lunes, 31 de enero de 2011

El ventilador

Aviso a navegantes. Los ni-nis han mandado encender el ventilador.
Sí, sí, el ventilador, esa máquina con aspas que lanza aire. Sí, sí, en enero pese al frío que hace.
El ventilador, en manos de los socialistas, no sirve para refrescar. ¡Qué va! Ellos lo usan de una manera un tanto peculiar. El monstruo de la decoración de jardines, Superman, la novia de Mister Proper, el arbitro malo, el ultra de La Pintá y el sindicalista de IKEA, entre otros personajes, le han dado una nueva utilidad. Como cada uno da lo que tiene y, en esa casa, de mierda como de líos, están hasta arriba, han decidido, como quien juega al dominó, a las cartas o al parchís, jugar a repartir más, para que los koalas se harten. De modo que, cada mañana, le dan al botón on, ponen un papelito con su ración marrón y, ¡hala! a lanzar mierda.
Y miren por donde, como los animalitos, de cerebro, como de testículos, no andan muy sobrados, han discurrido y llegado a la conclusión de que, igual, al resto de vecinos, les apetecía comer su manjar. El caso es, que lo están regalando por la sección de comentarios de los blogs locales. Así, un día pueden leer a un bichito, afirmar haber visto comer al candidato del CDS en un restaurante sanluqueño. Otro, que a la candidata del PP la largaron del Cortinglés. Y, el de en medio, que los autores de Castilleja protesta, Castilleja la verdad, Castilleja me importa y elmaravillosomundodemiguel, son asalariados de la derecha cavernícola.
Mierda a saco. Mierda por un tubo. Mierda por la red. Mierda en la calle. Mierda en las revistas. Mierda para dar y tomar. Mierda lanzada, desde un ventilador que tienen encendido porque, como no las tienen todas consigo, pretenden hacer ver que sí, que ellos son muy malos, pero que Rafael Baena y Juana Rodríguez, son peores.
Y, como puede haber todavía algún despistado, por ahí, que no se entere que estamos en campaña, los aviso. Porque no quiero que les salpique su caca. Porque por muchas moscas que coman mierda, a mi me sigue pareciendo que, el gazpacho está más bueno. Pero claro, para gustos los colores.
Ahora, si ustedes se quieren sentar a su mesa, es su problema. A mi, que quieren que les diga, el menú no me convence. Cada uno que haga lo que quiera. Eso es la Democracia.

domingo, 30 de enero de 2011

El ejemplo de Harry Truman

Enrique Santos, un gran empresario, un gran gestor, una persona comprometida mas, por encima de todo eso, un señor de sombrero a mocasines, me envía un magnífico correo electrónico donde, groso modo, se cuenta la retirada de la vida pública del Presidente americano, Harry Truman. Precisamente lo hace quien, durante un breve periodo de su existencia, quiso implicarse en la mejora del sitio donde vino a vivir, por voluntad propia; donde montó su negocio y creo riqueza; donde, en definitiva, quisiera terminar sus días. Quiere, compartiendo esta historia de coherencia personal, hacerme hincapié, en cuan distintos son los que llegan a la política ahora, con respecto a quienes lo hacían ayer.
Y, sin embargo, al recibir esta misiva digital, quien de verdad me parece digno de ser alabado es él. Porque, el ejemplo de don Enrique Santos, ha sido poco frecuente en el pasado de Castilleja de la Cuesta. Enrique llegó con unas alforjas llenas de ilusión y, desde el día que juró su cargo de Concejal, las fue vaciando en cada comisión, en cada Pleno, en cada acto al que acudió. Intentó tender puentes de concordia, con unos gobernantes que, lejos de aceptar sus ideas, las torpedearon simplemente, por venir de la oposición. Jamás se le aceptó una sola propuesta a un tipo que, lejos de intereses partidistas, solo pretendía una Villa mejor, más cómoda, más viva, más habitable. Obviamente, duró poco y se marchó, asqueado de una manera de entender la gestión municipal, que atenta contra quien intente variar el statu quo. Lo hizo después de perder tiempo y dinero, porque, esa es otra, mi amigo no se molestó ni en cobrar las asistencias: las cedió a la agrupación local que lo puso en las listas, en el sitio que buenamente le pareció conveniente a quien las confeccionó.
Harry Truman, me cuenta el antiguo dueño de la Ferretería Aljarafe, fue el inquilino número cuarenta y tres de la Casa Blanca. No entraremos en si fue un buen o un mal Jefe de USA. Lo único que nos va a interesar, es su salida del mando del trasatlántico que mueve el mundo. Cuando se largó, lo hizo conduciendo su coche junto a Bess, su esposa, a su casa en Independence, Missouri, una vivienda que era lo que le quedaba cuando falleció y que, había sido heredada por ella. Aparte de su periodo en D.F., siempre residió allí. En 1952, sus ingresos se reducían a su pensión del Ejercito. El Congreso, enterándose que hasta pagaba los sellos de correos, le otorgó una prestación minúscula y más tarde, una pensión complementaria. Nunca tuvo escolta del Servicio Secreto. Cuando le ofrecían cargos con elevados salarios, los rechazaba alegando que, se los ofrecían porque pretendían comprar la figura que representaba y que, para su desgracia, si a alguien pertenecía, era al pueblo norteamericano que no la tenía en venta.Antes de ceder el testigo a Eisenhower, se hizo público que, todos sus gastos de viaje y manutención, los había sufragado él mismo. Lo más grande sucedió el seis de mayo del setenta y uno. Ese día, rehusó la Medalla de Honor del Congreso, diciendo que consideraba no merecerla. Ochenta y siete castañas el nota, pero de coco, soberbio. Puestos a quedarnos con algo, me quedo con, quizás, su frase más legendaria:
"Mis metas en la vida fueron ser pianista en una casa de putas o ser político. Y, para decir la verdad, no existe gran diferencia entre estas dos ocupaciones".
¿A qué viene este desvarío dominical? Fácil. No se si recuerdan que, el pasado ocho de Diciembre, en esta misma página les hablaba de Antonio Gallardo, hasta el próximo Mayo, Portavoz del PSOE en Bormujos. Lo hacía para señalar su ejemplo, al haber hecho público su patrimonio, en un blog que, si tienen interés, pueden leer pues sigue activo. Lo que tiene es lo más normal del mundo. No hablamos de alguien que se ha hecho rico ocupando un cargo, pese a llevar unos cuantos añitos. Bueno, pues me entero con tristeza que, a este señor, no lo hacen cabeza de lista. Ponen en los carteles al de siempre, al dentista Iglesias. Luego, el resultado, será el de todas las manos, derrota segura. ¿Por qué? Sencillo. Prevalecerá la idea de que, los honrados, los sencillos, los que no vienen a enriquecerse, no tienen cabida en este mundillo.
La política, en general, necesita una revisión profunda. No tiene lógica alguna que, los que han demostrado en la empresa privada, estar altamente cualificados, tengan que irse desengañados. No es de recibo que, mindundis con profesiones en las que, para ganar jornales como los que se ponen, tendrían que trabajar siglos, metan la cabeza y nunca, pero nunca, nunca, más, vuelvan a sus vidas anteriores. En nuestro pasado más reciente tenemos un caso, el del ex-Alcalde Paco Carrero, que a ver quien es el guapo que lo vuelve a ver agarrado al volante de un autobús. Y si es mentira lo que digo, que me denuncie.
Por eso, Enrique Santos, amigo del alma, me quedo con lo que me mandas pero, por encima de esto, con tu hombría de bien. Quisiste servir, lo intentaste y no te lo consintieron. Me quedo con los Antonio Gallardo, de este repulsivo zoo de hienas y zorras, que enseñan hasta el interior de los bolsillos, para que no se los pueda señalar como ladrones. Me quedo con quienes todavía quieren darse a los vecinos y a su entorno, porque sí, sin esperar más que la satisfacción de sentirse bien con uno mismo. Porque, me reitero, no todos son iguales. Aunque en la tómbola siempre nos toque la papeleta en blanco.



sábado, 29 de enero de 2011

¿Información o publicidad gratuita?

Al Cesar lo que es del Cesar, a Dios lo que es de Dios y, a Christian Romero lo que es de Christian Romero. Todos los datos que aquí se van a reflejar, han sido obtenidos del foro del blog Castilleja protesta. Los copio por la cara. Lo siento, no todos los días se tiene información de primera mano... de esta calidad. Eso sí, confieso haber leído ambos documentos: revista en un caso, panfleto en el otro. La voz de Tomares y Castilleja al mes. Ventajas de vivir dos poblaciones.
La revista tomareña, consta de veinticuatro páginas. La castillejana, de ocho. En la primera, el protagonista es el pueblo. En la segunda, quien ordena y manda. La voz, tiene secciones dedicadas a habitantes ilustres, comercios señeros y es útil, una vez caducan sus informaciones: posee los teléfonos principales, horarios de autobuses y de las dependencias municipales. Castilleja al mes, es un peloteo pagado por los vecinos, a mayor gloria de su Alcalde.
En la revista del equipo de gobierno socialista, hay doce fotos de Manuel Benítez, de un total de catorce. En la de los populares, una de José Luis Sanz, de cuarenta totales. El panfleto del PSOE, nombra diecinueve veces a quien nos gobierna. El del PP, ocho. Los de la Villa de las Oficinas de Atención Vecinal, incluyen cuarenta veces la palabra Alcalde, como persona de referencia en su cortijo. Los de la Ciudad de los parques, once.
Son solo datos. No tocamos la línea editorial de ambas. Una la redactan chicos de PRISA, versión El Correo. Otra, los de Vocento, versión ABC. Huelga señalar, quien escribe para cada partido.
Iluso de mi, pensaba que, la propaganda, era necesaria cuando había competencia. ¿Contra quien compite un Consistorio? ¿Hay necesidad de gastar en esa partida, cuando no van a poner dos Ayuntamientos en el mismo término? ¿Por qué no se exploran otros cauces gratuitos, para mantener informado al censado?
Por cierto, queridos ni-nis de la Calle Convento, ¿cuando va a salir la próxima edición? ¿será regular esta publicación? ¿o solo la volveremos a ver cuando se acerquen las elecciones?
Estamos muy, pero que muy expectantes.


viernes, 28 de enero de 2011

Religiones buenas y malas

Hay determinadas cuestiones que no me entran en el coco. Contradicciones flagrantes que descolocan al más pintado. Por un lado, dicen que, para ser progre, entre otras virtudes, hay que tener, la de ser tolerante con todas las manifestaciones religiosas. En base a esa argumentación, se defiende a los seguidores de Alá y su profeta Mahoma. Se entienden sus normas y se les da rango de Ley. Creo en la libertad de elegir y, si hay quien quiere ser musulmán, no será el menda quien se lo impida, eso sí, acatando el ordenamiento jurídico vigente. Luego podría considerarme incluido en el término hecha la salvedad. Lo chungo del tema viene, cuando uno se define como cristiano, porque, a esos hay que respetarlos menos. Esos son los culpables de la pobreza mundial. Esos tienen un líder facha, retrógrado y unos principios morales opresores y anacrónicos. Esos tienen una Historia de la que arrepentirse e imperdonable. Los fieles del Islam, parece que no. Y ya no les cuento, cuando se habla de judaísmo.
Esta crisis, si no se habían enterado, la han provocado los judíos. Ese es el mantra. Ellos y los banqueros, que vienen a ser lo mismo para algunos iluminados, decidieron una buena mañana, fastidiar al resto del planeta y a la izquierda en particular, para hacerse con el control del mundo. Botín, que el sionismo lo más cerca que lo ha visto en Santander, ha sido en fotografías, no es una excepción. Los de la banca china, tres cuartos de lo mismo. Llevan la estrella de David en el fondo de sus corazones, aunque no se hayan enterado aún.
Porque, cuando se habla de especulación, de usura, del mal, tendemos rápidamente, a asociarlo, a tipos vestidos de negro, con barbas y pelos colmados de tirabuzones. O a los curas. A los jeques que tienen Rolls de oro, no. Sin embargo, cuando hablamos de terrorismo yihadista, tenemos que mordernos la lengua si queremos poner voz a nuestros pensamientos, porque no puede incluirse a unos cuantos fanáticos, en el total de una forma de vida integradora, maravillosa y con unas reglas que hay que conocer para poder criticar.
Como cristiano que me considero, me duele la imagen que se da de mi religión. Mas no me voy a molestar en perder un segundo en justificarla. Dejo solo, como botón de muestra, la inmensa labor social de tantos voluntarios de Cáritas. Les cedo la labor de defensa, de lo que significan los valores que se adquieren en la Iglesia y, confieso mi torpeza, al no haber sido capaz de encontrar en la Biblia, una sola cuestión referente a la Guerra Santa. Me voy a concentrar en los judíos que, ayer, vieron pasar sin pena ni gloria, el día del Holocausto o algo así (le ponen unos nombres a esas efemérides artificiales que, con perdón, está tirado olvidarlo).
A los judíos, les ha tocado cargar con el papel de conspiradores, en la película de los tres grandes cultos monoteístas. La clave, la tiene el conflicto palestino porque, cuando cuentan esta disputa, se saltan unos detalles que, oigan, lo mismo tienen su aquel. Ahí se los dejo:
Lo que hoy conocemos como Israel, es un inmenso desierto de veintidós mil kilómetros cuadrados. Allí, en 1909, se fundó Tel-Aviv, ciudad Patrimonio de la Humanidad. Hacia 1920, la Universidad de Jerusalén. Ya en los años 30 del pasado siglo, el 40 % de la población de la Palestina británica, era judía. En 1948, con seis millones de muertos a sus espaldas, aceptaron la creación de un estado palestino a propuesta de la ONU. La respuesta musulmana fue la guerra. Perdieron.
Los israelitas, importan petróleo y gas para su consumo y han hecho una nación, donde solo había tierra abrasada y estéril, sin agua ni minerales. Todo eso, librando tres guerras defensivas. Además, su renta per capita es la mayor de todo su entorno por su alto desarrollo tecnológico, sin olvidar que son, la única Democracia verdadera de Oriente Próximo.
Termino, con una preguntita para todos los indocumentados que, comparando, comparando, han llegado a la conclusión de que, las víctimas, son los musulmanes y, los malos, malísimos, los demás: ¿Es imaginable un estado musulmán con un millón de judíos o cristianos sin nada que temer? Aquí, sucede al revés y no hay problemas. Lo de España, lo dejamos para otro día.
Por eso, concluyo, ser progresista no debe estar reñido con la coherencia. Yo me considero progresista y, no por ello, me como los lavados de cerebro pseudo-socialistas o pseudo-comunistas. Mezclar religión con política, no es una buena idea. Ni los malos son tan malos, ni los buenos tan buenos.



jueves, 27 de enero de 2011

¡Vete a Tomares!

La frase que da título a este escrito es la que, mayoritariamente dan, quienes dicen gobernarnos, cuando se establece la comparación entre nuestra Castilleja de la Cuesta y su población vecina. Triste pero real, aunque menos graciosa que "la Ley soy yo", que es la que, un concejal al que no citaré, le espetó, como si Harry el sucio fuese gordo y tuviese barbita como él, a un empresario de la localidad cuando se quejó por un asunto a SU Ayuntamiento. Como también, verídica y lamentable, la sentencia de otro personaje metido a político, compañero de aventuras del verdadero jefe, célebre por imitar a la cabra de los pianistas ambulantes en un taburete del Marengo, paladín de las Juventudes koalas y al que, cuando venga al caso, pondré en su lugar (porque te voy a poner en tu lugar, criaturita) para que, cuando abra su boca de come ollas podridas, recuerde que la diferencia fundamental entre mi gente y la suya, es que una tiene libro de familia y la otra pedigrí o encaste. Pero eso será mirándonos los ojitos, si hay cojones por la otra parte, por supuesto. Al loro con el refrán: no hay más ciego que quien no quiere ver.
Miren por donde, no ha salido verdad más grande de la boca de un ni-ni. Hay que ser invidente irrecuperable, para sostener que se hacen bien las cosas aquí. Porque, entregar a sus legítimos propietarios y quienes la han pagado, una piscina climatizada, no debería servir para sacar pecho. No vaya a ser que te lo partan. Máxime, cuando instalaciones como esas que, según palabras del gaditano-madridista que se dice Alcalde, nos van a colocar a la vanguardia de la Gran Sevilla (¿qué será la Gran Sevilla?), las tienen en pueblos como Gines, Valencina, Salteras, Espartinas, San Juan o Pilas, que no tienen ni más población, ni más ná y, ni siquiera, son punteros en la comarca como Tomares o Mairena, que también las tienen. Máxime, cuando llevamos sin la que teníamos, dos temporadas de baño. Máxime, cuando vamos a pagar dos veces tener un solo charco cubierto. Máxime, cuando se va a inaugurar, con un retraso enorme. Máxime, cuando nos ha costado un pico más de lo presupuestado. Máxime, cuando nos quita metros de disfrute, al ser más pequeña. Y, máxime, cuando va a estar más caro nadar que antes. Y, más difícil, porque caben menos usuarios.
Me parece que, hablar de vanguardia deportiva, viendo el lamentable, penoso y cutre estado de conservación del Polideportivo del Casco Antiguo, excepción de las pistas de padel, pero con especial incidencia, en el Campo de Fútbol Antonio Almendro que es, no tercermundista, si no quintomundista... Opino que, vacilar de vanguardia, cuando tenemos nadando a los niños del club en otras piletas... Siento que, chulear de gestión deportiva, cuando se le han restado horas de uso a los deportistas, en los días principales de asueto, para que jueguen las viejas glorias del balompié en el pabellón o el filial del Cajasol, es de tener una dureza facial a prueba de bombas.
Así que menos euforia, menos borrachera de éxito, menos ponerse medallas y menos publicidad pagada con nuestros impuestos. Que si alguien tiene que cruzar los puentes, no son los habitantes, desde luego, son ustedes para mirar y aprender. Que en la otra orilla de la A-49, la propaganda la pagan PP y PSOE del bolsillo de sus agrupaciones. Que en la ciudad de la Fuente, hay dos instalaciones deportivas que golean a las nuestras porque, son más nuevas, están mejor comunicadas y tienen más variedad (se puede jugar al rugby, hacer escalada, hay gimnasio y spa, pista de patinaje sobre hielo... ¿hay de eso en Castilleja, señor Benítez?)
Por cierto, YO VIVO EN TOMARES.
No hay color, que quieren que les diga.
Aquí, que el ciudadano duerma tranquilo, es de una importancia capital. Se lo toman tan en serio que la Policía tiene, hasta un sello de calidad.
Igualito, igualito... que en nuestra Villa ¿verdad?


miércoles, 26 de enero de 2011

Angelito

Se llamaba Ángel Rejano, tenía treinta y seis años, una mujer guapísima y un crío. Era militar, no sé si había subido de sargento primero ya, artillero del ejército de tierra, con especialidad en traducción de ruso. Había vivido en Canarias, Madrid, Moscú y ahora, porque su mujer es de allí, lo hacía en Lérida, donde la conoció, la primera noche que hizo guardia en la Escuela de Sub-oficiales, donde fue destinado como profesor. Cuando me lo contó, supe que a este castillejano del barrio del Mueble Castellano, por el pueblo, solo lo íbamos a volver a ver en vacaciones. Porque a Ángel, ser nómada era algo que le encantaba. Estar hoy aquí, mañana allí. Pero, hasta a los más libres, un día alguien los domestica y, Paula, había logrado ponerle el lazo al caballo salvaje que era.
En honor a la verdad, a Ángel le perdí la pista hace tiempo. Cuando se lo llevaron al noreste de España, él y yo sabíamos que, mantener la relación, iba a ser más complicado. Lo intentamos pero, las cosas tienen su lógica y, ni él iba a venir todos los fines de semana, ni yo tampoco iba a montarme en el AVE o el avión, para dejarme caer por allí. De hecho, solo una vez lo hice y, la experiencia, por divertida, será el recuerdo que me quede, de un amigo al que nunca más podré abrazar. Porque, en esta última Navidad y en un desgraciado accidente doméstico, Ángel ha muerto.
Sé, que la religión era algo que no gustaba, al único miembro ateo de la Hermandad de la Brasa. Él, que era empírico, me pedía que le convenciese, de la existencia de un Dios, al que no había visto, en ninguna de las muchas misiones humanitarias en las que había participado. Sé, que por tanto, no toleraría que escribiese, que espero esté en la gloria esperando nuestro reencuentro. Sé, que se hubiese reído si le hubiese dicho que iba a rezar por él. Mas lo haré. Con todas mis fuerzas además.
Porque espero tener razón y ganarte esta porfía, hermano. Porque espero que el cielo exista, como sostengo y, volver a irme de copas contigo. Porque espero que, otra vez, me suene el teléfono para que me digan que, en Rusia, han visto a uno más feo que yo con un pibón del brazo. Porque espero tener que enterarme que, en las cafeterías celestiales, un nota rubio, con los ojos azules, le tira los trastos a todas las camareras. Porque espero volver a arreglar el mundo, en una de esas conversaciones donde, tus agudos comentarios, siempre terminaban por convencerme.
Hasta entonces, solo nos quedará acordarnos a Diego, a Fran, a Isma, a Antoñito Aguilera, a todos los que te quisimos y queremos, de las muchísimas historias que nos pasaron junto a ti. No te digo adiós porque esto no es una despedida. Te digo hasta pronto. Fue un inmenso placer tenerte a mi vera. Marcha sin cuidado. Nunca te olvidaremos, amigo.

martes, 25 de enero de 2011

La vaquilla de La teja

Hay cosas que se te quedan grabadas, recuerdos que son inolvidables, anécdotas que no se van al limbo. Algunas de ellas, ahora que peino canas y soy, lo suficiente mayor para algunas cuestiones aunque aún sea joven, fueron tan educativas que, como experiencias, las tengo presentes muchas manos. Una de esas vivencias, me sucedió cuando era, poco más que quince añero, en la Venta La teja.
La Venta La teja, era un establecimiento que estaba y está, en la antigua carretera de Huelva, pasando Espartinas y el cruce de Umbrete, antes de llegar a Sanlucar la Mayor. Antiguamente, era un restaurante de decoración taurina que daba unos desayunos de categoría. Hoy, simple y llanamente, es un salón de celebraciones. El encanto del lugar, residía en la posesión de una coqueta placita de toros donde, lo mismo te podías entretener viendo entrenar a Espartaco que una becerrada o, las más de las ocasiones, como algunos aficionados toreaban una vaquilla. El animal, que tenía más corridas que el abono de La Maestranza, era un auténtico peligro.
Una mañana de sábado, mejor mediodía, unos cuantos chavales, al reclamo de un torerillo que trabó amistad con nosotros, porque entrenaba en el desaparecido frontón de los Maristas, nos presentamos allí. Íbamos, como quien va a ver la de Miura en la Feria. Autobús de Jimenez, galas de domingo y quinientas pesetas en la cartera, sumando el dinero de todos. No daré el nombre del matador, porque llegó a matador el tipo, aún siendo un matado. Ni tampoco haré la crónica de aquella jornada en la que, cuando dejamos de reírnos, había anochecido. Solo señalaré que, cuando saltó el erial, viendo la reacción del supuesto maestro, muchísimos de los allí congregados supimos que, iba a tener menos recorrido, que la Vuelta Ciclista a Castilleja de Guzman. Como fue. Haciendo memoria y a riesgo de quedarme corto, recuerdo dieciocho o veinte cabezazos por parte del bicho; recuerdo una chaquetilla negra con albero hasta en los bolsillos y, porque es verdad aunque suene cruel, más tiempo el rojo del capote en el suelo, que en las manos del torero. La vaca, que siempre era la misma, sabía de corridas más que el mismísimo Sócrates de San Bernardo. No tenía un pase, conocía todos los engaños y, donde fuera el trapo no la ibas a ver en la vida. Hacerle faena, no es que fuera difícil, era imposible.
Saco esto a colación porque, salvando las distancias, en muchísimas oportunidades, veo a los castillejanos como veía aquella hembra. Los veo dueños de un rodeo chiquetito. Los veo poderosos porque conocen, no solo lo que vienen a hacerles, si no como. Los veo capaces de evitarlo. Los veo seguros en sus dominios. Mas otras, cuando los miro, lo que encuentro es cobardía, miedo y, discurriendo, llego a la conclusión de que, así, es como nos ven quienes nos gobiernan. Por eso no nos respetan.
Se que no puedo pedir a mi pueblo que vea los toros como los veo yo. Se que no puedo pedir la valentía de saltar al ruedo. Pero, lo que si puedo pedir y, de hecho, es lo que llevo haciendo años, es que cunda el ejemplo de aquella vieja coronada por una leve cornamenta. Que los esperemos resabiados y no les perdonemos los fallos. Que no puedan vacilar de tenernos domesticados. Que sirva la experiencia anterior. Que no caigamos en sus trucos.
Y que se lleven el revolcón que se merecen.


domingo, 23 de enero de 2011

¿En Tomares o Bormujos hay crisis?

Por más que repitais mil veces la misma mentira, no nos la vais a colar esta vez. Por más que vengáis con el camelo de la crisis, del paro, de que todos los políticos son así, de que con otros estaríamos igual, o del color de los teletubbies. Porque un rollo, repetido un millar de veces, es un rollo. Así que, a Goebbels, os lo metéis por donde amargan los pepinos. Que aquí, no nos lo vamos a tragar.
No digo que no haya quien compre vuestra mercancía. ¡Hay gente pa to! Pero, si la cosa está igual para todos, ¿por qué en Bormujos tienen policía vigilando y aquí, solo a ratos? ¿por qué en Tomares la Jefatura tiene calabozos y aquí, una barandilla para esposar delincuentes? ¿por qué no están en pie de guerra, los maderos tomareños o bormujanos, contra su Ayuntamiento? ¿por qué?
¿Tendrá que ver el hecho de que, en esas poblaciones, de más tamaño que Castilleja de la Cuesta, no hay dos oficinas de atención vecinal? ¿esa es vuestra idea de política social? ¿esa es la austeridad pregonada? ¿esas son las prioridades de los vecinos?
Señor Vega, don Francisco, en vez de enfadarse conmigo por decirle, que era un árbitro malo (que lo era y me reitero, ¿o pito usted alguna final de algo que no fuese el trofeo de la UFA?), en vez de disparar al mensajero, ¿por qué no tiene las narices de mosquearse, con los Señores Anguas, Benítez o la Señora Herrera, que son quienes lo están poniendo a los pies de los caballos? ¿por qué no dimite si no le hacen caso? ¿o está usted de acuerdo en como y en cuando trabajan los agentes? ¿o ve usted bien que los malos campen a sus anchas?
La cosa no hay por donde cogerla. La cuestión es insostenible. Me temo que, los koalas, empiezan a ocupar también sillones del equipo de gobierno.
Y, todavía, el malo, será José Miguel Navarro. Servidor.
A ver si llegan los calores de Mayo pronto.


sábado, 22 de enero de 2011

Lopera, Oliver, Mario Conde, la Jueza Alaya o cuando la Ley es Justicia

En España, los estafadores siempre han tenido buen cartel, siempre han caído en gracia. De ahí que, de todos los delitos, robar sea el que más se justifica. También es el más rápido a la hora de olvidarse. De perdonarlo, ni hablamos. Mientras más grande lo sustraído, más héroe es quien lo hace. La culpa la tienen la cortedad de las penas y que, en un tanto por ciento muy elevado de veces, lo distraído no vuelve a sus legítimos propietarios.
Quien no ha escuchado vacilar a algún amigo, de haberse pirado sin pagar de un bar. Quien no ha visto como, en el supermercado, alguien le cambiaba el precio al detergente caro poniéndole el del barato. Quien no intenta declarar menos al fisco aún sabiendo que corresponde. Quien no ve que se equivocan dándole el cambio y se calla. . .
Robar es robar sea cual sea la cantidad y sea cual sea el contexto. Andar buscando justificaciones es insólito, pero está en el ADN de los latinos. Eso sí, la cosa cambia cuando a quien se lo hacen es a uno. Entonces sí, entonces la solución es el patíbulo o el paredón.
De entre todos los mangantes, quienes mejor consideración tienen son los de guante blanco. A algunos ni siquiera los pillan. A los que cazan, nunca los escucharan reconocer haber delinquido. Su preparación es tan alta que da pena ver el caudal de talento malgastado. Porque para pegar un pelotazo de los gordos, hay que ser muy inteligente, haber estudiado mucho el asunto y ser muy frío. De estos últimos, hemos padecido, en el Real Betis Balompié, unos cuantos. Empezaremos por el último de ellos, Mario Conde.
Cuando la otra noche en la SER, escuché hablar a este abogado del Estado, dueño de la finca Los Carrizos, ex-Presidente de banco y tertuliano de dudosa respetabilidad, en los términos que lo hacía sobre el proceso judicial de MI entidad, no tuve por menos que sonreirme y tomármelo a guasa. Que Mario Conde pretenda dar lecciones de legalidad, que pretenda defender a quien llamó nazi o loca a una jueza y arruinó todo lo que tocó, que quiera postularse como garantía de honradez en la gestión de un vividor como Luis Oliver es como, que a estas alturas de la vida, nos pidan que creamos en duendes, gnomos o elfos. Siendo suaves y educados, lo más que podría pedirse a este engominado bien trajeado, es que, si tan seguro se encuentra de su amigo, le de la posibilidad de gestionar su patrimonio, como pretende hagamos los aficionados del club de Heliópolis. No siéndolo, cabría señalarle su paso por la cárcel, para que se meta su magisterio por ahí. De Oliver, mejor les sugiero busquen en google. Si encuentran alguna referencia buena, quedan invitados a desayunar en el mejor restaurante de Castilleja de la Cuesta, en la casa de mi amigo Alfonso "El Piraña". En Jerez de la Frontera o Cartagena, están recogiendo firmas para ponerle una plaza. O una Avenida. Les sugiero a estos ciudadanos que, lo suyo, sería que le pusiesen una galería... pero de celdas.
A Manuel Ruíz de Lopera y Ávalo, no lo voy a descubrir yo. Quien lo hizo fue una asociación a la que, como socio verdiblanco, no tendré nunca la suficiente gratitud para darle, me refiero a PNB. Solo me gustaría, dirigir estas letras a quienes están disfrutando tanto, a nuestros hermanos en la ciudad y rivales deportivos. Es cierto que, a este ditero del Fontanal, lo encumbramos e idolatramos. Nos faltaba información y pecamos de pardillos. Lo grave es lo vuestro y me lo miraría con atención. Estáis haciendo lo mismo con un señor de antecedentes parecidos. Además, siendo objetivos, cosa que, por vuestro odio atávico, por vuestra inquina a lo verde y por vuestros líderes de opinión, os es imposible serlo a la mayoría de vosotros, no estaría mal reconocer que, con la Ley de S.A.D en la mano, lo que han logrado los miembros de la oposición ha sido, sencillamente, espectacular y sin recurrir a la violencia que era la sugerencia velada que hacíais. Queda claro que había más caminos y que la afición sí estaba haciendo algo. A eso solo puede llamársele, diferencia de idiosincracias.
He querido dejar para concluir, a la Jueza doña Mercedes Alaya. Señora, permítame que le deje constancia escrita de que, si el día de mañana, les puedo hablar a mis hijos de su escuadra y llevarlos a su santuario es, únicamente, gracias a su valor, a su capacidad y a su arrojo. Ha permitido que un descreído como el menda, recupere la confianza en lo que reparten en los Tribunales, en la Ley, porque, por una vez, ha sido Justicia. Con mayúsculas.
Ahora solo queda, devolver a la gente que puebla el Villamarín, los éxitos que demandan y merecen porque, lo que es de verdad de la güena inenarrable, es que, ni con todo esto, había perdido el graderío la alegría. Si es que el beticismo está hecho de otra pasta.
¡Qué les voy a contar yo que ustedes no sepan!



viernes, 21 de enero de 2011

Ciudadanos de primera o de segunda

Ellos lo llamaran discrepancia o disensión interna. Si quieren acertar llámenlo por su verdadero nombre: conspiración y traición. Eso es lo que sucedió, por mucho que intenten ocultarlo. Se hartaron del papelito de simples conserjes con la omnipresente Carmen Tovar. Se rebelaron porque la Jefa los tenía de bedeles. Se lanzaron a su yugular. Las peores y más sangrientas revoluciones, siempre empiezan así. Luego vino todo lo demás. La intocable tuvo que salir volando. Los ordenanzas se quedaron al mando. A los castillejanos nos tocó la peor parte. Fin de la historia, lo disfracen como lo disfracen.
Con esta plebe en el gobierno, se ha consumido gran parte de una legislatura que, sin temor a equivocarme, considero la peor de la Historia de la Democracia en nuestra Villa. Con ellos el pueblo ha tocado fondo. Hablaran de la crisis. Hablaran del paro. Hablaran de los peces de colores. La realidad es, que si eres coleguita, el portón se abre de par en par. Las subvenciones crecen, ¿verdad Judolin? Los procesos para acceder al empleo municipal se simplifican, ¿verdad familiar de ex-Alcalde, ex-Empresario teatral y ex-chofer? Todo se reviste de un precioso manto de legalidad, eso sí. Para que no digan que aquí hay compadreo. Para que no los puedan acusar de nada. Cien años de honradez y tal y tal. Ciudadanos de primera o de segunda, según su afinidad con este timo al que llaman socialismo.
En Mayo, se enfrentarán a su primer examen serio. Hasta ahora, ir a enfrentarse, al tribunal que es la población con derecho a voto, era un trámite que quien más sufría era la otra. La otra era la que tenía que estudiar y, su calificación, era la que le ponían en el boletín a todos. Pero la otra ya no está. Ahora a quien le van a poner nota es a ellos. Y están cagados. Lo voy a volver a repetir. Están cagados. Huele tanto a mierda que, ni saliendo a la calle bañados en colonia, pueden disimular el hedor. Porque saben que no están para aprobar. Por eso, tienen trabajando a destajo a los cachorrillos en los foros. Juventudes koalas internautas. Porque se les ha abierto un frente que no tenían previsto. Y, por ahí, ven, se les pueden caer muchos votos.
Como las matemáticas son las matemáticas. Uno más uno, dos. Dos más dos, cuatro. Han recurrido a movilizar el granero. Donde tienen guardado, con siete llaves, el fondo de reserva, es en Nueva Sevilla, un barrio que es obrero, que está lleno de gente sencilla pero que, porque es verdad, no está colmado de idiotas. Allí, como en el resto de Castilleja de la Cuesta, la gente está quemada. Achicharrada. Y no se van a conformar con las limosnas habituales.
El plan es simple. Pese a contar con una sede en propiedad, en la céntrica calle Jesús del Gran Poder, si quieren ver a un ni ni o a sus inseparables koalas, tendrán que presentarse en su verdadera casa desde hace meses, en la acera del antiguo Canguro, en el local que han habilitado, pagando alquiler, para acercarse a quienes más necesitan, en la segunda Casa del Pueblo. Allí tienen los eucaliptos. Donde siempre, han dejado un bar. Su presencia en Nueva Sevilla, tiene el único objetivo de recordarle a sus votantes que, para el de Decogarden, la amiga de Mr. Proper, Superman, el arbitro malo, el ex-sindicalista de Ikea, el ultra de la Pintá, no hay amor más grande que el que sienten por esos vecinos, los del sitio más poblado de su cortijo. De ahí asimismo, la pamplina de la segunda Oficina de Atención Vecinal. En la Barriada de la Inmaculada, ¿no hace falta que atiendan a sus habitantes? En Puerta Castilleja, ¿tampoco? En el Faro, ¿menos? Parece que, esos empadronados, son de segunda porque, aquí, lo primordial, es mostrarle la cara amable a su feudo. A los demás, que les den y no los saquen de un discurso caduco, arcaico y acabado.
De la falta de seguridad, de la falta de medios de muchos empleados públicos, de los despidos que nos cuestan taco a todos, de las instalaciones secuestradas pendientes de inauguración, hablo del Centro de día, hablo de la Piscina Climatizada; del perenne lío de tráfico, de la política de contratación municipal y de la de concesión de subvenciones, de la falta de respeto histórica que supone, tener rotas relaciones con una Hermandad, la Calle Real; de las carencias de nuestros centros escolares, de los insultos a quienes no comulguen con ellos, en publicaciones oficiales para más inri, como sucedió con la portavoz popular Juana Rodríguez; de la deuda del Consistorio, del precio de nuestros tributos, de como se gasta en pamplinas, como en el panfleto Castilleja al mes, o Alcalde al mes... de todo eso, no van a decirles ni "pescao frito". ¿Para qué?
Para todo eso, para contarles la verdad no oficial, nos tienen a Leonidas, a Rafael Baena, a Christian Romero, a mi. Ciudadanos de segunda, que no nos resignamos porque pagamos impuestos de primera. Ciudadanos que no nos arrugamos y a quienes no van a callar. Ciudadanos que queremos ser iguales a los privilegiados. ¿Por qué no? O todos moros, o todos cristianos. No dicen que la izquierda es la que da derechos. ¿A qué coño están jugando entonces estos?
En eso les pido que piensen. Esa es la única realidad que tienen que ver. Si fuese mentira, si fuese denunciable decir la verdad, ya estaría cerrada esta negra página. Castilleja protesta, sería un recuerdo. Castilleja la verdad, habría sido fundida y, Castilleja me importa, fulminada. Pero no pueden. Solo pueden desprestigiarlas. Solo pueden llamarnos fachas, embusteros, manipuladores, incendiarios... Como nosotros, solo podemos invitarlos a sumarse, a la mayoría silenciosa, que solo quiere que, donde vive, sea cada vez más cómodo hacerlo porque, cada mano, haya más calidad de vida. Me reafirmo. Ustedes tienen la última palabra. Ustedes son quienes deciden.
¿Castillejanos de primera o de segunda? ¿Qué prefieren ser?

jueves, 20 de enero de 2011

Barcelona: Aquí, no

No, no pasó el Betis. Lo hizo el FC Barcelona, uno de los dos equipos que mejor juega al fútbol en esta época. El otro lidera la Segunda División. Los culés vencieron en su casa y el Real Betis Balompié, en su templo de Heliópolis. La injustísima goleada encajada en la ida, condicionó la vuelta porque, nunca nadie levantó un cinco cero, en la historia moderna de la Copa del Rey.
Y eso que no habían pasado ni siete minutos cuando, Jorge Molina, ya había llevado dos veces el balón al fondo de las mallas. Con ese resultado, él mismo, se plantó ante el estrafalario peinado de Pinto pero, Piqué, anduvo listo para abortar, lo que podría haber sido un cataclismo de consecuencias imprevisibles. El tercero de los verdiblancos, hubiese hecho temblar las canillas de media Cataluña. Fue el momento clave, como fechas atrás, el disparo de Rubén Castro que se estrelló en el larguero, cuando se consumía la primera mitad, del primer asalto de estos cuartos del torneo del KO.
Entonces volvió a aparecer Leo Messi y se acabó lo que se daba.
Con el de ayer, son cuatro los tantos anotados en esta eliminatoria donde ha sido indispensable. Sin su concurso, quien habría pasado habría sido la escuadra del Villamarín. Hagan cuentas, son las mismas que hicieron que, Guardiola, pusiese toda su artillería, con el argentino a la cabeza.
El respeto en el fútbol se gana ganando pero, incluso en la derrota, los de Gordillo, los de Mel, los de los ausentes Emaná y Dorado, los de los canteranos, los de un canario que lo enchufa todo y los de Molina, entre otros, han logrado que, en España, todos reverencien el modo de jugar de un club que nunca, nunca, será de la categoría de plata.
Pasó la gente blaugrana. La gente de imbéciles como Sala y Martín, el chaquetitas que se permitió ofender a la mía y, a quien nos quedamos con las ganas de verlo salir con la cabeza gacha. La gente de quien se cree Kennedy. Pero quien ganó, fue el equipo de La Palmera, recuperando su hueco en el corazón de esta nación, como su segundo equipo. Eso, con lo que tenemos encima, por culpa del ditero de Jabugo, es mucho, muchísimo.
Ahora queda concentrarse en lo realmente importante. El camino trazado está a la mitad. Falta media liga. Falta concluir lo emprendido. Entonces sí, entonces estaremos felices los béticos. Hasta ese día, solo nos queda el orgullo y un objetivo: volver a nuestro sitio.

martes, 18 de enero de 2011

Agresiones

Lo veo venir. Al final, Pedro Alberto Cruz va a tener que pedir perdón. Perdón por ser Consejero de la Región de Murcia, perteneciendo al Partido Popular, claro está. A los agresores, si los terminan pillando a todos, como en otros sucesos, les pasará poco o nada. Porque aquí, los culpables han sido unos exaltados cuya única ideología es la violencia, sin ninguna filiación política. ¡Ay, si esto hubiese sucedido en Valencia!
La demagogia tiene las patas muy cortas. Hace poco, en Tucson, Arizona, intentaron hacerle lo mismo que a este infeliz, a una Demócrata muy conocida en Estados Unidos, Gabrielle Giffords. En aquellos días, recibían alto y claro, en sus casas, el mensaje de que, los instigadores, eran los célebres miembros del Tea Party, un grupo de presión ultra-conservador, reaccionario y religioso. Hace algo más, a Berlusconi le partían la cara con una catedral en miniatura y, los chistes, se sucedieron por todas las emisoras de radio. Se lo merecía, venían a decir. Como también se lo merecía Bush cuando le dieron un zapatazo. Por malos, por retrógrados, por fachas.
No es lo mismo cuando quien pilla es de izquierdas. No es lo mismo porque, hay una corriente que demoniza a los de derechas y, que estos reciban, es como si una suerte de justicia universal corrigiese tanto supuesto desmán, tanto oprobio, tanta desvergüenza y, entonces sí, entonces está justificada la violencia y la venganza es legítima.
Yo digo que el odio no tiene colores. Afirmo que quien llega a las manos pierde la razón. Me duelen lo mismo las bofetadas de una mejilla que la de la contraria. Y lo hago, porque creo en la Democracia. Quien anatemiza al contrario, quien se pretende superior por ser de un partido concreto, quien niega el derecho a existir al rival, demuestra poco de ese concepto que debe impregnar la vida española.
Situar la clave, de la brutal paliza recibida por este pobre hombre, en la crispación política, como pretende hacer el PSOE, es caer en un discurso cómodo. La verdadera clave es su revanchismo partidista pues, de su boca, hemos escuchado salir los términos fascista y dictador con una ligereza que, ahora, trae estas consecuencias. Porque la idea cala. Ha dividido la opinión pública en buenos y malos. Ha atribuido todas las desgracias de nuestro país, a una corriente tan legítima como la otra.
El PP ha purgado, suficientemente, si tenía que hacerlo, toda su supuesta herencia franquista, pagando con creces por delitos que no cometió, pues no existía. Sus militantes soportan, estoicamente, las descalificaciones y cargan el sambenito con resignación aún siendo, la gran mayoría, más jóvenes que nuestro ordenamiento jurídico.
Aunque parece obvio, lejos de aguar el fuego, seguimos trayendo a la pira, frustraciones y complejos de nuestros abuelos. Como sociedad nos queda mucho por madurar y, con cada capón que recibe uno de nuestros representantes, damos un paso atrás. Lo que dictan las urnas debe ser sagrado y no andar con tantas teorías justificatorias. Si en España gobierna el PSOE, no fue ni por atentados, ni por el Prestige, ni por la Guerra de Irak. Fue por el hartazgo. Si, como dicen las encuestas, lo hace en el futuro el PP, tampoco será ni por la corrupción, ni por Afganistan, ni por la crisis. Será por el hartazgo. Lo que justifica la alternancia es el deseo de avanzar y, en cada cambio de gobernantes, el empuje de los nuevos es renovador en esencia. Cerrar el paso, no debe ser pues una opción.
Convendría no creerse con el derecho a permanecer eternamente. Convendría ser lo suficientemente adultos como para reconocer errores y no andar señalando culpables. Convendría no albergar temores infundados porque accedan otros al mando. A fin de cuentas, todos somos españoles, cada uno con su estilo y sus maneras. A fin de cuentas, todos queremos lo mejor para la casa común. ¿O no?



domingo, 16 de enero de 2011

Adiós Canal 47, adiós

Mañana sale como el boleto de la copla. Mañana, tras muchísimas horas de anunciarlo. En el hueco del inclasificable Canal 47, encontraremos, en nuestros aparatos, uno nuevo llamado Tele Sevilla. Contenidos locales con calidad. Competencia para Giralda TV. Y, en la hora del adiós, embargado por la nostalgia, me ha dado por pensar, lo poco que hemos sabido apreciar este engendro.
Canal 47 era el esperpento hecho programación. En Navidad, podías ver la salida de la Estrella. En el verano, cuando más fuerte caía Lorenzo, pasearte por todas las casetas de la Feria. El francés Casagrande, un portero que estuvo tres tardes en la ciudad, dio entrevistas hasta que el Sevilla ganó la segunda UEFA. Eva María Macías, estuvo a punto de irse con Sardá y, de ese modo, se hubiese convertido en el primer ángel de Tele 5. No lo hizo, se pasó al enemigo catódico, para dejarle ese honor a la Bruja Lola. Daban las campanadas y, con el último dong, paso al porno. Sus informativos, aunque pueda parecernos increíble, sirvieron para que se rodara Jerónimo Fernández, hoy en TVE. Todo esto, sin olvidar los sui-géneris editoriales de Emilio Nieto, su director, dándole consejos al mismísimo Lorenzo Serra, entrenador del gran Betis de los noventa.
Canal 47 era la realidad en directo. Una cámara grabando, una locutora contando y la calle como protagonista. La boda de la Infanta y el taller de sevillanas de un Centro Cívico. El minuto de gloria del cani, la pija, la ama de casa, en el mercado o, el paseante jubilado. Lo cotidiano elevado a noticia. Tan barata como cutre.
Mañana, cuando arranque el nuevo proyecto, todas esas cosas serán historia de la ciudad, como lo son las puertas derribadas o el Palacio de los Sánchez-Dalp. Convendría no olvidarlo porque fueron, más honrados que muchísimos de los que sobreviven en el espectro televisivo. Ni tenían dobleces, ni cabía la manipulación. Por eso los recordaré y les prometo no olvidarlos. Porque a mi no me dieron vergüenza jamás. Así éramos, aunque no lo queramos reconocer ahora. Ellos solo fueron quienes pusieron la imagen.

sábado, 15 de enero de 2011

Empezamos como acabamos: ganando

En Castilleja de la Cuesta, a tantos del tanto, de otro año de la era triunfal

Queridos españoles del mañana:

No hay manera. Ni por tener claro que no competimos de manera amistosa. Ni por saber cuales son nuestras armas. Ni por restarles presión asumiendo el rol de favoritos. No saben como meternos mano. Crece la sensación de que somos invencibles. Crece, porque no sabemos hacer otra cosa que no sea ganar. Hoy, terminó el más celebre de los raids, el Dakar que, vaya usted a saber por qué, continúa manteniendo el nombre, pese a celebrarse muy lejos de la capital del Lago Rosa. ¡Cosas de gabachos!
Lo hizo con otro recital y van, ni se sabe, de esa colección de campeones, que defienden los colores patrios. Lo hizo, con victoria de etapa en la categoría de coches, del ganador de la última edición, Carlos Sainz. Es la séptima aunque, esta mano, ser el más rápido tantos días, solo le ha dado el tercer cajón del podio. Lo hizo, con Laia Sanz liderando la categoría de féminas. No está mal para una chica que, pese a su juventud, puede presumir de ser, diez veces campeona mundial, nueve continental y cuatro del Trial de las naciones. Desde hace un rato, también puede añadir a su excelso palmarés, un Dakar, el sexto de los ibéricos.
Pero, sobre todo, lo hizo con la tercera victoria de Marco Coma en motos. El de KTM, reventó la carrera muy pronto y, desde hace jornadas, corría con la calculadora en la mano, gestionando su magnífica renta. Convertido ya, en el dakariano hispano por excelencia -tres coronas así lo atestiguan- no se ve el techo a un piloto que, a poco que continúe su trayectoría, puede dejar su nombre y apellido, a la altura de los más grandes como Peterhansell.
Lejos quedan los tiempos de Jorge Arcarons que, en esta edición, volvió como mochilero de Laia tras ocho años de ausencia. Lejos queda, la celebradísima primera corona de Nani Roma, hoy en la categoría de cuatro ruedas. Lejos, nuestras testimoniales apariciones, en una prueba que nos pasaba por casa y que empezaba en París. Ahora mandamos nosotros y, los nuestros, son referencia indiscutible.
No sabemos cuantos durará, esta tiranía que ejercemos sobre el deporte mundial. Son tantos y tan variados los logros. En días, se inicia el Open de Australia de tenis y, otro nacido en la península, puede lograr algo tan histórico que, por concretar, solo se ha hecho un par de veces antes. Sumar los cuatro grandes uno tras otro.
No sabemos, escribo. Pero, lo que si sabemos, es disfrutar de este reinado que, aunque solo sea en este área, nos hace ser la envidia del mundo. Sin ir más lejos, para que no se pierdan las gestas de nuestros héroes, dejo constancia por escrito aquí, para vosotros que leeréis, la memoria de un tiempo convulso y difícil. Es mi voluntad que sepáis, que la única felicidad que reflejan los telediarios, es esta. El resto solo son números, cifras, advertencias, amenazas y polémica. Aún así, hay quien se queja de que se le de importancia a estas nuevas. Seguiré trayéndolas y dejándolas impresas porque, sin ellas, se habría ido al limbo la idea de este sitio que habitamos y que se llama España.

Sin otro particular, se despide este humilde amigo del ayer que os envidia porque, seguramente, viviréis horas de otro cariz y, en ellas, habrá ilusión y futuro. Aquí y ahora, solo hay desgracias, fatalismo e incertidumbre aunque, algunos, queramos seguir vendiendo que, al menos, nos queda algo que no nos pueden robar: la esperanza.





viernes, 14 de enero de 2011

Volverán las oscuras golondrinas

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus carteles a colgar.
Volverán como hace cuatro años,
pero sin la cara de Carmen Tovar.
Volverán las promesas y mentiras,
los engaños para hacerte votar.
Pero los tiempos donde Castilleja tenía vida
esos, esos no volverán.

Volverán las tupidas carteleras
de tu jardín las tapias escalar.
Volverán con la cara de Benítez
y los discursos de Anguas por detrás.

Volverán de amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar.
Volverán las promesas de empleos
a los que solo los adeptos optarán.

Volverán las obras y comidas,
las esperadas inauguraciones
y la olvidada revista mensual.
Pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
¡desengáñate! querido socialista
¡así no te van a esperar!

Nota del maravillosomundo: el autor le pide disculpas, donde quiera que esté, a don Gustavo Adolfo Bécquer.

jueves, 13 de enero de 2011

Sobre guerras y guerreros

Él solo era un soldado. Lo habían reclutado la necesidad y la falta de oportunidades. No había nada de vocación en su elección. Para la tropa rasa de la que Él formaba parte, estar en ese ejercito, era la única posibilidad de tener estabilidad en el tajo, de llevar un jornal con continuidad a casa, de poder seguir subsistiendo.
El mejor consejo, lo había recibido al principio de entrar a servir: las ordenes de los superiores no se discutían. Se lo había dado un veterano con muchas horas de mili y, aunque tenía ideas propias, se decía que, de pensamientos, todavía no había llenado el plato ningún día. Por eso, aunque había llegado al convencimiento de que, quienes le mandaban no sabían donde estaban de pie, callaba y asentía, ejecutando sin pasión alguna, encargos que contravenían sus principios y que, encima, no servían mas que para perder la jornada.
Su cuartel no era muy grande y llevaba años cayéndose a pedazos. Todos sabían, que era por culpa de sus mandos que, administraban fatal, el dinero que iban obteniendo. Había notado, por ejemplo, que se destinaba gran parte del mismo, a contratar otros soldados que, como Él, tenían funciones absurdas. Allí, en aquel regimiento, había más oficinistas de los necesarios, más telefonistas de los convenientes, más mecanógrafos que máquinas de escribir, más consejeros que jefes. Todos habían entrado como Él. Conocían a alguien.
¿Qué sentido tenía hacer eso? preguntó al veterano, una mañana que ambos estaban solos. Este, mirando hacia ambos lados y, tras comprobar que nadie los escuchaba, le dijo que, la clave de todo, residía en las matemáticas. Cada cuatro años había una batalla. Duraba pocos meses y participaban tan pocos que, para vencer, solo era necesario durante un corto periodo de tiempo, oponer al enemigo, más personas que las que este sería capaz de reunir pues, los medios ajenos, siempre serían menores que los propios. Por mucho que hiciesen aquellos que venían a invadir sus dominios, sería imposible la derrota siempre que, viniesen esos otros soldados que, como ellos, entraban y salían según la voluntad de los que tenían el poder. Unas frases, de todos modos, se le quedaron metidas en la cabeza: Debes saber que, quienes pelean contra nosotros, no son realmente nuestros enemigos. Nuestros enemigos son, quienes nos pagan, porque no nos dan la opción de decidir de que lado queremos combatir.
A Él, aquello le resultó incomprensible. Si Generales, Coroneles y Sargentos eran los malos, ¿por qué seguían sus mandatos? ¿qué les impedía volverse contra ellos y hacerles huir? A fin de cuentas, las armas las empuñaban ellos y no los oficiales. El veterano le miró y le pidió silencio. Más tarde, más tarde...
Aquel día, cuando salieron del acuartelamiento, mientras caminaban hacia sus casas que, como las de todos, incluso las de quienes los retarían en breve, dependían del cuartel para su limpieza, mantenimiento y defensa, su mentor le habló:
Esta no es nuestra guerra y, sin embargo, nos han metido en ella. Hace treinta años, llegaron los nuevos caudillos. Prometieron una vida mejor donde todos seríamos iguales. Prometieron cambiar el orden pues, en los tiempos antiguos, quienes mandaban, tenían la potestad de decidir sobre la existencia. Solo habría que darles a ellos las atribuciones de mando. La gente los recibió con alborozo y confiaron. Al principio todo fue bien. Hicieron mejoras y todos estábamos contentos. Había cosas que no nos gustaban de ellos pero, cuando les hablábamos, siempre nos decían que, peor estábamos con los que les precedieron. Y era verdad. Tuvieron la suerte de que, los caudillos antiguos, eran sanguinarios, retrógrados, unos dictadores, en suma.
Poco a poco, fueron introduciendo mecanismos que les favorecían más y más. Cada vez eran más los beneficios que tenían. Cada vez era más difícil vivir normalmente. Cada vez era más necesario llevarse bien con ellos para hacerlo. Cambiaron la manera de relacionarnos, haciendo mayores las diferencias entre nosotros. Una vez nos hubieron dividido, tomaron partido por un bando y lo colmaron de privilegios. Los mejorados se encargaron de ir aniquilando a los empeorados. Hubo deserciones, huidas y renuncias. Muchos quisieron vivir escondidos pero era algo estúpido. Los nuevos caudillos sabían perfectamente quienes eran los suyos. Los demás eran los malos. Dentro de poco será el próximo episodio de este conflicto. Ya están contratados quienes necesitamos para ganar. Cada vez son más porque, cada vez más nos atacan. Es una suerte, debes saber que, el armamento, lo compran con dinero de nuestro sueldo que nos cobran por servicios que no nos dan. Al menos, en la cuenta, nosotros salimos ganando. Nuestra soldada sale del sitio del que sale el suyo. Otros infelices tienen que buscarse la manera de pagar, trabajando de sol a sol, sin estabilidad, con el riesgo de ser despedidos y enviados a sus casas, en curros donde es necesario rendir y de los que te expulsan por no hacerlo. El problema es, que cada vez es más difícil buscar la pasta para mantener esto.
Él comprendió rápido pese a reconocerse poco inteligente. Mas unas dudas le asaltaron:
Y si alguna vez viniesen más de los otros.
Y si no pudiese contratarse porque no hubiese en las arcas, ¿qué pasaría?
Ganarían los otros y, te puedo garantizar que, peores que los nuevos caudillos no serían. La gente no lo comprendería y no lo toleraría. A mi no me da miedo el cambio, es más, te confieso que llevo batallas sin disparar. Si en nuestro ejercito hiciésemos todos lo mismo, tendrían que salir huyendo quienes lo gestionan, como tuvieron que hacer los viejos caudillos.
Aquella noche, Él, tomó una decisión transcendental. Esta vez, no dispararía.

Moralejas:
Uno más uno, son dos. Dos más dos, cuatro. Cuatro más cuatro, ocho... Y así, hasta el infinito.
El cariño no se compra con dinero.
El muro de Berlín era más grande, también cayó... Y Alemania es más fuerte.
Hay amores que matan.
Parecía que nadie iba a jugar mejor que el Brasil del setenta... Y mira el Barcelona.
La esperanza es lo último que se pierde.
Otra Castilleja es posible. El ejercito no es tan fiero como lo pintan.
Quien deja de luchar es el primero que pierde.

miércoles, 12 de enero de 2011

Casi doce millones de euros en manos de ni-nis

No salgo de mi asombro. Tiene que ser el agua que beben, las pocas salidas de sus despachos o, llanamente, que son más malos todavía de lo que pensamos muchos. O, como alternativa, que piensan que los castillejanos somos idiotas, carajotes o ambas cosas, simultáneamente.
¿Otra vez, miarma?
Otra vez y las que hagan falta, queridos koalas que, desde vuestras ramas, me leéis.
Y, digo que no salgo de mi asombro, porque, tras aprobarse con sus únicos votos, el presupuesto municipal, preciso, sin consenso ni talante, que esos términos se han ido al limbo, para mostrarnos la verdadera cara del ideario ni-ni, la del "por mis cojones que aquí mando yo", presupuesto municipal decía, que pone en sus manos, tras sacarnos del bolsillo vía impuestos, tasas, multas... casi doce kilitos de euros, dos mil milloncejos mal contados de las añoradas pesetas, sale el tal Juan Manuel Anguas, a contarnos las milongas de que:
-Son austeros en el gasto corriente y mejoran el control del gasto. Traducción al idioma de la calle, gastaremos poco en lo que nos parezca, para gastar mucho en lo que nos interese.
-Consolida las inversiones realizadas en años anteriores. Sin traducción posible. Esta es una frase hecha que mola poner porque, la realidad es, que no van a partir, ni tirar, ni vender nada ni de lo construido, ni de lo reparado, ni de los bienes adquiridos, ni de na de na. ¿O sí? ¿Se puede "desconsolidar"?
-Posee, como elemento esencial, política social. Añado que se le ha quedado corto. Política social(ista). Pasado a garbanzos y chícharos, ancho del embudo para mi y los míos.
-Crea empleo. Concretamente, tiene el tipo la osadía, de aventurar que serán doscientos. ¿Donde? En el geriátrico de NISA, al que han concertado ciento ocho plazas y en el Centro de Día que, en honor a la realidad, son sitios que llevan finalizados años, repito, años y que no se han inaugurado, porque no les ha venido bien, políticamente hablando. Dos puntualizaciones, querido Superman, que diga, querido Juan Manuel Anguas, ¿se cree usted en serio esto? ¿no le da vergüenza jugar, con las expectativas laborales de muchísimas criaturas? Porque, ambos sabemos, que esta es la misma promesa, que cuando abrió IKEA, cuando abrió Aire-atasco y, ahí, trabajan menos ciudadanos de Castilleja de la Cuesta, que en las obras de la Sagrada Familia. No juegue con estas cosas, se lo pido por favor. No sea demagogo. No nos venda las burritas de la Escuela Taller, el ídem de empleo, el proyecto empresa simulada, los programas de acción experimental... Ya va bonito que, esto, es como prometerle un be-eme-uve a quien tiene un KIA, por creer en Santa Claus.
-Otra milonga, que diga eje. Mantiene el nivel de calidad en los servicios prestados. A-co-jo-nan-te. ¿Qué nivel, fenómeno? Si tenemos menos calidad que los acabados de un Seat Panda. Si aquí hay una inseguridad terrible. Si tenéis los Polideportivos cerrados tres cuartos del día. Si no hay limpieza, ni mantenimiento de parques. Si no reguláis la circulación de tráfico. Si no tenemos servicio de Piscina climatizada, ni actividades culturales apenas. Si todos nuestros colegios no disponen de servicios como comedor, aula matinal y transporte escolar. ¿Qué nivel, fiera? ¿Vais a vacilar encima?
-Finalmente, la última explicación de por qué, deciden confeccionar este documento así. Proximidad de la Administración al ciudadano. Anécdota aquí. La otra tarde, tomando café, le comentaba un señor mayor a una joven que, deduzco, sería su nieta que, eso de la proximidad de la Administración que era, ¿que se le iba a arrimar un Concejal o, que les iba a dar un abrazo el Alcalde? Traducción, querido abuelo, eso significa que, no contentos con la tontería de abrir una Oficina de Atención Vecinal, para que no les moleste el vecino, queriendo meterse en sus despachos a contarles su vida, van a abrir la segunda en la barriada de Nueva Sevilla. Para tener dos. Para seguir duplicando servicios, en una Villa de dos kilómetros cuadrados apenas. Para seguir fomentando la división de los habitantes, con la historia de la falta de integración. Pregunto, ¿habrá pues segunda piscina climatizada en el casco antiguo? ¿habrá guardería municipal? ¿son menos importantes los habitantes de esta parte de la auto vía?
Concluyendo. Ha empezado el carrusel de inauguraciones express. Han dado el pistoletazo de salida, a los únicos meses, en que les van a escuchar, atender, prestar atención y mostrar interés. En breve, recibirán revistas varias donde les vendan sus logros. Verán carteles, tendrán los buzones repletos de panfletos. Les harán visitas cariñosas donde les prometan la Arcadia feliz. Cualquier parecido de lo que suceda luego, con la realidad que les juran sucederá, es pura coincidencia. Eso tiene un coste económico. No olviden que, los partidos, se nutren de asignaciones de los presupuestos. Documentos como ese que han aprobado hace poco. Dos mil kilos, redondeando, de nuestros lomos.
Como dijo aquel, es la política estúpidos. La política y su comer. Avisados quedan. No lo olviden. Es el único momento en que les tienen respeto y, como los eclipses y los cometas, pasa una vez cada equis años y, está ahí, a la vuelta de la esquina. No dejen que las ramas, les impidan ver el bosque. Prometer hasta el meter y tal y tal. Son los mismos, su sonrisa es maquiavélica. Está en nuestras manos mandarlos a su casa, a ver como se vive con la soldada del español corriente. Sin comilonas en Robles. Sin teléfono móvil oficial. Son los que han hundido, nuestra sagrada casa, Castilleja de la Cuesta, en la miseria.
Y eso si que no es propaganda electoral.


martes, 11 de enero de 2011

El balón de oro 2010 es un timo

¡Vaya estafa! Leo Messi, sin discusión, el mejor futbolista del mundo, se llevó, contra todo pronóstico, el Balón de Oro FIFA 2010. Lo hizo porque, mientras sigan gobernando el planeta fútbol Blatter, Platini y toda la mafia que los acompaña, España no tiene nada que hacer.
No tuvo nada que hacer, cuando se presentó como candidata a organizar la Euro 2004, concedida finalmente a Portugal, por tener mejor oferta hotelera. Sin comentarios. Menos todavía cuando, conjuntamente con los lusos, se prestó a organizar el Campeonato Mundial que, en última instancia, concedieron a Rusia, pese a reconocernos que, nuestro dossier, era el más completo. Para que hablar. De los arbitrajes que hemos sufrido en, Mundiales como el de Corea-Japón, donde nos mandaron a casa por la cara o, en la última final, con el nefasto Webb, para que decir nada.
Me dirán que, el Presidente de la F.E.F. Ángel Villar, forma parte del circo federativo internacional, con papeles destacados y buena consideración. Al vasco le dan igual nuestro balompié, nuestros intereses y nuestro país. Al ex del Athletic, lo único que le importa es su carrera político-deportiva y, si se tiene que comer el esférico dorado para medrar, no duden que lo hará. Porque ya lo hemos visto anteriormente. A quien le dio una bofetá a Cruyff, no lo van a escuchar alzar la voz. Solo hay que ver, como ejemplo cuando, en el turno de argumentación de, por qué nos merecíamos hacer el máximo torneo balompédico universal, salió haciendo un alegato sobre la limpieza de los procesos. Excusa no pedida, acusación manifiesta.
Con estos antecedentes, lo de anoche estaba cantado. En el pasado ejercicio, Messi fue el mejor como futbolista y, Mourinho, como entrenador. Aunque no se lo crea ni Dios y, en las bases, las contradicciones sean flagrantes. Ni Xavi, ni Iniesta, ni Del Bosque, ni Guardiola. Esos fueron los aplaudidores de lujo de la temporada. El resto de la foto. Lo que al mister portugués, los trofeos, sirvió para campeonar, ni al catalán ni al manchego se lo tuvieron en cuenta. Lo que siempre ha sido garantía de éxito, ganar el Mundial, a los españoles se lo hicieron de menos. Ese es el prestigio que nos dan las victorias. Solo hay que leer a los cabrones de Le Monde, sugiriendo un plan estatal pre-concebido, para unificar el país al reclamo de nuestros campeones, manchando la gloria con la droga si es menester. Pura envidia de los acomplejados gabachos, que no nos perdonan meterle la Caleta, Puerta tierra, el Castillo de San Sebastián, La Viña y toda Cádiz, por su orgulloso culo hace doscientos años. Que se le va a hacer. Hubiesen peleado más para no ser sub-campeones de esa guerra.
En fin, que don Alfredo Di Stefano y don Luis Suarez, se quedaron sin sucesor. Habrá que seguir esperando que se vaya, tanto estómago agradecido, tanto chupóptero y tanto correveidile. Las penas con pan, son menos penas y, lo que no nos podrán quitar, es el ser los mejores con el balón de verdad, en los pies. Aunque les fastidie. Aunque les inunde la bilis. Ahí, no hay nada que hacer. Somos los más grandes.



lunes, 10 de enero de 2011

El poder del ciudadano

Me resulta curioso el derrotismo de muchísimos vecinos, dando por imposible, la recuperación del liderazgo aljarafeño de nuestra Castilleja de la Cuesta. Un pueblo que tiene las mejores cartas en la baraja global. Una villa que está tan mal que, con cualquier cosa que se haga, seguro que mejorará.
Me llama la atención, digo, porque la tozuda realidad dice que, de los desastres, quienes antes salen son los más fuertes y, si con lo que nos han hecho, aún seguimos aquí, es solo porque somos de granito. Será porque, los habitantes de este maravilloso sitio, el mejor de todos los que se podían elegir (hace años) en la provincia para morar, han obviado que, el arma más formidable, está en sus manos y, mal que les pese a algunos, siempre ha sido así y siempre lo será. No solo es un arma, es el poder absoluto.
La certeza más grande de todas las que poseo, es que el cambio empieza y acaba en cada individuo. Solo si cada uno de nosotros toma conciencia de que, una tapa es un entretenimiento pero, para alimentarse, es poco. Solo si somos capaces de ver que, lo que nos dan estos que nos gobiernan, son las migajas de su banquete. Solo si exigimos que, nos pongan en la mesa, lo que previamente nos han cobrado en la factura. Solo en ese caso, podremos darle la vuelta a la situación. Porque estamos pagando, mortadela sin aceitunas a precio de jamón Cinco Jotas.
Se que me van a decir que, el punto de partida, está varios metros por detrás de la línea imaginaria de salida que, hoy, configuran poblaciones aledañas. Más fácil me lo ponen. Tenemos referencias de lo que queremos ser y de las directrices a seguir. Se que me comentaran que, nuestras posibilidades, han mermado por la nefasta planificación. Cierto. Como cierto es, que agua pasada no mueve molino.
Me da igual, sigo siendo optimista.
A mi me acusan, básicamente, de dos cosas. Una, siempre digo lo mismo y siempre argumento igual. Según ellos, faltando al respeto y a la dignidad de las personas, señalando sus oficios previos. A lo que solo tengo que decir, ¿es mentira que nuestro Alcalde sea jardinero y que la segunda en el escalafón, sea limpiadora? ¿es mentira que la mayoría tiene poca experiencia en gestión en la empresa privada? ¿es mentira que, con su preparación, casi ninguno sería administrador de un presupuesto como el que manejan aquí, en la vida real? ¿es mentira que esto es un desastre?
¿Donde está la ofensa? ¿donde la falta de educación?
La segunda de las cosas que me achacan es, aún más enrevesada. Señalan que, desde hace cuatro años casi, mi única intención es, desgastar a este Ayuntamiento para que caiga y así, entrar para hacer lo mismo después, porque otra cosa no se puede hacer y, añaden además, que ¿quien soy? y, sobre todo, ¿qué soy más que ellos? Y, a esto, solo puedo decir que, ya en el dos mil dos, una tal Carmen Tovar, no se si les suena, expuso esa teoría y, en el dos mil once, sigo sin haber concurrido a la Alcaldía. Sumen estas elecciones e irán tres fallando en el pronóstico. Lo mismo, alguna vez aciertan. Puede ser. Como también puede ser que, nuestro Castilleja CF, juegue en Segunda B.
Siempre explico que, esta negra página que pocos leen aunque, para mi, cada uno de los que aquí vienen sean, son, los mejores, no tiene objetivo oculto. Escribo por el placer de escribir. Opino por el gusto de opinar. El problema no es mío. El problema es de ellos, de esta tropa que estaba acostumbrada al -como dijo Carmen de Mairena- "traga, mama, que la leche se derrama". Y esos tiempos, como las oscuras golondrinas de Becquer, no volverán.
El ciudadano ha salido de su estado de hibernación. Es plenamente consciente, de la posesión de unos derechos consecuencia de las obligaciones que adquiere, pagando impuestos, un poné. Y, como no estamos tratando con memos, exige el cumplimiento de los compromisos, recogidos por escrito, en los programas electorales. Si España tuviese una Democracia consolidada, los programas serían contratos y, podrían denunciarse pues, su incumplimiento, podría considerarse fraude.
A todos los castillejanos nos han timado. Nos ha timado el PSOE, un partido que prometió salvaguardar la marca que pusimos en sus manos, la más importante de la primera corona metropolitana, un referente en empleo, en servicios y en calidad de vida. ¿Ven eso por algún lado? ¿ven a alguien que asuma algún error? ¿ven, en el dos mil once, la envidia generalizada que despertaba, este conjunto de calles y personas?
Yo tampoco. Por eso protesto. Lo hice ayer, lo hago hoy y lo haré mañana. Mientras no me den lo que estoy pagando a precio de oro, seguiré haciéndolo. Quien quiera seguir a Carmen de Mairena es libre. El menda seguirá siendo optimista, seguirá pensando que otra Castilleja es posible, seguirá luchando con sus dos únicas armas: la palabra y su voto.
Y a quien le pique que lo rasque un koala. Que de uñas, como de tragaderas, me parece que van servidos.

domingo, 9 de enero de 2011

Manifestarse por los asesinos: lo que quedaba por ver

Sucedió ayer en Bilbao. El entorno de la banda de asesinos ETA, promovió, convocó y realizó, con permiso de la Justicia española, todo hay que decirlo, una manifestación que recorrió, por espacio de dos horas, las calles más céntricas de la ciudad vizcaína. Reclamaban, ante el -dicen- inminente alto el fuego, que se tenga en cuenta a los presos, en el proceso de paz. Pedían, como paso previo, el agrupamiento en centros penitenciarios vascos. Como paso previo digo, porque la verdadera solicitud, es la excarcelación amnistiados. Y una de gambas.
Si noticia es, que amo muerda a perro, aquí no hay titular posible. Esta memez la hemos vivido, como vivía Murray el día de la marmota. A mi, particularmente, de este circo de la tropa vascuence, lo que me ha llamado la atención ha sido, observar en la relación de firmantes del manifiesto, a ocho jugadores de la Real Sociedad de San Sebastian. Ocho tuerce botas que han confundido los términos.
El deporte, tal como lo entendemos los que lo amamos, es un compendio de valores y, si es fin para transmitir algo, desde luego, lo que no se puede pretender transmitir, es la impunidad de los crímenes. Porque contraviene toda lógica, negar la Justicia a quienes sufrieron perdidas irreparables que, en conclusión, es lo que ha sucedido al prestarse a firmar los futbolistas donostiarras. Amen de un apoyo condenable, no solo moralmente, sino con las Leyes en la mano. Me explico.
La Comisión Nacional Anti-violencia, surgió para terminar con las malas prácticas en el ámbito deportivo. Su génesis era impedir, que se usase este mundo, como vehículo para expandir mensajes a favor del fascismo, del racismo o de la intolerancia. Que los rubricantes de un texto donde, no solo no se condenan los asesinatos de ciudadanos libres, si no que, se pretende equiparar a verdugos y víctimas, puedan continuar vistiéndose con la zamarra azul y blanca, impunemente. Que la entidad de la bella Easo, no haya condenado esta actuación, estando presidida por el hijo de un exiliado de este grupo de malhechores. Que las diferentes Federaciones, no hayan puesto en conocimiento de instancias superiores esto. Que nadie del CSD haya dicho ni pío, solo puede entenderse como una dejación absoluta de funciones cuando, en otros casos, un simple silbido, una pancarta mal entendida o un cruce de declaraciones, ha motivado sanciones contundentes, pero además, todo el caso, me reafirma en mi impresión de que, España, tiene dos varas de medir. Una para Cataluña y el País Vasco. Otra para los demás. Aunque los demás seamos los que padecemos tanto desmán y tanta ignominia, a tantos chupa tintas y tantos cobardes, a tantos aprovechados y tantos caraduras.
Menos mal que, el Sevilla, puso en el verde en su sitio a la escuadra de donde salieron mitos como Arconada, Satrustegui o Perico Alonso. Porque, la notoriedad de un deportista, donde debe obtenerse es en el terreno de juego y, queridos pro-etarras, ahí, no pasáis de la vulgaridad más absoluta.

sábado, 8 de enero de 2011

Atascados por castigo municipal

Tiene Castilleja de la Cuesta, mi pueblo, su pueblo, nuestro pueblo, así, contando con rigor, tres entradas. La más antigua, la que nos da acceso por la Cuesta del Caracol, dejando a la derecha la Venta de Guía, tiene su puerta en la glorieta del antiguo Embrujo, hoy Iguana Rana. Allí, confluye con la primera salida, desde la autopista, que distribuye el tráfico hacia nuestra Villa y la vecina Tomares. La segunda salida es, asimismo, nuestro segundo acceso. Llega a la rotonda de la antigua Venta del Aljarafe, hoy Burger King y, deriva la circulación hacia Bormujos y Gines también. La tercera y final, nos deja en la puerta del Hospital NISA, trayéndonos desde Castilleja de Guzman.
Hago esta aclaración, para que algunos de nuestros ediles aprendan algo porque, me consta, muchísimos de ellos no saben mas que llegar al Ayuntamiento y a Casa Robles. ¡Pobres criaturitas! No tuvieron la dicha de probar, para desayunar, la riquísima manteca colorá de Pepe Polvillo, en su celebre Venta, ubicada donde ahora han puesto un restaurante de comida basura. ¡Criaturitas! A ninguno de ellos les llenó el deposito del coche, el viejo Lamela en el único surtidor que teníamos en la población. ¡Infelices! no conocieron las moreras, que eran arco triunfal y pórtico de la primera Capital del Aljarafe y que, porque es verdad, asesinó doña Carmen (¡Firrrrrmeees!).
Las entradas, los accesos, las puertas, las salidas, pongan el término que quieran, soportaban, pese a lo miniaturesco de su configuración, el denso tráfico de nuestro municipio con holgura. Porque, a Castilleja, toda la vida de Dios, ha venido la gente a comprar tortas a Gaviño e Inés Rosales o, pasteles a la confitería de Pepe Rosales; a tomar café en sus magníficas cafeterías; de copas a La Huella, al Cañaveral, al Stiletto, al Jácara, al Olimpo; a almorzar o cenar, en el Embrujo, el Semáforo, el Alija o a Casa de Joselito y, además, nos cruzaba la gente que iba y venía a Huelva, la que bajaba al médico o al Cortinglés, la que iba por agua a la Fuente de Tomares. En fin, que les voy a contar que no sepan.
Y no nos atascábamos.
Ya sé que me van a contar el cuento de la buena pipa. Me van a hablar de que no teníamos IKEA, ni Airesur (ni falta oiga, para lo que han dado). Muchachos, ¿les tengo que recordar que, San Juan de Aznalfarache, tiene Hipercor, además de Carrefour y no hay este lío? O, el caso de Tomares, con su Polígono El Manchón (Leroy Merlin), su parte del león de El Corte Inglés y la nuestra de la tienda de los muebles planos, ¿ven ese follón allí? O, el de Mairena del Aljarafe, con su PISA y su Metromar.
No, esos vecinos no soportan este sin vivir. No viven angustiados, porque se les pongan malos los niños y no les pueda llegar la ambulancia. No tienen que tener el GPS en el tarro, ni rutas alternativas estudiadas. Sus políticos, que no es que sean Cánovas del Castillo o Azaña, fueron previsores y, además, ponen medios, hoy, para que no sea un infierno habitar allí.
Pero aquí no. Aquí, llega el día del solsticio de Suecia y todos a llorar. El del padre de Escandinavia y nos dan por el trasero. La festividad del copón bendito de Estocolmo y se forma el taco gordo. ¿Por qué? Porque le da igual a Manolo Benítez, a Carmen Herrera, al arbitro malo de las barbas, al Señor Anguas y sus asesores a media jornada. A todo Cristo. LES DAN IGUAL LOS CASTILLEJANOS. Y no ponen su policía, su regulación y señalización. No los han puesto en todas las Navidades, ni en las rebajas. Y, pasan de pelearse con Junta y Ministerio, no vayan a cabrear a Pepiño y a Griñán. Eso es seguridad, campeones de la demagogia. No solo que no nos roben, que, por supuesto. Eso, es parte del conflicto que no os sale de la flor arreglar.
Piensen en eso cuando llegue Mayo. Piensen en si van a seguir aguantando a todos estos, cuatro años más. Piensen si les merece la pena padecer, para que ellos vivan como reyes. Porque este es el fruto de su política y llevan desde que llegó la Democracia. No busquen otros cánceres, ni se dejen comer la cabeza por el rollo de Franco, la derecha cavernaria y las Ligas del Madrí. Aquí llevamos treinta años de dictadura y las nietas del Generalísimo, son otras. Eso sí, no veranean en el Pazo de Meiras.