jueves, 31 de marzo de 2011

La nueva C-5: una solución a los problemas de movilidad del Aljarafe profundo

No me gusta opinar sin saber, prefiero conocer primero y luego emitir mi juicio. Las fuentes también tienen su aquel, oigan. No es lo mismo que se lo cuenten a uno, a vivirlo en primera persona. No es igual leerlo a verlo. No tiene nada que ver, lo que transciende a lo que sucede.
Cuando el lunes pasado inauguraron la nueva línea de cercanías C-5, servidor y su Padre, como grandes aficionados al mundo del transporte, como grandes sufridores del tráfico diario, decidieron que, pese a la cantidad ingente de información que podía obtenerse vía prensa, radio, T.V. e Internet, iban a acercarse a una de las estaciones de tren, a probar el servicio. Tal cosa, ha sucedido esta mañana y mi impresión personal es, que a los vecinos de la segunda corona metropolitana, les han dado una solución para llegar a la urbe, fantástica. Ahora, que quieran o no hacer uso de ella, es un problema suyo. Porque buena es.
Sí, ya sé que me dirán, que cuarenta y cuatro minutos desde Benacazón a Santa Justa es mucho tiempo. Reto, a quien quiera, a que se monte en su vehículo el día que le de la gana y, desde ese punto, intente hacer el trayecto en idéntico tiempo, aparcando obviamente. Sólo tres minutos más, le servirán para llegar a San Bernardo, donde tienen el nudo de comunicaciones más importante de la Sevilla actual, con tren, metro, tranvía y autobús urbano. Además, dos minutos añadidos, dentro de su vagón, le conducirán al Virgen del Rocío donde, ya les digo, aparcar es una odisea, si lo quieren hacer gratis y, carísimo, si lo hacen en el estacionamiento. Eso, sin dejar a un lado el hecho de que, las conexiones con el resto de servicios y destinos, son más fáciles desde la central ferroviaria.
Del precio, dudo pueda ponerse objeción. El abono mensual cuesta 66,65 euros. Desafío, otra vez, a quien quiera hacer números, a que compare el gasto con el coche. Me refiero al trayecto desde la cabecera a la terminal de AVE. Desde Salteras, por ejemplo, diecinueve minutos de trayecto, el bono vale 34,65 y, ahí si que no hay comparación posible. Solo en llegar al cruce de La Pañoleta, ya pueden emplear media horita. De la gasolina, mejor no señalar nada.
Y, si en tiempo y precio no hay color, con las opciones existentes hasta el pasado veintisiete de marzo, en comodidad, no les cuento. Los Civia son magníficos, segurísimos y, el viaje, discurre en un periquete porque, solo viendo la maravilla que son, los amaneceres aljarafeños, se consumen los minutos en un pis pas.
En definitiva, que vengo convencido y, como hay que ser objetivos, como hay que ser coherentes, quiero, desde estas líneas, darle mi enhorabuena al Ministerio de Fomento, a los Ayuntamientos que han peleado por la vuelta de las máquinas a las vías ya existentes así como, a todo aquel, que lo haya hecho posible. Auguro éxito, solo hay que ver, el lleno de los aparcamientos de las estaciones. Claro, si la gente es razonable, se conciencia y deja su egoísmo de décadas porque, el futuro es esto. A ver si nos vamos a hartar de pedir infraestructuras y, cuando nos las hacen, les vamos a poner pegas en vez de tirarnos de cabeza a usarlas, para demostrarles a los políticos que merecemos más.

lunes, 28 de marzo de 2011

Un café con Tomás Arias

Con la charla de hoy, precipitada quizás por la premura de tiempo que nos acuciaba a ambos, puedo jactarme de conocer personalmente, a todos los que se jugaran la Alcaldía, el cada vez más cercano veintidós de Mayo. Tengo calado a todo lo que tire el PSOE al ruedo. Conozco a Juana Rodríguez, candidata del Partido Popular. Es habitual que me siente a departir con Rafael Baena, cabeza de lista del CDS y, este mediodía, Tomás Arias y servidor, hemos tenido una enriquecedora tertulia, donde hemos intercambiado nuestros pareceres, sobre la Castilleja de la Cuesta que nos encantaría ver.
En principio he de decir que, Tomás, responde plenamente a la idea que de un comunista se pueda tener. No está nada preocupado por su atuendo, porque no pretende postularse como el candidato con más presencia dado que, aspira a convencer con la palabra. Eso sí, me ha decepcionado que no haya tomado un café solo y que no sea fumador de Ducados. Ya ni la izquierda es lo que era (nótese la ironía).
Tomás, es un tipo que gana en las distancias cortas. Es cercano, domina el vocabulario como pocos y, lejos de la imagen de radical que pretenden vendernos de su grupo, es dialogante y está abierto a cualquier sugerencia que se le quiera hacer. Tomás, se presenta a si mismo como foráneo que, es un término, absolutamente desafortunado porque, quien viva en nuestra Villa y haya dado las muestras de compromiso por la misma que ha dado este hombre, no merece ser calificado así. Distinto es el caso, de los miembros y miembras del partido que nos gobierna. Esos, merecen ser tenidos por extraños pues, su actitud sobre lo autóctono, es claramente de desprecio. Solo hay que contar, las veces que se los puede cruzar uno por la calle, al margen de las necesarias para ir a sus despachos. Perdón, quise decir, búnkeres. Solo hay que sumar, las manos que los vemos tomando una caña en los bares. El desayuno no lo cuento, ese, es tan largo que, da la sensación de ser entrante del almuerzo. Solo hay que recordar, cuantas ocasiones los hemos visto en el Antonio Almendro, en las conferencias de la Asociación Bellido Caro o, en los actos de las Hermandades. Solo hay que recordar, si llevan sus hijos a los mismos colegios que los demás. Sí, ya sé que, a Tomás, no lo hemos visto en los actos de La Plaza o de la Calle Real. Coherencia es coherencia. No cree, no tiene porque ir. Perfecto, bajo mi punto de vista. No hay engaño, ni voluntad de hacerlo. Peor es estar obligado y dando la crónica del Real de Madrid.
Pero, al margen de estas pequeñas niñerías, mi impresión personal sobre este vecino, es que es un caballero muy comprometido, con una serie de ideas sobre el modelo de pueblo que, en lo esencial, persiguen mejoras en la calidad de vida. Son de valorar, porque proceden de alguien muy dotado para la gestión, por su excelente preparación y conocimientos sobre legislación local, alguien a quien, una formación de izquierdas, el PSOE, se supone que con un ideario parecido, ha tumbado multitud de propuestas, agarrándose a dudosos subterfugios relacionados con el procedimiento, sin entrar a valorar que, tumbándolas, se traicionaba a si mismo y, sin duda, a su electorado. Con Tomás Arias, tengo la absoluta seguridad, que al revés no hubiese sucedido lo mismo. Lo primero, he entendido perfectamente, es lo primero. Lo primero, claro está, es la gente que habita aquí.
Finalizo señalándole que, el hecho de haber compartido mesa y de haber intimado, no le va a servir para sacarme la bandera blanca, el día que haga o diga algo que a este menda no le guste. A fuerza de ser sincero, me temo que eso él lo sabe pero, contrariamente a la colección de ni-nis que ostenta las responsabilidades, está preparado para aceptarlo. Sin duda, porque tiene madera de la que necesitamos para regenerar el árbol. Para que luego digan, que no hay alternativas.

sábado, 26 de marzo de 2011

De la rosa solo nos queda el nombre

Hoy toca historieta que, por suerte, no todo en la vida es política. Quien no quiera seguir leyendo, porque le de igual aprender, puede dejar de hacerlo ahora mismo. Es pelín dura y, muchísimos de los lectores de elmaravillosomundodemiguel, seguro que la conocen. Es la historia del FC Start.
Arranca el diecinueve de Septiembre de mil novecientos cuarenta y uno. Ese día, Kiev, la capital de Ucrania, es tomada por los nazis que despliegan un régimen de terror, represión y castigo. Durante los siguientes meses a Kiev, llegaron cientos de prisioneros a los que no se permitía hacer nada, salvo pasar frío, hambre y deambular. Entre aquellos enfermos, desnutridos y vagabundos, estaba Nikolai Trusevich. Trusevich había sido portero del Dínamo de Kiev.
Una buena tarde, un panadero alemán, Josef Kordik, libre por tanto de cualquier restricción, paseando por la calle, reconoció al arquero pues era un acérrimo hincha del equipo local. Aunque era ilegal, se las ingenió para ayudarlo y lo contrató. Imagínense el lujo de tener a un ídolo, viviendo bajo el mismo techo. La convivencia, hizo vivir al artesano las interioridades de su pasión y, claro, de esos instantes, surgió la idea de buscar al resto del equipo y salvarlo.
Kordik, convenció al uno de su escuadra, para que se pateara las avenidas, callejuelas y plazas de la urbe. Conforme iban apareciendo, iban siendo reclutados. Lo hicieron casi todos e, incluso, tres futbolistas del Lokomotiv.
El siguiente paso, fue el más lógico. Bajo la protección de un alemán, nació el FC Start, sucesor del viejo Dinamo, al estar prohibida la nomenclatura anterior.
El siete de Junio del cuarenta y dos, debutaron venciendo siete a dos, pese a una vigilia de curro. Tras este choque, el siguiente rival, el equipo de una guarnición húngara, fue goleado seis a dos. Un once rumano fue el siguiente en caer. Lo hizo por once goles de diferencia.
Tras estas victorias, la fama trascendió y, el diecisiete de Julio, un club del ejercito alemán, fue avasallado con un contundente seis a dos.
Esta colección de panaderos, comenzó a ser fastidiosa para los jerarcas nazis que, conscientes de la importancia del deporte, quisieron cortar la trayectoria enfrentándolos con un equipo húngaro, el MSG, considerado en aquellos tiempos, galáctico.
También fue humillado. Cinco a uno en el primer duelo y tres a dos, en la revancha.
El seis de Agosto, los alemanes, convencidos de su superioridad, resolvieron llevar al equipo de la Luftwaffe, el Flakelf, instrumento de propaganda de Hitler. Pese a la dureza, el correctivo fue severo. Cinco a uno.
Esa fue la gota que colmó el vaso. Los invasores, preocupados por la repercusión, investigaron y descubrieron que, su contendiente, era el célebre equipo del Dinamo. Ordenaron matarlos pero, eso sí, antes había que ganarles pues, para su publicidad, no querían un final que perpetuara su derrota.
Con un clima tremendo, una expectación insólita y muchísimas amenazas, el nueve de Agosto, el Estadio local se llenó para acoger la vuelta de aquella inverosímil eliminatoria. De un lado, los futbolistas del Start, camisola roja, pantalón blanco. De otro, los teutones, con sus célebres colores blanco y negro. Arbitró un oficial de la SS.
Se adelantaron los alemanes pero, ya al descanso, el marcador, entre la algarabía del respetable, marcaba un dos a uno. Hubo visita al vestuario y, la consigna fue clara, derrota o muerte. En la reanudación, la grada llevó al viejo Dinamo a la victoria final, un cinco a tres, coronado con una acción que denotó la inmensa categoría de aquellos héroes. El punta Klimenko, en un mano a mano, tras sortear al meta, en lugar de empujar el cuero al fondo de las mallas, lo paró junto a la línea y, volviéndose hacia el centro del campo, lo desplazó hacia allí.
En los días siguientes, toda la Unión Soviética hablaba de aquello. Los nazis, decidieron dejar que marcharan. Es más, los dejaron volver a jugar. Ganaron al Kukh, ocho a cero.
Pocas fechas después, la panadería recibió la visita esperada y, la totalidad de los presentes fue arrestado, acusados de ser espías de la NKVD, fundamentando los cargos, en la evidente asociación del equipo madre y la Policía secreta. Cualquier motivo hubiese valido.
El primero en fallecer fue el empresario de la alimentación. Los demás, fueron trasladados al campo de concentración de Siretz. Trusevich, el arquero, fue torturado y asesinado con su camiseta puesta. Solo salvaron la vida, Goncharenko y Sviridovsky, ausentes el fatídico día y que se escondieron hasta la liberación de la ciudad en el cuarenta y tres.
En 1981, John Huston, se inspiró en este hecho para su película Evasión o victoria.
Todavía hoy, los poseedores de una entrada de aquel partido, tienen derecho a un asiento gratis en el Estadio del Dinamo, donde hay un monumento que recuerda a sus héroes. Testimonio de aquel día, es una fotografía que preside el museo del club y que, bajo los nombres de los participantes, exhibe una leyenda: de la rosa solo nos queda el nombre.
Y, colorín, colorado, este cuento se ha acabado.

viernes, 25 de marzo de 2011

Que no es por no ir... pero ir pa na

Así de simple. Mejor que José Mota, no lo voy a explicar. Esa es la conclusión que se saca, luego de ir a los plenos del Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta. No se entera uno de nada. No ve más que gente intentando comerse a otra gente, para que luego digan que perro no engulle carne de perro. No se aprende (salvo cuando toman la palabra Tomás Arias o Teresa Lora). No es edificante. Es un espectáculo vergonzoso donde, el rodillo socialista, impone sus ideas. La prostitución de la Democracia. Hablad, decid lo que queráis que, al final, se va a hacer lo que quieran mis bemoles. ¿Cuantas manos podéis levantar como máximo? ¿Cinco? Lo siento chicos, habéis perdido. No necesitamos ni venir todos. Aunque lo que propongáis esté bien expuesto y bien argumentado. Da igual. No vale porque lo habéis traído vosotros. Que os den.
Y, de esta guisa, se consumen los días y se va muriendo, poco a poco, un pueblo que era la envidia de toda una comarca. Pero, claro, de eso no vamos a hablarle a un tipo de Setenil, a una tipa que de la fregona, ha pasado a gestionar dos mil kilitos y a la colección de borregos y borregas, que los aplaude, que los jalea, que los protege, que los defiende y que está ahí, solo por el sueldo, porque nuestra Villa les importa un comino.
A mi, a título particular, me resulta hiriente que quien tendría que ser, Alcalde de todo un vecindario, falte al respeto a la parte que no lo vota. Eso y no otra cosa, es lo que sucede cuando, a las lícitas críticas que conlleva la labor de oposición, se responde con chulería, despotismo, prepotencia y superioridad. Cuando no con insultos, como el homófobos, que le ha soltado a la bancada popular, la triste y amortizada ni-ni, que responde al nombre de Rosa Guillén y que, por suerte para todos los castillejanos, en Mayo, se va a ir a su casa, lugar del que no tenía que haber salido porque ni tiene educación, ni respeta a los que piensan diferente, ni sabe donde está en pie. Hasta hoy, no había abierto la boca en la Cámara donde se debaten nuestros asuntos. Porque, para hablar pamplinas, estaba mejor calladita. Además, con el circo a varias pistas en que ha convertido la Casa de la Cultura, no era para menos. Habló y subió el pan (la luz, la gasolina y el gas, ya se encarga de que suban su jefe, don ZP de León).
Por eso, hoy, cuando a un ciudadano que no ha podido reprimirse un comentario en voz alta, se le ha amenazado con el desalojo, afeándole sus colores políticos, he decidido que no voy a volver a sentarme en la tribuna de los espectadores, mientras un hooligan siga presidiendo. Porque eso, Manolo Benítez, es lo que ha demostrado ser usted. Pasar por alto una ofensa como la de su compañera y saltar como un energúmeno con una fruslería, es de ultra futbolero. De hooligan, de radical con una mirada de odio que da miedo y no de servidor público. Alguien al que no cuesta trabajo imaginar, negando un chusco a un hambriento, si no lleva un pin con un puño y un capullo.
Ahora, véngame con el cuento de la tolerancia, con la vainada del talante y con el rollito del buen rollito. Véngame a mi, que lo tengo calado. Véngame a mi, que le he visto opositar al Oscar a la mejor interpretación en la calle. Ese, el de ahí dentro, es usted y esos, los que se sientan en esos mullidos sillones a su vera, son sus compañeros de paseo. Lo peor que le ha podido pasar al conjunto de calles que había y hay, al final de la Cuesta del Caracol.
Concluyo como empecé: no es por no ir, pero ir pa na... es tontería. Se está más a gusto, tomándose una tostá y leyendo el Marca al solito. Para ver circo, tenemos Telecinco donde, por lo menos, se debate con más humor.

jueves, 24 de marzo de 2011

Izquierda Unida, Libia y el no a la guerra

Del no a la guerra, de llenar las calles de manifestantes, de movilizar, en torno a un pacifismo de mentira, a la sociedad española, Zapatero, el cuestionado líder del PSOE, ha pasado a pedir al Parlamento, autorización para que el Ejercito de nuestro país, participe en la guerra de Libia. ¡Toma ya! Para que luego digan que es imposible la cuadratura del círculo.
Lo ha hecho, además, cuando nuestros militares ya habían iniciado su participación en este conflicto. ¿Se imaginan que la Cámara hubiese dicho nones caracoles? Ha logrado la bendición parlamentaria, apoyándose en un Partido Popular que, como en aquellos días, da su placet a la intervención armada. Y, aunque la postura oficial intente mantener la coherencia en el argumentario, ayer y mañana, pensaremos igual, lo cierto es, que los voceros oficiales, poco han tardado en salir a criticar el giro de quienes nos gobiernan, sin detenerse a discurrir que, es igual de incoherente, decir una cosa de puertas adentro y otra de puertas afuera.
Es curioso, se han puesto de acuerdo los principales partidos políticos españoles, en una cuestión que, mayoritariamente, causa rechazo en el ciudadano anónimo. Luego, no querrán que haya desafección. Como para que no la haya, con la desconexión que existe entre quienes tendrían que servirnos y el resto de paisanos.
En este tema, si quiero ser justo, los únicos que han mantenido una postura coherente han sido, los miembros (y miembras) de Izquierda Unida. Si se hubiesen metido en alcohol y saliesen hoy, del líquido elemento, les seguiría estando bueno el traje que dejaron en el perchero. Podrían ponérselo con la misma pegatina, enarbolar las mismas banderas, exhibir pasadas pancartas y gritar las mismas consignas. No al uso de la violencia, no a las soluciones con armas por medio, no al belicismo. Podrá estarse o no de acuerdo con ellos pero, por lo menos, son los únicos que no han subastado su posición y, eso, como está el patio, es de agradecer porque, denota firmeza en las convicciones y convencimiento en los planteamientos.
Así que, solo queda que se arregle este entuerto internacional, que sea cuanto antes mejor porque, lo verdaderamente importante, es privar de sufrimiento al pueblo de esa nación soberana. Entretanto, nos quedaremos con la singular estampa de dos bancadas irreconciliables en todo, que pulsaron el botón del sí, para hacer el mayor de los ridículos y quedar como unos simples oportunistas.

miércoles, 23 de marzo de 2011

El Reglamento de Honores y Distinciones en stand by

En la mañana de hoy, veintitrés de marzo de dos mil once, un grupo de vecinos, entre los que se encuentra quien abajo firma, han presentado escrito de alegaciones, dentro de los días abiertos a tal fin, según Ley, al Reglamento de Honores y Distinciones que se aprobó en el pasado Pleno, por obra y gracia del rodillo socialista. Concretamente, el de este humilde junta letras, lleva el registro de entrada número dos mil setecientos treinta y uno.
En el citado documento, se hacen cuatro sugerencias que, a buen seguro, van a ser desestimadas. Están más que justificadas, son razonables, muy coherentes y, en pocas palabras, buscan ampliar el expediente con el que, nuestra Corporación Municipal, pretende nombrar Alcaldesas Perpetuas a las Vírgenes de la Soledad, Nuestra Señora de Guía y a la Inmaculada Concepción. Entendemos que se le hace un feo gordísimo a la Asociación religiosa de Nueva Sevilla, al no hacerla partícipe de esta dignidad. Se lo hace, además, el partido que se arroga la exclusividad de las cosas que pasan en esa barriada, el garante de estos vecinos a los que cree votantes seguros.
¿Por qué lo he hecho? No puedo hablar por el resto de alegantes. Lo voy a hacer, única y exclusivamente, en nombre propio. La motivación que me ha llevado a sumarme ha sido, intentar evitar, un uso electoralista de una norma que nace viciada. Afirmo, con todas las consecuencias que se deriven que, la propuesta de la Delegada de Presidencia y Relaciones Institucionales, tiene como único fin, usar un acto religioso para sumar apoyos en forma de votos. Conscientes de la transcendencia que tienen las Hermandades locales, en la vida de esta Villa, han pretendido politizar un acto, pasar por encima de la Junta de la Calle Real y, quedar como los defensores de una fe de la que carecen, ante el elevado número de Hermanos de la causa celeste y blanca. En garbanzos y chícharos, hacer ver que, si alguien quiere lo mejor para los chorreones, son ellos, sus ediles y que, la candidata del Partido Popular, Juana Rodríguez, es la mala de la película, al forzar un desencuentro entre ambas partes, aprovechando que su esposo es el primus inter pares. No voy a volver sobre lo mismo, relean y comprobaran que, quien inició las hostilidades, es el partido político que gobierna en Castilleja de la Cuesta. No lo digo yo, oigan, lo dicen las hemerotecas. Lo que si digo, alto y claro es, que la solución buscada, era la más satisfactoria para los de Benítez y compañía y que, si para ello, había que saltarse el doscientos cincuenta aniversario del Patronazgo de este país, con tal de rascar sufragios, se iba a hacer. Ahora, con el periodo electoral a las puertas, esto será imposible. No dará tiempo material a rehacer los pasos dados ya que, desde la semana próxima, quedaran totalmente prohibidos los actos tendentes a beneficiar, a cualquiera de los partidos en liza, desde la Casa Grande de los castillejanos. Más adelante, una vez pase el día veintidós de mayo, se verá si el interés por parte de quienes mandan, sigue siendo el mismo. Esperemos que sí. Temo que no.
Ya lo dijo Cervantes, en boca de su célebre Don Quijote: con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho. Pues eso, querido Manolo, con las Hermandades ha topado usted.

martes, 22 de marzo de 2011

Muchísimas gracias, de corazón

Tomo mi pluma digital y mojo en el tintero, del que sale la blanca tinta electrónica, con la que, poco a poco, se ha ido haciendo elmaravillosomundodemiguel para, desde estas humildes líneas que, hoy sí, hoy sé que leéis, agradecer al Partido Socialista Obrero Español, versión Castilleja de la Cuesta, el reconocimiento que, desde su trabajado boletín, se me hace. Y digo trabajado porque, solo hay que ver que, en tres años de Historia, han sido únicamente cuatro, los números que han visto la luz. Tiene que ser, súper exigente, el criterio que se emplee para llevar los diferentes textos a papel. Desde luego, mucho no luce. Este mes, sin ir más lejos, nos han dejado, junto a las cartas de los bancos, la luz y el agua (que son las únicas que se encuentran en los buzones), otra clavadita, clavadita. ¿Electoralismo? ¡No, que va!
La revista de los ni-nis locales, es la reiteración de la reiteración. No se conforman con Castilleja al mes, una suerte de felación escrita, a las partes íntimas de quienes gobiernan nuestro Consistorio. No se conforman con los panfletos multicolor que, cada vez más frecuentemente, tiran en nuestros zaguanes. No se conforman con el boca a boca de los estómagos agradecidos, come ollas, traga aldabas, defensores de gestiones absurdas, canes falderos de jardineros elevados a Perito y de limpiadoras elevadas a directoras generales. No les es suficiente. También tienen que controlar internet y, como no pueden porque no saben, recurren a la descalificación barata, insinuando que, cuatro señores, con los cojones muy gordos, hartos de estar hartos, son unos desinformadores y unos manipuladores, amen de carecer de escrúpulos y por eso, señalan que, el único cometido que poseemos los autores de los "distintos blogs de la localidad" (según se apunta, en el primer párrafo del editorial de la página dos, en color verde agua, por concretar más) es la "búsqueda de votos".
Y una de gambas.
¿Qué búsqueda de votos, criaturitas indocumentadas, si, pese a haber tenido propuestas, no voy con ninguna formación? ¿Qué desinformación, queridos monigotes, si aquí solo se opina sobre lo ya sabido? ¿Qué manipulación, trileros de pacotilla, si se deja abierta la posibilidad de discrepar, de añadir, de comentar tras cada entrada? ¿Tanto molesta la Libertad de expresión? ¿Tanto que haya surgido un movimiento espontáneo de protesta? ¿Tan perfectos os veis que no consideráis se os pueda criticar? ¿Creéis que vivimos de esto como vosotros de la política?
En fin, Serafín. Con esos bueyes aramos. Para que vamos a entretener más la mañana con estas carajotadas. Daré las gracias por darme la importancia que no tengo. Estaré satisfecho con el papel que quieren arrogarme. Aunque ni lo haya buscado, ni crea que lo tenga, ni merezca tanta atención. Pobres fantasmas, solo ven compañeros de sábanas.
No quisiera concluir, sin hacer referencia al vomito anaranjado que, en la página nueve, sin firma, suelta un alegre koala, con el titular "Hablemos de las encuestas". Imagino que, quien lo escribió, se había puesto tibio de aguardiente. Si no, no se entiende el análisis sociológico sobre el votante del PP y el del de ZP, el del "No a la guerra" y tal y tal. Según esta sesuda disertación, "sólo podemos considerar rico a aquél que gana más de quinientos mil euros al año"; "hay una gran cantidad de obreros con sueldos de miseria, que votan al partido popular; gentes que ganan mil euros o menos y que votan a la derecha, a la defensora del capital" . Cuatro revistas en tres años y estos son los argumentos. Parece, mismamente, que están escribiendo de la Inglaterra del XIX. Parece que son incapaces de sacudirse los prejuicios. Parece que, sin maniqueísmo, sin advertir sobre buenos y malos, no se encuentran legitimados para pedir el sufragio. Parece que olvidan que, muchísimos de ellos mismos, han cantado el Cara al Sol, frente a la Cruz de los Caídos de la Plaza de Santiago y que, los caciques, estaban en sus propias casas. Desde luego, al que no se le ha olvidado la frase con la que se reiría de sus trabajadores, era al abuelo del autor, "no hay nada peor que un pobre harto de pan"; por desgracia, se equivoca, sí lo hay: un facha con el sueldo condicionado, a pensar como María Antonia Iglesias.



lunes, 21 de marzo de 2011

Con Carmen estas cosas no pasaban

La invocan, como los béticos invocamos, la Santísima Trinidad compuesta por Don Luis del Sol, Don Rafael Gordillo y Don Alfonso Perez Muñoz. Permanece en su recuerdo porque, con ella, los días eran más azules, el Sol siempre brillaba y, la tranquilidad, presidía su labor.
Carmen, la gran Carmen Tovar, era la jefa suprema de una Castilleja, donde no se movía un varal sin que ella lo supiese. Carmen, la prima Carmen para algunos y algunas, sobre todo algunas, jamás hubiese consentido estos escándalos. Carmen, hubiese arreglado lo de la Policía en un periquete. Carmen, la que iba a ser Ministra, nos trajo IKEA y el NISA, donde vienen al mundo todos los niños de Los Remedios. Carmen, la que llamaba Manolo a Chaves, mientras este la miraba embobado, tenía el pueblo como los chorros del oro. A Carmen, jamás la hubiesen denunciado por, supuestamente, llenar el tanque de balde. Y así, hasta que se acabe este negro folio virtual.
Claro, solo falla un detalle. Igual que los nostálgicos del franquismo, son los que vivían como Dios, los que lloran por los días perdidos, son los que, con el cambio, han perdido calidad en su existencia. Porque, con la hoy Delegada de la Junta en Sevilla, sucedían exactamente estas mismas cosas pero, con una sensible diferencia: no transcendían.
No lo hacía porque, había más gente en el ajo, había más pasta para tener personal entretenido, en la falsa idea de importancia de su cometido y, no había tanto parado sufriendo mientras, en su cara, los favoritos del poder, se comían la tarta.
Afortunadamente, mi memoria no es tan corta como la manga de una camiseta de tirantas. Afortunadamente, tengo mis escritos a la vista de todos y, con solo repasar, los casi cuatro años de esta aventura cibernética, cualquier vecino, llegará a la conclusión de que, no era tan limpia el agua cuando bajaba del monte y, bien que lo decía este humilde menda. Afortunadamente, no le debo nada, ni a Carmen ni a estos y, mis palabras, brotan de un sentimiento de dolor, por el maltrato al que someten a mi Villa de mi corazón. Afortunadamente, no estuve en el asunto y no estoy sometido a la Omertá.
Por eso no lloro por ella. Por eso no la extraño. Porque se como era y, sobre todas las cosas, porque, quien amamantó en sus ubres a estos personajes que ahora padecemos, fue ella.
No vayamos a sacar a hombros, a quien no toreo más que becerradas. Que siga la vida que, segundas partes, como dice el sabio refranero hispano, no fueron recomendables nunca y, a quien les suelte esta frasesita, mírenlo con lástima. Con la misma que se mira, a quien llora por el rey que marchó al exilio porque, la solución, no es que cambie la cabeza que porta la corona para que la gracia nos señale. La solución, es que cambie hasta que seamos todos iguales o, que desaparezca.




jueves, 17 de marzo de 2011

Lleno, por favor

Pasará a la Historia, eso seguro. Lo hará porque, en media legislatura, ha logrado lo que parecía imposible. Que la localidad de Castilleja de la Cuesta, una de las que, en su partido, contaban como victoria, antes de cada convocatoria electoral, esté en el aire. Y, ese mérito es suyo, ¡qué caray! Suyo, de la amiga de Mister Proper, de Superman, del ultra de la Pintá, del sindicalista de IKEA, de los jóvenes koalas, de la vieja guardia... Cosas de la Ley de Igual-da: Igual da que nos mande el jardinero, que la limpiadora. ¡Para la diferencia que hay!
Lo hará, por acabar denunciado... por su propia Policía, ¡con un par! Recuerden el nombre: Manolo Benítez, el de las respuestas. ¿No hay panfleto ahora, caballero? ¿Se ha quedado mudito? ¿Qué pasa con la gasolina, la paga usted o la pagamos todos?
Ojito, no lo he culpabilizado. Ojito, no he dicho que sea condenado. Ojito, queridos abogaditos, amigos de lamer traseros por un mendrugo; gente que, lo más cerca que ha estado de una toga, ha sido en una sastrería; aprendices de consejeros; iba a escribir confidentes pero, para que me entienda hasta quien asó la manteca, os llamaré por vuestro verdadero nombre: chivatos.
Tendremos que ver en que termina esto porque, la maquina de arreglar entuertos, se ha encendido y, sin ir más lejos, esta misma mañana, han llamado a capítulo a nuestro Alcalde, a la sede provincial de la marca que lo presenta de cabeza (sin cachondeo) de cartel. Porque, si lo que denuncian, termina por confirmar un juzgado que ha sido así, servirá, casi seguro, para que algún pueblo siciliano, nos solicite el hermanamiento. Porque se ha ido, a hacer lo que rima con Parla, el manido eslogan de los cien años de honradez. Porque, tanto asustar viejas con el adviento de la derecha, solo ha servido para que sepamos que, esta izquierda, tiene muchísimos más tics caciquiles.
Estas son las consecuencias, de darles las llaves de la casa común a los mismos. Han terminado por confundir lo propio, con lo de todos. Se creen que esta Villa, es su cortijo. Tratan a la vecindad como a un rebaño. No admiten la existencia de personas que piensen diferente. Practican el matonismo político. Si hay que pasarse por el forro, a quienes deciden en una Hermandad, se lo pasan. Si hay que negar a unos padres, la posibilidad de tener una opción para trabajar mientras sus hijos aprenden, se les niega. Si hay que evitar, que un tipo que no es de la cuerda, acceda a la Presidencia del Castilleja, se evita. Lo que sea por mantener el sillón. Lo que sea por seguir agarrados al cargo. Los buenos somos nosotros, los demás, unos indocumentados, ignorantes. Quieto todo el mundo, aquí mandan nuestros cojones.
Y que todavía haya, quien defienda a esta colección de vividores de nuestros impuestos. No me creo que no estén en el ajo. No encuentro otra explicación posible.

miércoles, 16 de marzo de 2011

No ir a votar, no debiera contemplarse como opción

Una de las frases más lamentables que oírse puede, en política, es aquella de "el pueblo tal, es del signo cual". Una aseveración de tal calibre es falsa, pues es simple constatar que, para tener tal certeza, tendría que darse la improbable situación de la asistencia a las urnas, el día convenido, de la totalidad del censo de votantes y, solo en ese caso, del recuento obtenido, si el resultado es abrumadoramente mayoritario, podría afirmarse que confirma la teoría en cuestión. Claro está, con validez para los cuatro años siguientes. Exclusivamente.
Como, hasta ahora eso nunca ha ocurrido, defender que Andalucía o Sevilla o Castilleja de la Cuesta, son de izquierdas, es falso. Como, en el lado contrario, defender que Valencia o Cádiz o Espartinas, son de derechas. De ahí, la importancia de quienes no votan.
Sostener que un sitio es, ideológicamente de una tendencia cuando, las más de las veces, quienes depositan sus votos, no llegan a porcentajes que signifiquen, ni tres cuartos de población, es de interesados. Lo haga quien lo haga.
No voy a cuestionar, que haya el número de papeletas que haya, el marcador final es válido. Lo que si cuestiono, es que sea legítimo porque, en casos muy concretos, se han visto gobiernos elegidos por cinco mil... de diecisiete mil vecinos.
¿Hasta que punto puede interpretarse, el resultado de un muestreo electoral con participaciones tan bajas, como la expresión de todo un conjunto de habitantes? ¿Es coherente que el pasotismo, desinterés o el hastío de una masa, condicione como se mueve un patrimonio colectivo? ¿Deberían arbitrarse mecanismos para, por falta de quórum, declarar nulas determinadas convocatorias, como ocurre en las asambleas de cualquier asociación?
Son interrogantes que cabría plantearse, lejos de acaloramientos partidistas pues, el tema, no es baladí dado que, lo que se pone en juego, es ni más ni menos, el modelo de gestión, la habitabilidad futura y el valor de las inversiones.

martes, 15 de marzo de 2011

Un Tsunami en el país de Torrente

Vaya por delante, mi solidaridad más absoluta con Japón y sus habitantes. Los caprichos de una naturaleza, cada vez más inquieta, se han cebado con una nación que es ejemplo en multitud de aspectos. De eso va este negro recuadro, así que, quien venga por su papelina de morbo diaria, tendrá que agenciársela en otra esquina. Hoy no tenemos mercancía.
Al lío. Tengo un pensamiento que, desde que saltó la noticia, se ha hecho incertidumbre primero, miedo después y certeza, finalmente. Me refiero, obviamente, a las consecuencias que tendría, en España, un fenómeno meteorológico como el vivido a orillas del Pacífico. Imaginaba, la dificultad de coordinar las diferentes fuerzas existentes, con tanta comunidad autónoma, tanto organismo y tanto indocumentado mandando. Imaginaba, a nuestros principales líderes políticos, culpando al contrario de la gestión del asunto. Imaginaba, las peleas por víveres, por sitios en los refugios, por simplezas como una manta o ropa de repuesto. Imaginaba, el pillaje en los comercios. Imaginaba, la picaresca de personajes sin escrúpulos, especulando con el precio de los artículos de primera necesidad. Imaginaba, el desorden que reinaría, el caos. Imaginaba, un sálvese quien pueda colectivo, con unos aeropuertos donde, será por imaginar, aprovecharían para ponerse en huelga los irresponsables de turno.
Mientras imaginaba, como les digo, dudando al principio, asustado más tarde y convencido, finalmente que, el escenario descrito, sería perfectamente posible, recordaba las imágenes que nos llegan del país del Sol naciente, donde, la previsión, había preparado a su población con planes de evacuación que se estudiaban en los colegios y que, juro que lo he escuchado, se observaban vivienda a vivienda. Donde, ciudadanos anónimos, han ocupado pacientemente, los espacios asignados a la espera de la llegada de sus salvadores. Donde, se ha evacuado un espacio con un perímetro de cuarenta kilómetros cuadrados, en horas. Donde, a un único mensaje, se ha sucedido una respuesta coordinada y ejemplar en su cumplimiento. Donde, el vecino, ha entendido que, los nervios, las protestas, la tensión y la precipitación, no traían más que incremento del desastre. Donde, las colas para el socorro, se han organizado tan rápida y eficazmente que, su sola visión, causaba sorpresa. Donde, ni Dios, ha intentado hacer negocio de la desgracia. Donde, ha quedado diáfano que, la disciplina, el rigor, el sentido de trabajo en equipo, sin cuestionar al líder, obedeciendo sin más, eran la única solución posible.
Ahora, discurran, sobre lo que nos parecemos los japoneses y nosotros. Ellos, organizados, calculadores, previsores, altamente resolutivos. Nosotros, Torrente. Como para no tener los dedos cruzados y no estar intranquilos.



lunes, 14 de marzo de 2011

Que incómodos son, los tipos que dicen su verdad sin miedo

No creo que tengan el mínimo problema en hacerse con uno, de los magníficos ejemplares del boletín de la Hermandad de la Calle Real. El de este mes de Marzo, hace el número ochenta y uno, que se dice pronto, veintisiete tacos de Historia. Lo mismo, muchos de los que ahora pertenecen a la Corporación Municipal, ni siquiera sabían donde se encontraba Castilleja de la Cuesta, provincia de Sevilla, cuando nació esta publicación en la que me permiten firmar.
En las páginas de la última edición, encontraran dos textos que están escritos con el corazón en la mano, desde la tristeza que da, querer a algo con todo tu ser y ver, porque es así, se pongan como se pongan, lo vendan como lo vendan, lo disfracen como lo disfracen, que intentan usarlo, interesada y retorcidamente. Son dos artículos firmados por José Pinto, Hermano Mayor y Francisco Javier Martín. Ya en su día, siete de Diciembre del pasado año, previas gozosas de la Purísima, les conté como veía el asunto, en esta negra página. Ni una coma tengo que tocar, pienso lo mismo. Quien está claro que ha cambiado de parecer, es quien reparte bastones, honores, reconocimientos. Quien manda en la población, vaya. Ayer, no sabía no contestaba; hoy, tiene una prisa desmedida pues, a la vuelta de la esquina, hay unas Elecciones y, el número de hermanos de los celestes, es tan numeroso que no conviene mosquearlos mucho. No vaya a ser que les de por pasar factura. No vaya a ser que les de por votar, considerando el gesto hacia su devoción primera.
Escribo sobre estos dos escritos porque, a muchos, les parecen duros, crueles, inapropiados. Y, a mi, que saben que tengo un camino propio, que voy por libre, que no le vendo mi conciencia a nadie y, muchísimo menos, a cambio de un plato de lentejas, me parece, fíjense, que son suaves, educados, correctos, contenidos, blandos... para lo que podían haber soltado. Porque vamos a lo de siempre: Que hay que pensar, lo que digan desde el Ayuntamiento. Que hay que decir, lo que quieran oír sus oídos. Que hay que estar, callado y tragando, aunque te toquen lo que más te duele.
Ojalá hubiese más gente, que estuviese dispuesta a señalar lo que no les gusta, lo que, a su juicio, no está bien. Esos son los que nos pueden hacer evolucionar. De mansos y serviles, con perdón, estamos hasta la entrepierna.

Post data: No voy a aceptar ningún tipo de sugerencia, ni de lección de abogaditos fracasados. Reitero que, las cuitas personales, se deben arreglar en el ámbito privado siempre que sea posible; entre los interesados y sin testigos, mejor que mejor. Este sitio -es lo que hay- es exclusivamente de mi uso y disfrute.


domingo, 13 de marzo de 2011

Mi colaboración para la revista Calle Real

Únicas y genuinas: las buñoleras de la Calle Real.

No están puestas en un altar. No están hechas de madera. No están pintadas en un lienzo. No les han compuesto marchas. No les tocan las campanas. No visten ropas lujosas pero, en sus blancos mandiles, en sus delantales bordados, hay más elegancia que en todas las pasarelas de moda de París, hay más estilo que en todos los escaparates de las avenidas de Madrid y, en el coqueto rincón donde laboran, está Dios más presente que en muchísimas ermitas, porque es amor lo que sale liado en una simple guitita.
Son ellas, las buñoleras, únicas y genuinas, una estampa de otro siglo, una postal viva, un tesoro, uno más, de los muchos que son Patrimonio de la Calle Real. Que no todo es oro, ni brocado, ni labrado.
Dicen que la receta es sencilla y yo digo, que a la vista de todos trabajan para que, quien se atreva, iguale su producto. Dicen que venden aire y yo defiendo, que es arte lo que sale de sus peroles y sus manos. Es más, rotundamente afirmo, que a diferencia de otros, ese manjar artesano, que no entiende de masas, de proporciones, de medidas, que cada vez es distinto para saber siempre igual, que se come con los ojos, hace que el viento alimente y habla con su olor, es perfecto en su bendita irregularidad y, que si probaran los japoneses o los yankees los buñuelos, como pasó con el jamón o el Rioja y, como pasa con el atún, en Castilleja de la Cuesta, no habría suficientes manos para hacerlos, porque nos los quitarían de ellas.
Sin embargo, cuando colgamos medallas y repartimos diplomas, cuando pedimos que rotulen calles y hagan monumentos, siempre nos olvidamos de ellas que, con su callada labor, con su silente esfuerzo, son las mejores Embajadoras de la Hermandad y a mi me da mucha pena, no tener la pluma de Pemán, ni los versos de Romero Murube, ni la gracia escrita de Antonio Burgos. A mi, que solo sé juntar renglones, me causa honda tristeza, no tener las palabras que se necesitan para poner en su lugar, a unas Señoras con mayúsculas, que quitan tiempo a sus familias, porque así se lo pide su corazón; que meten por las puertas unos buenos duros, ahora que más falta hacen; que hacen más chorreones que nadie, porque conquistan por el estómago; que son los ángeles que custodian el camarín del Señor y que, si el Gran Poder hablase, como habla en la Madrugá, con las letras que busco y ahora me acaba de susurrar, les diría:

No me apena ir a la muerte
porque conozco la suerte
que a mi me va a tocar.

Mi túnica la perfumará
un perol lleno de aceite,
pintao de blanco y celeste...

¡Y en la Calle Real!

viernes, 11 de marzo de 2011

Para Castilleja de la Cuesta respuestas

Tengo desde hace dos días, en mi poder, un panfleto que el PSOE, se ha encargado de distribuir por todos los hogares de nuestra población. En su portada, tenemos a un señor con una sonrisa más falsa que un euro con la cara de Popeye y, lo que los socialistas locales, consideran respuestas. No voy a perder mucho tiempo en analizar el contenido. Mucho no, pero algo sí. Me voy a detener, únicamente, en dos frases que me dejan perplejo:

CASTILLEJA DE LA CUESTA ES MÁS SEGURA QUE NUNCA.

CONTAMOS CON UNA DE LAS INSTALACIONES POLICIALES MÁS MODERNAS DE LA PROVINCIA.

Como la cosa va de respuestas, estas son las mías a la primera de las dos afirmaciones. Aclaro, respuestas basadas en hechos que han sucedido en nuestra Villa, en los últimos diez meses, con mi agradecimiento a Christian Romero, autor de la recopilación:

Mayo de dos mil diez. Apuñalan a un caballero en un bar local. Las heridas son de gravedad.
Junio de dos mil diez. Dos jóvenes son atracadas en Nueva Sevilla.
Octubre de dos mil diez. Atracan Supercor.
Diciembre de dos mil diez. Hacen llegar al Ayuntamiento, firmas de los vecinos de la Manzana F, donde se informa de una oleada de robos en sus viviendas. Atracan a punta de pistola, Aldi, supermercado que se ubica donde estuvo la célebre Venta del Aljarafe.
Febrero de dos mil once. Profanación del cementerio local. Apuñalamiento en una fiesta de la Sala Baluarte. Tres chicos son agredidos a botellazos en el mismo sitio. Se celebra una manifestación pidiendo mejoras en la seguridad.
Marzo de dos mil once. Pelea multitudinaria, en los aledaños del célebre locutorio de la Avenida de la Marina.

Dejo, intencionadamente fuera, la proliferación de puntos de venta de drogas. Obvio, el repunte del botellón. No menciono, la cantidad de problemas que ha generado el tráfico.

Segunda parte. CONTAMOS CON UNA DE LAS INSTALACIONES POLICIALES MÁS MODERNAS DE LA PROVINCIA. De verdad, señores koalas, van a sacar pecho de la nueva Jefatura. ¿Les tengo que recordar que NO TIENE CALABOZOS y que, a los detenidos, los tienen que esposar en una barandilla? ¿A eso llaman ustedes modernidad? ¿llaman ustedes modernidad a tener un vehículo donde, a los malhechores, los inmovilizan en los traslados con el cinturón de seguridad? ¿llaman ustedes modernidad a no tener el aparato con el que se realiza el test de alcoholemia? ¿llaman ustedes modernidad, a no tener manera de controlar la velocidad de los coches porque no tenemos radar móvil?

Ustedes se creen que están hablando con idiotas. Han hecho de mentir, de engañar, de falsear la realidad, de manipular con propaganda barata, su manera de gobernar. Están confirmando los augurios que todos teníamos de sus personas. Son unos incompetentes. Son unos incapaces. Son unos soberbios, encima. Se atreven a decir que Izquierda Unida es un partido de flojos (en palabras más bonitas, pero al fin y al cabo, es lo que les han dicho) y que no reman en su misma dirección, ustedes que, lo único que han hecho, es tumbar todas y cada una de sus sugerencias. Se atreven a señalar que la Portavoz del PP no va a una parte del pueblo, más que a rascar votos, cuando, ustedes, pasan del casco antiguo y solo van a la otra, a desayunar y a esconderse en sus despachos. Hablan de currar cuando, a ustedes, les gustan tanto los bares y el cachondeo, que se han puesto uno en su propia sede de la Calle Jesús del Gran Poder.

Miembros y miembras, vuelvan a escalar a los eucaliptos donde han estado escondidos toda la legislatura. Quédense calladitos. No pretendáis que los demás vecinos nos comamos la mierda que tenéis que comeos vosotros para tener trabajo. Tened la dignidad, si sabéis que significa el término, de guardar silencio, reconocer errores e intentar mejorar. Finalizo, con una recomendación. Si tienen que volver a dirigirse a este humilde junta letras, por favor, háganlo con nombre y apellidos, con valentía. A ver si se me van a inflar las narices y, en vez de denunciado, voy a ser denunciante.






jueves, 10 de marzo de 2011

Historias de la mili

Diez años después de su fin y quince desde que me llamaron a filas, el servicio militar, ha vuelto a ser noticia de portada. De esta guisa, unos, justifican su término en el escaso predicamento que tenía entre la juventud. ¡Nos ha fastidiado! Solo faltaría que fuese popular un periodo que, por una cantidad tan ridícula de dinero como eran, las mil quinientas pesetas mensuales de mi época, se quedaba nueve meses de tu vida. Otros, recalcan que, tras su suspensión, hemos perdido un gran sistema para inculcar valores a nuestros púberes. Otra prole, no tiene ni idea de que era aquello. Los más, poseen recuerdos imborrables del tiempo en que fueron soldados. A mi, que quieren que les diga, me incluyen en el lote de los que, pese a todo, tiene vivencias magníficas del verano, otoño, invierno y primavera del noventa y seis- noventa y siete, la época en que fui miembro del Ejercito de Tierra.
Porque la mili, si bien es verdad que te partía muchos proyectos, también era una escuela de vida. Yo, estuve destinado en San Fernando, Constantina y la Capitanía Militar de Sevilla, por ese orden. Donde más, en la Plaza de España. Donde mejor, en el CIM de Camposoto. Donde ni me quiero acordar, en la Sierra Norte sevillana. Tres emplazamientos, para tres experiencias. Del primero, tengo como recuerdo principal, la novedad de aprender a vivir bajo el sometimiento estricto a la disciplina castrense. Aquello, groso modo, te daba respeto a la autoridad, puntualidad, higiene y prudencia. Te hacía convivir y aceptar a tipos de cualquier condición. Aprendías que mayores, menores, estudiantes, trabajadores, guapos y feos, no eran iguales. Aún así, hermanaba. Preparaba para un caso que, ojalá, ojalá, nunca llegue: la defensa de tu país.
Del segundo, un radar en medio de la nada, aprendí que, los espabilados, sabían salir de cualquier circunstancia. Del tercero, un monumento habitado, la plaza donde moraba la jerarquía que, sin padrinos no se va a ningún sitio y que, una vez confían en ti, hay que partirse el morro por justificar la apuesta.
No es poco, todo me sigue sirviendo. No fue tiempo perdido. Las enseñanzas que traía de casa, se revalorizaron. No diré que me hizo un hombre pero, a día de hoy, se que valió la pena.
Por eso no entiendo a quienes, sin saber de que hablan, porque tienen solo referencias externas, se atreven a criticar aquello. No era perfecto, caray. Pero, desde luego, hoy sería un magnífico lugar para enderezar a tanto Carcaño, tanto Samuel y tanto Cuco de la vida. Claro que, siempre habrá quien no lo vea así. También es lícito, como no y de que podamos discutirlo, se encargan ellos, los militares, los garantes de nuestra Constitución, los únicos que juran defender la bandera rojigualda, con su sangre si es menester. A ver porque iba a ser malo, sentirse en su papel, si quiera un cuartito de hora.

miércoles, 9 de marzo de 2011

¿Wikileaks? No, gracias

Recibo una llamada, desde un número de teléfono oculto, a eso de las doce y media de esta mañana. Tras descolgar, se dirige a mi una persona que, con evidente nerviosismo, me interroga sobre si, el menda, es quien escribe en este sitio que nadie lee. Respondo afirmativamente y solicito, en justa reciprocidad, se identifique ella. Me señala que no lo va a hacer pero que tiene una información que darme, según su criterio, de sumo interés para que la publique aquí. Contesto que no estoy interesado y me despido.
No habían pasado ni dos minutos cuando, nuevamente con un guarismo desconocido, vuelve a hacer ring mi i-phone. Con desgana, pulso el botón verde y, la misma chica, vuelve a hablarme explicándome que trabaja en el Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta, en una dependencia que no viene al caso especificar. Insiste en contarme una interioridad y, en correspondencia, insisto en no querer saber nada hasta que no me de nombre y apellidos. Es muy grave y creo que debe escribir sobre ella, dice. Si es tan grave, digo yo, denúnciela, para eso tenemos los juzgados. Antes de llamarme cobarde y cortar, me suelta y se queda tan ancha, que "creía que tenía más cojones".
Y, como no le he podido replicar ni media, porque me ha dejado con la palabra en la boca, aprovecho que me sigue, para que sepa una serie de cosas sobre mi y, de paso, advierto a otros que quieran recorrer la misma senda, para que les quede claro, diáfano o cualquier otro calificativo que quieran emplear, que ni esto es Wikileaks, ni se le va a parecer en la vida, porque:
Uno. No soy el guardián de la Villa.
Dos. No vivo de esto.
Tres. Solo escribo de lo que me da la gana.
Cuatro. Las guerras particulares de cada cual, son eso, particulares.
Cinco (sin premio). Los chismorreos privados no me interesan.
Seis. La valentía no se demuestra con el anonimato y la crítica clandestina.
Siete (y último). De cojones hacemos un mundial y, mínimo, estoy en el podio con otros dos blogueros de esta población.
Espero haberme expresado, con una prosa, lo suficientemente accesible al gran público.
Hoy no hay más.


martes, 8 de marzo de 2011

Más de lo mismo

Castilleja al mes. Viernes, 4 de marzo de 2011. SUPLEMENTO BIMESTRAL. MARZO
(Por curiosidad, ¿me puede explicar alguien que significa la palabra BIMESTRAL? ¿no sería BIMENSUAL lo que querían escribir? ¿hemos exportado ni-nis a El Correo?)

Así comienza el NODO ni-ni. Un noticiario documental, como aquel que Franco hacía ver antes de las películas que proyectaban en el Cine Rosales. Lógico, si tenemos en cuenta que, el PSOE local, fue continuador en la Democracia, de los modos de Falange. Se fueron a casa con la camisa azul. Mandaron a sus hijos, con la chaqueta de pana y aquí paz y después, gloria. Hoy, por situarnos, padecemos a la tercera generación. Padres, hijos y nietos... con alguna incorporación foránea, eso sí. La ley Bossman, ustedes saben. Libertad de fronteras para los tuercebotas.
¿Qué había en aquellos boletines pseudo-informativos? Inauguraciones de pantanos, estrenos de carreteras, coros y danzas, visitas a factorías, homenajes ridículos. Un variado surtido propagandístico, con el único objetivo de loar las bondades del régimen.
¿Qué hay en este panfleto que nos cuesta el taco a todos? Lo mismo.
La inauguración de la piscina, el Día de Andalucía (que se celebró el día veintiséis y no el veintiocho, como pone bajo la foto de portada), la Cabalgata de Reyes, las obras del carril bici, el sorteo de las VPO. Ni un solo pero en un medio concebido para informar. Ni una sola frase crítica. Castilleja de la Cuesta, la Arcadia feliz. El descaro llega a tal punto que, en una sección llamada La carta del lector, un tal Francisco Javier del Valle Sánchez, se la pone, cortita y al pie, a nuestro Alcalde, para que nos meta el gol de que, en esta Villa, hay más seguridad que en Zarzuela.
Qué quieren que les diga. Cansa escribir de lo mismo cada día. Cansa ver como insultan la inteligencia de uno. Cansa la manera de distorsionar, de intoxicar, de manipular. Cansa la cara dura de unos señores que, no es que nos hayan perdido el respeto, es que se cachondean de nosotros. Cansa ver como malgastan dinero público en autobombo. Cansa tanto que, al poco de empezar la lectura, he tenido que dejarlo. El próximo panfleto, llegará poco antes de las Elecciones. Será más de lo mismo. Será el retrato de un tiempo que, a quienes estudien estos días, les aprovechará tanto que -no es aventurado adelantarlo así- les servirá para la escritura de un magnífico libro. Guapos, lo que se dice guapos, no vamos a quedar retratados como colectivo. Suerte que no estaremos aquí entonces. Pena que, estando en nuestra mano, poco hicimos por evitarlo durante treinta años.


domingo, 6 de marzo de 2011

El discurso del rey

No podría dedicarme a la crítica cinematográfica aunque quisiera. No podría hacerlo porque, salvo raras excepciones, me gustan todas las películas que veo. Lo mismo, es una de las ventajas de pedirle, únicamente, a un filme, que me entretenga. De todos modos, que me guste una cinta a la que le han dado los cuatro Oscar principales (director, actor, guión y peli) y siete Bafta, tampoco tendría que ser extraño. Si no fuera porque, a los críticos y al menda, le han hecho el gusto distinto, muy distinto. Así que, estamos de enhorabuena. Coincidimos todos. Los expertos y el neófito. Los que viven de hablar del trabajo de los demás y los que pagamos por contemplarlo. Los profesionales y el aficionado.
Porque El discurso del rey es un gran trabajo, uno de esos que justifican el precio de las entradas del cine. Inciso: alguien tendría que explicarle a quien corresponda que, doce euros y pico, dos mil y pico calas, por entrar una pareja en una sala, es caro no, carísimo. Así, luego cuentas y, con cifras concretas, estamos ocho en el patio de butacas. Con todo, merece la pena pasar la tarde, visionando la cinta de Tom Hooper, con guión de David Seidler.
En esta producción anglosajona, se narra un momento crucial del Imperio Británico. La sucesión de su monarca Jorge V, en un periodo de turbulencias en Europa, con el nazismo en pleno apogeo, primero en la figura de Eduardo VIII y, una vez ha abdicado este, para casarse con la estadounidense Wallis Simpson, en su hijo, quien reinó como Jorge VI y que, para concretar, es el padre de la actual reina Isabel.
El argumento, se centra en el tartamudeo de su regia majestad. Inmenso el papel de Geoffrey Rush, como Lionel Logue. Inmensa Helena Bonham Carter, como esposa y Duquesa de York. Inmenso -los premios así lo atestiguan- Colin Firth.
Si no la hubiese visto, iría a gastarme las perras. Merece la pena, divierte y emociona, cautiva. Un buen plan, para un domingo de invierno como este. Si no fuese del glorioso, obviamente, en cuyo caso, la cita con los chicos de Pepe Mel es sagrada.

sábado, 5 de marzo de 2011

Un obrero español en Alemania

El pasado verano, tras dos décadas de trabajo duro, en una empresa a la que llegó de meritorio y, en la que había alcanzado el grado máximo, un viejo conocido de todos, decidió hacer la maleta y emprender el difícil camino de la emigración. Se fue -como no- a Alemania, la tierra a la que, muchísimos de sus compatriotas, había llegado en los años sesenta y setenta. La compañía que lo contrató, no tenía ni el prestigio ni la historia de la anterior. La ciudad que lo acogió, ni de lejos, atesoraba el glamour de la que le había servido de hogar, desde que nació. En el colmo de los colmos, tampoco la retribución mejoraba su soldada previa.
Todo esto a cualquier españolito de a pie, con el riñón cubierto de billetes, con dos vidas resueltas, como es el caso que nos ocupa, lo hubiese empujado a quedarse sentado, cómodamente, en el sillón de su salón. Pero a Él, no. A Él, todas estas circunstancias, le sirvieron de acicate, de estímulo. Por eso, hoy, me alegro de sus éxitos y hago míos sus triunfos. Hablo, para los que no lo hayan deducido, del ciudadano Gonzalez Blanco, don Raúl, flamante finalista de la Copa teutona de fútbol, con su equipo el Schalke 04.
En el ocaso de su carrera, lo que podía esperarse de un icono como el futbolista de la Colonia Marconi, era la búsqueda de un retiro dorado en un país exótico. USA, Emiratos árabes, Japón... que se yo. Creo que, en cualquiera de esos destinos, hubiese sido recibido como un héroe y, entre partido de golf y partido de golf, entre recepción y recepción, se hubiesen consumido sus días, en la seguridad de un retorno cargado de dólares. Pero, entonces, no estaríamos hablando de un tipo con un currículum que asusta.
Este tipo de personas, necesitan retos que les hagan sentirse vivos y, la perspectiva de verse, joven, lleno de energía, capaz aún, rodeado de elefantes trotones, en busca de sol, fiesta y buena vida, no le sedujo lo más mínimo. Y bien que se lo agradecemos.
Porque, Raúl, es un icono más allá de sus registros. Raúl, es el ejemplo de que, con esfuerzo, con tesón, con ánimo, todo es posible. Quien podría imaginarse que, en la televisión de nuestro país, iban a poner un partido de copa germano, en horario preferente, en directo. Quien podría imaginarse que, además, la retransmisión sentase frente a las pantallas, a más de un cuarto de millón de futboleros. Quien podría imaginarse que, el gol decisivo, lo marcase, el ex-madridista. Solo unos pocos locos, como quien firma, que nunca le perdieron la fe, nunca le perderemos la estima y, a quienes, la sola mención de su nombre, nos inspira honradez.

viernes, 4 de marzo de 2011

Ipsus rebus dictantibus

Traducido del latín, algo parecido a "las cosas hablando por sí mismas".
Y, así es. No conviene dejarse embaucar por bellas palabras, no conviene dejarse enredar en teorías absurdas. Al final, no hay mejor explicación sobre como es cada uno, que sus propias actuaciones. Por eso, que cataloguen de gobierno de progreso, lo que no ha sido si no una involución en derechos y libertades, se pongan como se pongan, lo vendan como lo vendan, lo expliquen como lo expliquen, a mi, me parece faltar a la verdad. Por eso, que para pedir el voto se tiren todo el rato, amenazando con la venida de una nueva dictadura, encarnada en un partido, el PP, que solo representa una opción más, del plural abanico de formaciones, todas democráticas, me parece, intentar confundir al personal.
Acaso, no ha sido el PSOE, el que ha prohibido los crucifijos en las escuelas, los bollos industriales en los colegios, el tabaco en los bares, los toros en Cataluña, los chiringuitos en las playas, el lenguaje sexista; en el ámbito doméstico, circular por el centro de Sevilla más de cuarenta y cinco minutos y, en el nacional, circular por encima de ciento diez kilómetros por hora, en las carreteras. Acaso no lo ha hecho, por decreto-ley, sin pasar por el Parlamento.
Imagínense, por un instante, que todas estas cositas las hubiese hecho Aznar. Imagínense a los sindicatos, a los progres de la ceja. Imagínense las manifestaciones. Imagínense las consignas lanzadas desde el grupo PRISA. Imagínenselo... Si es posible, en este mismo escenario, el de un país de más de cuatro millones de parados.
¡Uff! Da miedo.


miércoles, 2 de marzo de 2011

Dimisión

Los señores Vega y Correa -parece ser- han dimitido en sus respectivas delegaciones. Lo hacen, a falta de dos meses para las Elecciones, según ha trascendido, por no pintar nada. Al final, todo sale a la luz y, hasta ellos mismos han terminado por reconocer que, su papel en este equipo de Gobierno, ha sido el de títeres. No andaba tan descaminado este humilde junta letras, cuando denunciaba esto mismo, soportando incluso insultos personales.
Si me piden una valoración, lo único que les puedo decir es, que tarde ha sido y que no tiene relevancia. Así paga esta Roma triunfante a sus súbditos. Ponen la cara, se llevan las tortas y los premian con una preciosa patada en el trasero. A estos dos, en los Plenos de después del verano, no los íbamos a encontrar. Lo mismo, algo tiene que ver. Lo mismo, lo que nos venden como un acto de dignidad, es un salto del barco al que, la realidad así lo indica, le está entrando agua por todos lados. Para los que no lo pillen, hay un ilustre refrán hispano. Para lo que me queda en el convento y tal y tal.
Para la próxima huida, pregunten en la Casa de la Cultura donde, otra defenestrada, también está empezando a largar lo que, con pelas, ha estado muy callado: el lío monumental en ninilandia.
El caso es, que se han largado. Tampoco tienen que recoger muchos papeles porque, hacer, lo que se dice hacer, no han hecho mucho. Todos los koalas saben quien es el jefe de la tribu. Todos saben que, ni encender el ordenador se puede, si no lo ordena Superman.
¡Ay, Castilleja de mis entretelas, en qué manos estás!
Como decía aquel célebre personaje televisivo: "mañana más"...
Porque, desgraciadamente, el serial continua. Vaya si continua.


martes, 1 de marzo de 2011

La oposición son ellos

Castilleja de la Cuesta es el mundo al revés. Lo anormal, no es noticia. Lo insólito, nos pilla siempre prevenidos. Lo nunca visto, lo hemos contemplado tres o cuatro veces. Quienes no podrían pasar de conserjes en cualquier empresa, mandan. Quienes se han formado para dirigir, obedecen. Quienes tienen que hacer, impiden que se haga. Quienes tienen que evitar, ponen medios para que no sea posible. Quienes tienen que unir, dividen. Quienes tienen que defender, atacan. Quienes tienen que innovar, son los más antiguos. Quienes tienen que pensar, son los mas cortitos... Podríamos seguir, hasta que esta cuartilla virtual se agotase. Tampoco es plan.
¿Qué les quiero decir con esto? Sencillo.
En un lugar, donde el sombrerero loco podría llegar a Concejal, que quienes tienen la capacidad y el poder de decidir, culpabilicen de sus errores, a quienes solo pueden advertir y fiscalizar, es el pan nuestro de cada mañana. Y, sin embargo, muchísimos no terminamos de acostumbrarnos. A quienes denunciamos que, así, no se va más que al desastre, nos denominan opositores y, en vez de tomarnos en serio, en lugar de hacernos caso, si quiera por si acaso, se nos hace responsables de lo que era perfectamente evitable. De esta guisa, de que roben hasta las tapas de las alcantarillas, quienes tienen la culpa, son los Policías. De que, determinados trabajadores, denuncien despidos, ganen en los tribunales y nos cueste la pasta a todos los habitantes, son culpables los sindicatos. De que, la Alcaldesa que votaron los vecinos, se fuese por ser incorregible la cuestión interna, tienen la culpa los partidos contrarios, por hostigarla ejerciendo su labor. No les canso pero podría continuar, con facilidad, con la recopilación de absurdos porque, treinta años, dan para un libro aunque, para variar, por los desmanes pasados quienes pagaron fueron otros, que ni siquiera influyeron, a los que ni consultaron y que, porque es verdad, están señalados como políticos nefastos, sin haber tenido en toda su carrera, la posibilidad de decir, por aquí morena.
Por eso, tras analizar minuciosamente la situación, llego a la conclusión de que, los malos son los buenos, los ladrones, un ejemplo; el Gobierno con mayoría aplastante, es rehén de la oposición, ridículamente minoritaria; el electoralismo, no es sacar un periódico donde se cuenta, solo la verdad a medias porque nos beneficia, es manifestarse por la Seguridad; es mejor que el Alcalde sea de Bornos y no sepa quien fue Piano, ni Perona, porque, la idiosincrasia de los pueblos, no es relevante a la hora de gestionar su patrimonio; en el PSOE, están los más preparados, aunque, a la Universidad, no sepan ir ni con el GPS; los inaccesibles, son los que, hasta hacen público su número de teléfono institucional, como Tomás Arias, el de IU porque, ser accesible, es poner una Oficina de Atención Vecinal donde uno se apunta, aunque, cuando lo llamen, ni se acuerde de lo que quería hablar.
Visto lo visto, que quieren que les diga, lo mejor será que, en las próximas elecciones, puesto que es tan fastidioso, tan engorroso, tan complicado, decidir sobre quien debe llevar, dos kilómetros cuadrados de calles y casas, repletos de personas, lo que debemos hacer es, votar todos lo contrario de la otra vez. Los socialistas a Juani, Tomás o Rafael; los peperos, comunistas y ucedistas, a Manolo. Lo mismo, montándonos en el caballo por el otro lado, nos cambia la suerte y, esta maravilla a la que se llega por la Cuesta del Caracol, se transforma en una mierda tan grande como Tomares que, como todos sabrán, es infinitamente peor para vivir.