lunes, 26 de julio de 2010

El día del Patrón de España: San Invencible

Ayer, domingo veinticinco de Julio, celebramos el día del Patrón, Santiago y, con motivo de la festividad, sus hijos más renombrados, decidieron darle un atracón de himno, como regalo, para que no se nos baje la euforia de un mes, este, que debería de ser nombrado el de España y, en lo sucesivo, remunerarse como homenaje con una paga, no doble sino triple.
Porque, lo de ayer, desde la dos de la tarde hasta la medianoche, fue de lo más grande que ha sucedido desde que empezó esta época, a la que hemos convenido en denominar como la Edad de Oro del Deporte Patrio. O si no, díganme ustedes, como bautizamos a una jornada donde, a la tres y media, Fernando Alonso inicia la ascensión de la bandera rojigualda en un circuito alemán, como vencedor de otro Gran Premio de Fórmula Uno y van... unos cuantos. A las seis, Alberto Contador, se pasea en bicicleta enfundado en la bicolor, por los Campos Elíseos parisinos, como el maillot amarillo final del Tour de Francia y, a las doce de la noche, Jorge Lorenzo la hace bajar de su mástil, en Laguna Seca, como cuasi campeón de la máxima cilindrada del Mundial de Motociclismo. ¿Tienen otra idea? No, verdad. Pues eso, el día del Patrón de España, veinticinco de Julio, San Invencible. Para variar.