jueves, 4 de noviembre de 2010

Cierro el blog

Tranquilos, era un titular sensacionalista. No ha llegado el momento, de cumplir el sueño húmedo de tanto ni-ni mantenido y, de tanto atormentado con las próximas elecciones. Porque, por mucho que le pese a algunos, como al anónimo que, en la antepenúltima entrada de elmaravillosomundo, se ha despachado contra mi persona, no se va a cerrar este sitio virtual. No. Siento defraudar a mis detractores. Queda blog para rato.
Y es que, es fantástico comprobar, el grado de tolerancia a la crítica, que tienen muchos señores (y señoras, querida ex-Ministra Aído). Pensaran aún, que son merecedores de alabanzas. Cosas que tiene, vivir encerrado en una burbuja irreal.
Así, ven fantasmas por todos lados, e imaginan "tea partys" en el Piraña. Conspiran en reuniones secretas, sobre como acallar voces disidentes. Barajan denuncias... y, cuando todo falla, pasan al plan mafioso y a la amenaza. Omertá, que dirían en Sicilia.
Por eso, más que nunca, hoy, me siento orgulloso de la educación y de los valores recibidos. A mi, mis principios me impedirán, siempre, insultar y amenazar. Vivo con unos códigos que priorizan la Democracia. Amo la Libertad.
¿Puede usted, querido anónimo, decir lo mismo?
Me da a mi que no.