sábado, 25 de septiembre de 2010

Ni-nis de la Calle Convento

Quien inventó el termino ni-ni, fue un genio. Al menos, tanto como quien creó aquel otro, JASP. No tengo ni idea de quien le inspiró pero, lo mismo, su origen está en nuestro propio pueblo. Cosas más grandes veredes, amigo Sancho. Porque, si hay personas a las que les viene bien esa definición, esas, con razón, son las encargadas de gobernar en Castilleja de la Cuesta pues, ni-están ni-se les espera o, ni-gobiernan ni-tienen idea o, ni-son nadie sin el cargo ni-son nadie con el o, por ser rigurosos, ni-trabajan ni-estudiaron, salvo honrosas excepciones.
Porque, en la belenestebización de España, los precursores, los pioneros, fuimos los habitantes de la capital de mi maravillosomundo que, ya en los primeros ochenta, dimos la vara de mando, a un chófer que era patrón de ocho a tres y, sindicalista de tres a once, en el colmo de la incoherencia. Luego, consentimos que, este, le pasase la corona a una graduado social que, bajo la chaqueta de pana, modelo Felipe, ocultaba una camisa azul, banderitas rojigualdas en el reló y que, todavía no había llegado, cuando ya se quería ir con Manolo, a San Telmo, para que, en el trile final, esta hiciese lo propio con un jardinero, una limpiadora y el Superman de la Nueva Sevilla. Lo que une a todos estos casos, es la poca experiencia laboral acumulada en la empresa privada y en la gestión pública, previas a su ascensión al carguito, amen de la poca presencia anterior en la vida castillejana pues, dos ni siquiera eran de aquí y, a la tercera, tampoco era muy habitual verla merodear en las calles de la población. Para los Pepitos Grillos habituales, he de decir que, no estoy criticando a estas personas por ser de otros sitios. Las critico por el nulo interés en integrarse en la sociedad del lugar que les paga y pagó el sueldo. Por que, a ver, que me digan a mi, ¿cuantos de ustedes han visto a alguno de estos tres, antes de acceder al cargo y con posterioridad a su salida del mismo, en las Velás, en los Pregones, en el campo de fútbol viendo al Casti, bañándose en la piscina, en la Casa de la Cultura, viendo una exposición o, por abundar más, tomándose un café, si quiera, en Casa Abelardo o en el Marengo? Pocas, ¿verdad? Es obvio que, durante su mandato, iba en la nómina, asistir, si quiera de higos a brevas, a alguno de estos saraos. Ahí, en ese a posteriori, es donde se ve la integración.
Y, es que, es una teoría mía, la primera obligación de quien quiere gobernar, es, conocer a quienes se gobierna y, ahí, hemos pinchado en hueso porque, la verdad, a estos, los habitantes de este rincón aljarafeño, les importan lo mismo que, a este humilde junta letras, los de Lima. Así que, diganme, ¿como van a entender las diferentes problemáticas, si no conocen si quiera el lugar donde moran? ¿como va a importarles que se vayan las fábricas de tortas a Huevar, si ellos tienen el estómago lleno? ¿como va a importarles que el tráfico sea un caos, si ellos no lo sufren? ¿como va a importarles que se acabe la Feria o los Carnavales, si a ellos los que les gustan son los de Gines o los de Cádiz? ¿como va a importarles que nadie vigile las Velás, si ellos no han correteado de chicos en ellas y sus hijos tampoco van a hacerlo? ¿como va a importarles que rompan el azulejo de la Iglesia de Santiago, si ellos no se han puesto en su vida una túnica un Viernes Santo? ¿como va a importarles que, María Santísima representada en la Inmaculada, cuyo dogma concepcionista, fue proclamado aquí, por vez primera, recorra las calles del vecindario sin seguridad, si a ellos no los va a tocar ni Dios en sus casas? ¿como va a importarles Castilleja de la Cuesta, si ellos vinieron aquí a ganarse la vida?
Esto es, lo que no debemos olvidar, cuando llegue la hora de meter la papeleta en la urna. Que a esta colección, se la soplan las costumbres, tradiciones y vida de quienes les pagan. Que a esta camada de políticos, Castilleja de la Cuesta solo les gusta, cuando llegan los billetes verdes a final de mes. Que es mentira, que estén más preparados que quienes les hacen oposición. Que les importa un pepino, de los de Pepe el de la Cantoras (¿sabéis quien es, queridos?) el drama del vecino si no es de su cuerda. Que son, en su inmensa mayoría, de izquierdas por el interés. Y, que ya no deben seguir engañándonos más, porque, más bajo, no puede caer el cartel de la que era considerada, desde hace décadas, la capital del Aljarafe.
Todos los demás pataleos, todos los demás desahogos, en forma de comentarios en los blogs de referencia, todos los calentones de barra de bar, no servirán para nada si, en Mayo del dos mil once, no vemos desfilar, por la puerta de la Casa Grande de la Calle Convento, a estos tipos (y tipas, off course dear Bibiana) con dirección al mundo real, ese que, es menos amable con quienes fracasan, como ellos llevan haciéndolo tres décadas y, que no mantiene incompetentes.


Post data: Reitero por vez un millón y medio que, las opiniones en la red de este cateto, solo serán auténticas si, debajo, llevan su nombre y primer apellido que, a más abundar, no es Leonidas. Así que, por favor, no busquen más páginas escritas por el menda, que, con esta, tengo bastante.
Un saludo. Con Dios. Que les vaya bonito. Recuerdos a la familia.