martes, 23 de febrero de 2010

23-F

Hoy es veintitrés de Febrero. Hoy es el triste aniversario de uno de los momentos más nefastos de nuestra Historia. Hoy, hace una pila de años, un personaje vestido de verde atacó la -en aquellos años- joven Democracia española. No lo hizo solo. Lo hizo, acompañado por una serie de patéticos señores, que no creían en que el poder de decisión estuviera en manos del pueblo. Lo hizo irrumpiendo en el Parlamento, a tiro limpio, con palabras amenazantes. Lo hizo, buscando terminar con el sueño de un país, el de vivir en libertad.
En que aquello fracasase, tuvo, S.M. El Rey, Don Juan Carlos I, papel estelar. Se vistió de militar y, muy clarito, les dijo a los golpistas que donde iban, que aquello era ilegal, inmoral, infame, absurdo, patético. Eso, a estos individuos. Al resto de paisanos, nos dijo, así, como quien no quiere la cosa que, no nos preocupasemos, que el garante de la Carta Magna, o sea, Él, estaba alerta.
Pero, como les digo, eso fue hace una pila de años. A mi me bailan las fechas. No sé si fue antes o después de la Guerra Civil y, para serles sincero, viendo que todavía siguen montadas trincheras de la contienda bélica, que, en la tele, se tiran todo el santo día hablando de la Dictadura y que, hoy, esto, ni lo han mentado... Lo mismo fue anterior o, igual, esto no tuvo ninguna importancia. Que sé yo. Solo soy un cateto que, de tanto en tanto, deja por escrito aquí, en este sitio que nadie lee, ni a nadie importa, sus pensamientos.
Luego, cuando a unos tontolabas, les da, en su derecho a la libre expresión, que lo tiene todo Dios, oigan, por pitar nuestro Himno, por abuchear al Señor este que ni lleva corona, ni va vestido con armiño, ni tiene corte ni ná, en virtud de unos privilegios que, hace una pila de años, repito y reitero, no teníamos y sueltan las soplapolleces habituales sobre la conveniencia o no, de tener como Jefe del Estado a un Borbón y, alguien con más memoria, les contesta que, ese buen hombre, se ha ganado, se gana y se ganará su soldada y que está más legitimado que el noventa por ciento de la casta que nos manda, se enfadan, los tildan de trasnochados (cuando no directamente de fachas) y de ignorantes.
Por eso, hoy, no quería dejar pasar la ocasión de felicitar nuevamente a nuestro (lo que hay que oír) "inútil monarca". Majestad, siga siendo usted igual de inútil unos cuantos añitos más. Si quiera para que, los que le faltan al respeto, puedan seguir faltandoselo, libres, en paz, en concordia, democráticamente, aunque para ellos, estas palabras, sean como su inventado país, una pamplina.