jueves, 2 de septiembre de 2010

¿Bienestar social?

Hay un mantra que ha calado en la sociedad. Según el mismo, la derecha es un hacha en los asuntos económicos pero, si no gobernase la izquierda, no habríamos avanzado en los asuntos sociales. Tomando como punto de partida esta teoría, la conclusión que saco es, que en la capital de mi maravillosomundo, Castilleja de la Cuesta, tiene que estar gobernando la parte que no provee de derechos al conjunto de la ciudadanía. Porque, si no, no se entiende. O eso, o que, a los citados logros, solo tienen acceso... (complétenlo ustedes mismos).
A qué viene esto, se dirán. Les cuento.
Hace dos días, me contaron el caso de un señor al que, los Servicios Sociales de nuestro Ayuntamiento, tras la correspondiente ronda de entrevistas y tras examinar la copiosa cantidad de papeles que le fueron solicitados, baremaron como persona, no en riesgo, si no, directamente, excluida socialmente. Una persona de más de sesenta que, eso lo sabe hasta el apuntador, difícilmente, va a encontrar trabajo y que, por las cosas de la vida, no tiene derecho a una pensión, por un par largo de añitos. Este buen hombre, en la montaña de documentos, incluye un informe médico que le incapacita para la realización de trabajos pesados.
Llegados a este punto, les voy a copiar, literalmente, lo que, en la página web de nuestro consistorio, definen, como objetivos de la Delegación de Bienestar Social, cuya Concejalía ostenta Inmaculada Oliver García, de la que, buscando en el sitio virtual del PSOE local, descubrimos que, es estudiante de Magisterio a sus casi cuarenta años. Cosa que nos alegra, porque formarse es importantísimo pero que, a la vista de como está redactada la parrafada que sigue, de poco le está sirviendo porque, como responsabilidad suya que es, permite que se cuelguen cositas tan incongruentes:
"Ofrecemos un conjunto de recursos que a disposición de los/las ciudadanos/as así como colectivos de la localidad con la finalidad de que alcancen su máximo desarrollo e integración social. Nuestra función es prevenir y eliminar las causas que pueden generar la marginación social. Los Servicios Sociales vienen a satisfacer las necesidades de la ciudadanía, necesidades o carencias básicas y suficientes para la consecución de su desarrollo personal y autonomía para la consecución de una vida digna."
Quien lo entienda, que lo traduzca a garbanzos y chícharos, por favor.
Vuelvo con la persona. La solución que estos lumbreras le plantean, es esta:
Un contrato de cuarenta y cinco días en la Delegación de Obras y Servicios (recuerdo lo del médico)... de media jornada. O sea que, si comienza a trabajar, un poné, un uno de Septiembre, el día quince de Octubre, ya ha dejado de estar excluido socialmente y eso, con cuatro horitas diarias de curro. ¡Con un par!
Parece ser que, la recepción del Pabellón Cubierto, de la Casa de la Cultura, del Centro Cívico, no son el sitio de un herniado. No, el sitio es la calle. Parece ser que, con veintiún días de cotización, ya se puede jubilar. Parece ser que, así, es como le ayudamos para que se desarrolle personalmente. Parece ser que, la política de contratación municipal, privilegia otros aspectos menos baremables.
Si es que, no hay por donde cogerlo. Si es que, sois del Tebeo. Si es que, no se como no se ha liado ya gorda. Me pregunto, inocentemente: ¿Sería posible contratar cuarenta y cinco días, a media jornada, a determinados concejales? Lo mismo, saldría ganando nuestra pobre población.
Y paso palabra que me estoy calentando.