Cádiz, to quisqui, tiene arte y que, en Jaén, todos viven del olivo?
Estas clasificaciones, hirientes y falsas, hacen mucho mal en la creación de una verdadera identidad andaluza. Porque esa es la única realidad que me interesa. Me pone pensar que, en el futuro, superemos estos prejuicios y nos unamos como un verdadero poder, para luchar por lo que nos corresponde. La evidencia de que somos una nacionalidad que, está denostada en el conjunto del país, con una Historia rica, con un futuro mejorable, que ha avanzado poco para lo que le correspondía y que, quizás, tenga una explicación diáfana, en el hecho de que es, por rencillas absurdas.
Sevilla no es perfecta. Están los que no quieren verlo, recreándose en un ideal y, los que somos contrarios. Como en todos los rincones del mundo, por otra parte. ¿Piden perdón por sus convecinos chouvinistas las demás provincias? A ver porque tiene que estar justificándose todo el día el sevillano por serlo.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Tres artículos muy recomendables

En la edición digital del diario El País de hoy, tienen la suerte de encontrar, un extenso artículo con el título "Ascensor social: fuera de servicio", dado a la imprenta por Ricardo Iori y Jorge Berástegui. Tras su lectura, encontraran dos enlaces más. Uno, les llevará a otro texto de Ramón Muñoz, "Adiós, clase media, adiós". Otro, a un escrito de Amanda Mars, "Mileuristas para siempre".
Son tres reportajes que abordan los aspectos socio-económicos, de la falta de movilidad de la sociedad española, con un sistema de castas que, con honrosas excepciones, no es permeable y que perpetúa los derechos de unos, con respecto a la ausencia de los mismos de otros; que condena a la población según su procedencia; que, cuenta, como priman los contactos con relación al mérito. Ninguna novedad bajo el astro rey. Ese es uno de los problemas que este sistema, mezcla de capitalismo y comunismo, nos regala. Una de las contradicciones de esta España del dos mil diez, que, en algunas cosas, no se ha desprendido del franquismo, la mentalidad del pueblo que habita la vieja Iberia. El "mira a ver que se puede hacer con mi niño", la ausencia total de escrúpulos con los que, el amiguismo, condena a tipos válidos. La facilidad con la que acceden a los privilegios quienes los traen de cuna. La mentira de que, con estudio, perseverancia y esfuerzo, se tiene éxito. Todo ello, en un país con una Democracia de más de treinta años. Los mismos tics. Las mismas maneras. Da igual que gobierne PSOE o PP. Aquí, no pasa nada. El árbol lo plantaron con las ganas de cambio de la gente, políticos que lo único que querían que mudara, eran las caras de los que mandaban. Quítese usted, que me pongo yo. Y, a la chusma, que le den.
Así le va a esta pobre nación.

martes, 10 de agosto de 2010

¿De quién ha sido la idea, por Dios?

¿De Nuevas Generaciones? ¿De la Ejecutiva Local? ¿De la candidata? ¿De la Provincial? ¿Quién ha sido el artista que ha creado ese vídeo? ¡Que salga! ¡Que diga que ha sido una broma! ¡Que diga que era un toque humorístico! ¡Que de la cara!
Porque el ridículo no puede ser más espantoso. Porque el esperpento no puede ser más grande. Porque, de esa guisa, no se consigue transmitir a la población que el cambio es posible. Porque, entonces, ¿para que os estáis matando, contándonos que hay otra manera de hacer las cosas?
O es que, para vosotros, la futura Alcaldesa de Castilleja de la Cuesta es Xuxa. ¿No, verdad?
Por favor, no le hagáis el trabajo sucio al PSOE. Un poquito de seriedad. Que menos.

lunes, 9 de agosto de 2010

Señora Obama: Enhorabuena por ser tan inteligente

Como me precio de tener un mínimo de rigor y de no dar pábulo al sensacionalismo, no voy a empezar diciendo, que los catalanes están de psiquiatra. Voy a tener la seriedad, con la que exijo se juzgue a nuestra amada Andalucía. Así, aunque podría colocar ese titular, aunque podría cargar las tintas sobre eso, aunque, en suma, podría agarrar el rábano por las hojas, no voy a hacerlo pues, pienso, no puede entenderse a un colectivo, viendo el comportamiento de unos pocos de sus componentes. Por eso, solo voy a mandar que se lo miren (con detenimiento y por buenos profesionales. Recomiendo al sevillano, con mando en la plaza mundial con más locos, Nueva York, Rojas Marcos) a los personajes, que han opinado, en los diarios La vanguardia y El periódico de Cataluña, con tanta alegría, sobre el supuesto folklorismo de nuestra región, con motivo de la visita de la primera dama norteamericana. Y, se lo tienen que mirar, porque no se puede tener tanta mala baba, ser tan desahogado y, sobre todas las cositas, no se puede disparar contra la economía nacional, por una cuestión de celos y de envidia.
Que la señora Obama haya venido a veranear a la Costa del Sol, no es algo ni buscado, ni pagado. Ha sido una elección personal y libre (de eso, con lo de los toros, no estáis, como colectivo, legitimados para dar lecciones a nadie).
Que la negrita haya querido visitar la Alhambra y Ronda, no es algo tan extraño. Es, ni más ni menos, que dos terceras partes del recorrido habitual que hacen, el noventa por ciento de los turistas que recibimos, aquí abajo. Lo raro, es que no haya querido venir a ver el tercio que le faltaba, o sea, el centro histórico sevillano. Otra vez será.
Que no haya querido ir, a las maravillosas Costa Brava, al archipiélago de las Baleares, o a la Costa Azahar, no es por culpa de los empresarios turísticos sureños. No, queridos míos, es, porque, cuando un extranjero decide venir a nuestro país, lo hace, al reclamo de los símbolos más genuinos que nos representan y, os guste más o menos, ninguno, son de ese trozo del terruño, que tantos encantos tiene y, desde el que masculláis vuestra rabia, en papel impreso.
Hasta ahí, ¿vamos entendiéndonos o no?
Sí, verdad. Pues, si así es ¿por qué tenemos que aguantar que nos ofendáis? ¿por qué tenemos que soportar, que comparéis nuestra amabilidad con la que se veía en el cine de Berlanga? ¿por qué debemos recibir una reprimenda, de aprendices en esto de recibir foráneos? ¿por qué nuestras autoridades han hecho el ridículo, por volcarse en el recibimiento si, las vuestras, se dedican a abrir embajadas por todo el planeta, para hacer lo mismo? ¿por qué os atrevéis a insinuar, que la Presidenta consorte y su séquito, no han estado a gusto por el agobio de los andaluces? ¿No se veía en su rostro y en el de su hija, la felicidad de ser tratadas como reinas? ¿Veíais hartura?
En serio, dais pena. Tela de pena. Pena grande, pena honda. Pena, penita, pena -que diría Lola Flores- ¿como podéis ser tan mamones y dormir tan tranquilos, cargándose la manera de ganarse la vida de otras personas?
Menos mal que, Michelle Obama, lo ha tenido claro y, para disfrutar de la Spanish experience, ha venido al sitio más auténtico de la piel de toro. Al pionero, al inimitable, al mejor. Ahora solo falta que, sus paisanos, vengan por la misma ruta: la ruta de la España que no se avergüenza de ser España. Y ustedes lo vean, comiéndose los mocos, pataleando o promoviendo una colecta de firmas, para prohibir el veraneo de la Casa Blanca en Villa Padierna.

viernes, 6 de agosto de 2010

Toy story 3

Y, como me había quedado, con el amargo regusto de una elección equivocada de la cartelera, decidí, repetir paso por taquilla, apostando, esta vez, por una elección segura: Toy story 3. Porque, eso es lo que es, el filme de Pixar. Un valor que cotizará al alza, así pasen quince años que, precisamente, son los que habían transcurrido, desde la presentación de la primera película de esta trilogía, donde ninguna de las partes decepciona.
Se supone que esta es la secuela final. Quien sabe. Desde luego, todo apunta a que será, así, como terminará la historia de Andy, un zagal que ha crecido hasta el punto de marcharse a la Universidad que, como sabrán, y si no se lo cuenta un servidor, en Yankeelandia, supone el paso de la infancia a la vida adulta. Los que no se han hecho mayores son, el vaquero Woody, Buzz, el señor y la señora Patata o Barbie, por citar alguno de los personajes. Siguen igual. Igual de divertidos, igual de fieles e igual de encantados de pertenecer, a quien ya no juega con ellos pero tampoco puede prescindir de su presencia quizás, como reflejo de un tiempo que ya no volverá pero donde fue muy feliz. La trama va del difícil tránsito, de la inocencia de la niñez, a las responsabilidades de la madurez. De lo duro que es ir dejando atrás las cosas. De la crudeza de saber que no volverán los juegos infantiles. Se nos hacen hombres y mujeres todos los personajes, hasta los que están hechos de plástico. Memorable, la secuencia final. De lágrima incontenible.
No les puedo contar más. No estoy aquí para destripar finales. Corran a verla y dejen que el niño que llevan dentro, salga a tomar el fresco. No se van a arrepentir. Palabra de cateto de Castilleja de la Cuesta.

martes, 3 de agosto de 2010

Noche y día: vamos a contar mentiras, tralará

Hay días que esta negra página se la dan hecha a uno. Hoy, sin ir más lejos. Les voy a contar una peli. Es americana. Ustedes saben que, mi teoría es, que los yankees hacen cine y, los españoles, películas (con honrosas excepciones). No es lo mismo aunque lo parezca. Básicamente, se diferencian en la temática, en la interpretación, en la dirección, en la manera de promocionarla... y en que, en USA, no las pagan los Smith o Thompson de turno, con la pasta que le dan al fisco. O sea, por concretar, son desiguales en todo. Aún así, también tiran, de cuando en cuando, pestiños como Noche y día. Sí, sí... la cinta donde sale nuestra ciudad.
Tanta Cameron Díaz junto a Del Niu, tanto Tom Cruise vistiendo de amarillo a Contador, tanta comilona en Becerra, tanta Katie Holmes dando vueltas por los alrededores de la Giralda, con la chiquilla, tanta mezcla con lo patrio... para, luego, hacer correr un encierro de Pamplona por las calles de Sevilla, aunque realmente se hayan usado las de Cádiz. Se nos ocurre hacer lo mismo con San Francisco y se lía parda. Se imaginan a Torrente, montando en un astado de esos gordos, en plan rodeo, frente al Capitolio. O al frutero de Aída, viendo el MOMA, de Texas.
Pues, eso, es lo que han hecho con nosotros los de Hollywood. Mezclar la velocidad y el tocino. Tomar un poquitín de aquí y otro de allí, meterlo en una coctelera, agitarlo y reinterpretar España, como a sus santos cojones les ha parecido, con la complicidad de unos culturetas que, aplauden esta horterada, por la promoción gratuita que nos hace. Como si, a la piel de toro, la tuviese que vender alguien a estas alturas, como destino turístico. Como si, nuestra tradición milenaria, tuviese que ser corregida y mejorada.
Me pregunto, inocentemente, cuando vengan esas hordas de extranjeros a gastarse lo más grande (en Mercadona) y cuestionen al vecino de turno, por el lugar exacto donde salen los Sanfermines, qué le dice el prenda en cuestión, ¿Iruña o Híspalis?
Les voy a dar una respuesta, pelín malévola. Con la autoridad moral que da, ser de la nación inventora del jamón y no de la copiadora de la hamburguesa, con la fortuna que supone, tener un idioma propio y no, uno de este lado del charco, que cae, mismamente, donde la bisectriz de la santa y puñetera madre que parió, al imbécil del director de esta maravilla a quien, me lo veo venir, falta poco para que hagan hijo predilecto de nuestra provincia.