viernes, 3 de diciembre de 2010

¡Qué malo es ahora Willy Toledo!

Sigo pensando lo mismo del tal Guillermo Toledo, un tipo, al que el socialismo de este país le ha reído las gracias, cuando los ridiculizados eran los adversarios. Me parece un titiritero que no pasará a la Historia del cine español. No diré que es un pésimo interprete. Respetaré su trabajo pese a que, la verdad, ha sido escaso y de nulo interés o repercusión. Malo de solemnidad.
Sigo pensando lo mismo, reitero, porque los motivos de mi crítica no han desaparecido. Afirmo, con rotundidad, que el compromiso ideológico de este señor, es más falso que un euro con la cara de Belén Esteban. Sostengo que, su manera de hacerse notar, es esta. Dar repercusión mediática a conflictos que, es mi parecer, le importan lo que me importa a mi, que baje el precio de los sujetadores. Ahora es el Sahara, antes fue Irak y, en medio, Cuba. Den le un charco que él, encantado de conocerse, se tirará de cabeza si obtiene propaganda gratuita.
Ahora bien, lo que no es de recibo, es que Pepe Bono, nos salga ahora con estas. Como el olor de la basura le pilla más cercano, es el momento de darle leña al mono. Parece ser que, súbitamente, ha dejado de representar a nadie cuando, tamaña cosa, era sabida por muchísimos que sufrieron la mofa de un oportunista, que se descojonó de todo un segmento de votantes, con la complicidad y el aliento de gente, como este fracasado manchego.
Querido Presidente del Congreso, si este sucedáneo de actor, no hubiese dejado de mamar de la teta, como no lo han hecho los Bardem y otros ínclitos émulos, nunca lo hubiésemos vuelto a ver pero, mucho me temo, que como la ubre se sigue secando y, no viene mal, con tal de seguir alimentándose, no desdeñar que pechos, hay dos, le va a tocar salir, más veces, a quejarse de la intolerable falta de respeto de estos retoños hambrientos que, por culpa de gobernantes como usted, se han acostumbrado a vivir, de un arte que, es tan malo, que hay que subvencionarlo.
¿O es que solo van a aguantar su palo las velas de Aznar, Trillo, Rajoy y todos los populares? ¡No hijo, no! ¿No decíais que, el PP, lo que quería era amordazar a los intelectuales? A ver si va a ser al revés.