lunes, 17 de mayo de 2010

La sabiduría de ayer

Cicerón, en el año cincuenta A. C., dijo lo siguiente:

"El presupuesto debe equilibrarse; las arcas públicas, rellenarse; la deuda, reducirse; la arrogancia de los gobernantes, frenarse y controlarse, si no queremos que Roma caiga en la bancarrota. Los ciudadanos deben aprender de nuevo a trabajar, en vez de vivir de la ayuda pública."

Lo mismo, ZP debería leer más a los clásicos y menos a Marx... don Groucho.