martes, 7 de diciembre de 2010

No habéis estado a la altura (una vez más)

Hay veces que, determinadas decisiones, no se entienden porque, parece mismamente que quienes las toman, o bien desconocen el tema sobre el que tienen que hacerlo, o bien están mal asesorados, o bien lo hacen a la ligera.
Este ha sido el caso, de la falta de atención a un colectivo de ciudadanos agrupados, desde hace varias centurias (¡ahí es nada!), en torno a una devoción religiosa. Me refiero a la Hermandad de la Calle Real, a la que se ha faltado gravemente al respeto, no contestando si quiera, a la solicitud de una reunión para debatir determinados honores que, a una de sus imágenes, se le iban a brindar y en los que, como deferencia al Excelentísimo Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta, se iba a dar un papel estelar a la figura de su Alcalde.
Lo que se ha pedido era tan pequeño, para lo grande que es el amor de esos fieles a los cuales, ni oír han querido, quienes se dicen sus gobernantes que, me da a mi, que este feo gesto, no va a caer en el olvido para su Junta.
No voy a entrar en más valoraciones pues, mañana, es fecha grande para los que se consideran chorreones y, con esta polémica gratuita, lo que se puede alimentar es el morbo y, con ello, restar protagonismo a quien, de verdad, es la Reina de ese día. Solo quiero decirle al equipo político socialista que, desgraciadamente, aún rige los designios de esta Villa, una cosita:
Una vez más, habéis confundido churras con merinas y no estado a la altura de vuestros cargos. Atender es vuestra obligación. Escuchar es lo mínimo. Respetar las tradiciones, un deber. Si no os gustan las cosas, del sitio más grande de mi maravillosomundo, lo mismo es, porque no os habéis molestado en conocerlas. Si no queréis conocerlas, seguro que es, porque no os importan nada. Si no os importan nada, queridos ¿a qué habéis venido?
Mientras escribía, pensaba las respuestas y, lo reconozco, he sentido vergüenza ajena. ¡Qué tropa nos manda, por Dios!