viernes, 24 de diciembre de 2010

Los pájaros tirando a las escopetas

Como sabrán, porque no es noticia pues, a quienes nos gobiernan, ni es la primera, ni será la última vez que les pase -como sabrán, decía- han condenado al Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta, al pago de una sanción de cien mil euros, en número redondos.
La multita, se la ha cascado la Inspección provincial de Trabajo de la Seguridad Social, adscrita al Ministerio de Trabajo e Inmigración. Parece ser que, el tema, era que, estuvieron haciéndole contratos a una auxiliar administrativa desde el año de la Expo (pocos, solo veintiocho), de manera temporal y que, curiosamente, dejaron de renovárselos cuando llegó, este equipo de incompetentes que, se creen legitimados, cuando su acceso al poder se produjo tras linchar políticamente, ningunear y cachondearse de la Alcaldesa que, me guste más o menos, pusieron los votantes en las urnas. Porque, al vecino Manolo Benítez, a la vecina Carmelita Herrera y, a Juan Manuel Anguas, no los conocía ni el Tato, curiosamente, también castillejano.
Los dieciséis kilitos de pesetas, los vamos a tener que apoquinar todos los censados. No la tal Carmen Herrera, que es la culpable, en su condición de Delegada de Personal. No el Alcalde, que es culpable por ser el máximo responsable. Todos, a escote. Porque cuando condenan al Ayuntamiento, nos condenan a los ciudadanos y, la pasta para pagar esto, va a salir de nuestros castigados bolsillos de contribuyentes.
Y, como eso es así, lo digo alto y claro. Por vuestra incapacidad, tendremos un saco menos de billetes, para gastar en las cosas realmente importantes. Porque no tenéis ni idea de gestión. Porque gobernáis contra muchos y pensando solo en vuestro interés. Porque sois unos NI-NIs. ¿Comprendido? Repito, NI-NIs.
Ahora, querido Manolo Benítez, tenga las mismas pelotas, tenga los mismos cojones, de decirme a mi, que soy un analfabeto; de decirme a mi, que me han largado de un partido político. Siendo como es jardinero, estando cobrando, lo que en su vida se imaginaba que iba a cobrar y, después de haber mandado a... lo que rima con Parla, a Carmen Tovar.
Usted y toda su panda de conspiradores de tres al cuarto, son un problema. Un problema con patas y un marrón para una Villa, que no tiene porque aguantar que, encima que nos han abierto la cartera, salga con toda la cara, a repartir estopa a la oposición. Es lo que nos quedaba por ver. El mundo al revés. Los pájaros tirando a las escopetas. En vez de callarse, sale a ajustar cuentas, el nota. La pena es, que ni calladitos están guapos. ¡Qué mala suerte, coño, qué mala suerte hemos tenido! ¿Socialistas y obreros? Un jamón de Trevélez, como el del morito de La Línea.