miércoles, 29 de junio de 2011

Merecemos respeto

Cierta vez, escuché decir en Onda Cero a Ferrán Monegal -a la sazón, crítico televisivo- que, igual que el zoólogo no establecía contacto con los animales, más allá del obligado visual, él, en su papel de analista de medios, no interactuaba tampoco con los personajes catódicos. Se limitaba a ponerles la vista encima, tomar nota de lo que hacían, estudiarlo y sacar conclusiones que hacía públicas. Trasladada esta teoría a nuestra querida Villa, los blogueros, seríamos unos meros observadores con moleskine. Los políticos y personajes satélites, la fauna que miramos.
En algún instante de este curioso experimento los bichos, abandonaron su papel y evolucionaron lo suficiente, como para darse cuenta que, podía colarse información tóxica en la libreta, alterando el informe final y la percepción del público sobre las diferentes especies.
Esta actitud tan bastarda, tan malévola, tan manipuladora, al principio era graciosa pero, con el paso de los meses, ha comenzado a ser un verdadero problema y la prueba evidente, de la clase de mequetrefes que tenemos en los diferentes partidos locales. No solo han demostrado no saber hacer la vocal redonda con un turulo. No solo han dejado claro que, trabajar, les gusta menos que al padre de los Simpsons. Lo peor es como aprovechan las buenas intenciones de vecinos hastiados y su esfuerzo desinteresado.
Hacer elmaravillosomundodemiguel me quita mucho tiempo. Por poner mi firma bajo cada escrito, he pasado a ser un apestado del poder con lo que ello conlleva, en cuanto a resta de oportunidades. Vivo sorteando problemas legales. La única satisfacción que me da, es la de saberme parte de un movimiento que pide un cambio y, que lo está haciendo rebelándose a un destino pre-fijado, donde una minoría se pega la vida padre, a costa de una mayoría que tiene que conformarse -cuando hay- con las sobras.
Esta felonía se ha cobrado su primera víctima. Harto de que usen su casa para colar mensajes, Rafael Baena, un tipo que merece mucho la pena, ha decidido tapiar la puerta y mandar, al pueblo ese de Madrid que ustedes saben, donde se va a lo que rima con su nombre, a una colección de caricatos que, en algún momento, ha tenido que pensar que, quienes nos estamos dejando los dedos en el ordenador, somos gilipollas.
El menda no va a hacer lo mismo. Me voy a quedar, pero con el trabuco de cazar vainas al pie de la mecedora. Lo tengo cargado y estoy deseando empezar a disparar. Tengo la certeza, tengo el convencimiento, que en menos que ha tardado el Hércules en bajar, alguno se lleva un perdigonazo. Luego, el malo será este humilde junta letras. Avisados quedan.

martes, 28 de junio de 2011

Cerrando el Caso Moya

Tienen razón todos los que me indican que, el Caso Moya, empieza a ser un latazo de proporciones considerables. Tienen razón y, por eso, esta será la última vez que les hable de este conflicto que, siendo rigurosos, le ha venido fenomenalmente a toda la tropa ni-ni porque, durante más días de la cuenta, han podido respirar tranquilos, felices, contentos pues, el foco, estaba puesto sobre los problemas de otros. Por una vez en meses, sus cuitas no eran noticia.
Esta tarde, a petición de Manolo -el interesado- se ha producido una reunión en su domicilio, entre él y servidor. Como lo cortés no quita lo valiente, el menda se ha plantado allí, con expectación y curiosidad. Su versión la conocen sobradamente. Mi impresión, también. Me ha hablado, en este orden, del incidente del Horno y de su experiencia en el Partido Popular. Manejo, como le he hecho saber, las dos historias. Creo, además, que soy de los pocos que ha podido conversar con Juana Rodríguez y con este señor, sobre el lío obviamente. Son muy diferentes las mismas y, como señalé la primera vez que escribí sobre el particular, no voy a entrar a valorar quien tiene razón. Su decisión, sí.
Le he hecho saber lo que en esta negra página se escribe en blanco. Le he reiterado que, el paso, no me parece correcto. Le he insistido en que presente la dimisión. Le he señalado que, con su salida, quien pierde no está claro pero, quien gana (las huestes socialistas) sí.
Este empresario, un triunfador quede claro, me ha comunicado que, mi parecer, es compartido por familiares y allegados suyos. Solo quería hacer cosas por Castilleja de la Cuesta y, en el breve lapso de tiempo que ha estado, en el sitio donde se toman las grandes decisiones, ha comprobado que, el interés, la mentira y la demagogia, son los valores con que se mueve el cotarro. Me quedo con dos documentos que, con orgullo me ha mostrado. Uno, un acta notarial donde se compromete, a donar todo el dinero que le corresponda de nuestro Ayuntamiento a Cáritas. Dos, la propuesta que piensa llevar al próximo Pleno. Si hay interés en ahorrar, si de verdad no se entra en política por pasta, todos y cuando digo todos, es todos, tendrían que votar sí. Me huele que se queda solo con la mano levantada, cuando llegue el instante.
Si quieren, por concluir, mi valoración, he de decir que, a Manuel Sánchez Moya, lo vamos a ver poco por el Salón de Plenos después del Verano. En breve tendremos, otra vez, igualados a PSOE y PP. Que se prepare la novena de la lista de los de la gaviota, que le va a tocar jurar.

domingo, 26 de junio de 2011

Club de fans de "er Moya"

Siete días, siete, ha tenido que dejar pasar, un tío encantado de conocerse a si mismo, un triunfador, Manuel Sánchez, coloquialmente conocido como "er Moya", para dar una explicación de su traumática salida de las filas del Partido Popular, una agrupación en la que nunca llegó a militar y a la que, en el colmo de la soberbia, pretendió agarrar por los cojones. Porque, simplificando y llamando a las cosas por su nombre, esa es la única manera que hay de catalogar lo que, un independiente, quiso hacer con una formación que, gustará más o gustará menos, tiene una manera de hacer las cosas, con unos procedimientos, unos mecanismos, un funcionamiento en definitiva, que es lo que, este hombre sediento de un protagonismo que, finalmente, ha conseguido tener, no ha querido aceptar. Igual, por otra parte, que el Partido Socialista Obrero Español, con su Presidente, su Ejecutiva y sus afiliados. Igual, del mismo modo, que Izquierda Unida con sus líderes y su Asamblea. Los grandes mastodontes políticos tienen unos códigos que, por resumir, hay que conocer, comprender y acatar. A esto es a lo que se denomina aparatos y, en breve, les contaré en que estado están los demás aparatos. Hoy no. Hoy, vamos a hablar -no queda otra, manda la actualidad- del caso de "er Moya" (sin premio) que da su versión, en el blog de mi amigo Rafael Baena, que le presta un foro destacado, el mejor de todos los que tratan de lo que acontece en nuestra Corte.
Yo, sigo estando disponible aunque, tengo claro, no le interesa recoger el guante que le lancé. Lo tengo claro por este tiro que indica, de donde venían los comentarios que llevo días leyendo en el buzón, de esta negra página que pocos afirman leer. Él por ejemplo... y miren ustedes por donde. Transcribo textualmente, entiendo que habla por boca de "er Moya":
"Se siente molesto por la campaña de difamación que hacia su persona se está desarrollando en internet. Los comentarios que ha podido leer no le dejan lugar a dudas que quienes escriben lo hacen, o bien por desconocimiento de su persona, o bien instigados por alguien que quiere hundir su reputación".
Don Manuel, con perdón, quien no tiene ni idea de como es este humilde junta letras es usted. A mi no me dicta nadie y, el concepto difamar creo, pese a no ser un experto en leyes, le viene grande no, grandísimo, a lo que se ha hecho de su persona en este sitio virtual. Claro que, si el abogado que se ha buscado para que le asesore, es quien veo, le sirve de representante, no me extraña nada. Entre el leguleyo y el gusano grande con gafas, va usted a-vi-a-do.
El texto, resume una charla donde, para variar, no se presenta ninguna propuesta para Castilleja de la Cuesta. Son obvios los motivos. No las tiene. Este caballero, magnífico profesional, eso no hay que dudarlo, no sabe que es lo que necesita nuestra población porque, su contacto con la realidad local, es cero o ninguno, lo que prefieran. Me juego un café y no lo pierdo, que "er Moya" no sabe en qué categoría juega el Castilleja C.F., ni ha hablado jamás con ningún directivo del Nueva Sevilla; no sabe cuantos colegios públicos tenemos, ni cual tiene comedor y aula matinal; no ha hablado con ningún preboste de la Policía Local para saber cuales son sus problemas; no sabe como se va al Parque Verde; no había ido al Centro Cívico hasta el momento en que tomó posesión del acta; no sabe que hacer para mejorar el mercadillo; no sabe cuantos autobuses y con que frecuencia, nos llevan a los diferentes puntos geográficos con los que estamos unidos... Ahí lo dejo.
El modelo de "er Moya", es su amiga Carmen Tovar. Textual, otra vez:
"Ha sentido la marcha de la política castillejana (de la hoy Delegada de la Junta en Sevilla) y más de la forma en que ocurrió todo". ¡Coño! La forma es idéntica a la que ha usado usted. ¿Le traiciona el subconsciente? Por cierto, quiera Dios no nos vuelva a gobernar y, ya puestos, quiera también el Santísimo, no lo haga usted porque, si esta señora, en su opinión, fue una buena gestora, a-pa-ga y vá-mo-nos. Le supongo informado de los casi mil kilitos debe el Consistorio. Claro que, ahora que discurro, seis milloncejos de euros, para usted, tiene que ser calderilla.
Aún así, decide dar el paso al frente, convencido de la necesidad de quitar al PSOE. Un poco incoherente, pero en fin. Para ello, afirma haber ofrecido ayuda desinteresada. Afirma haberse ofrecido a ir el último. Eso sí, varias líneas después, describe el momento de confeccionar las listas, su pregunta de quien va a ir en los primeros sitios y como, cuando le dio los nombres se lo pensó... pero aceptó (imagino que por compromiso porque, del veinte al cinco, van quince). Nos sigue hablando de los problemas a la hora de confeccionar las mismas (las demás siglas que concurrieron, las hicieron sin discusión y en el tiempo que se tarda en freír un huevo, como es público y notorio). Nos detalla el cargo que iba a ocupar y como, para avanzar, había planteado un calendario de reuniones a las que, él y solo él, podía asistir. Ni compañeros, ni militantes de los de la gaviota, ni, por supuestísimo, la candidata. ¿Esa quien es? ¿Esa que pinta? Hay o no hay afán de protagonismo, de notoriedad, de destacar, de volar por libre. Él solo se delata. Son amigos íntimos los que voy a tocar, hace notar. Compadreo sin tener si quiera la Delegación.
Termina la charla, hablando de las ídem. Es de lógica, querido Concejal no adscrito, que de lo que se decida en reuniones internas, internas recalco, no se hable con los comunistas, ni con un peso pesado del socialismo autóctono como es la citada ex- Alcaldesa. Entiendo que, se da por supuesto que, de lo personal, puede hablar con quien le plazca. Usted también pero, lo fácil, es agarrar el rábano por las hojas y quedarse con la literalidad de una frase. De todos modos, poco caso hizo porque, conversaciones, ha tenido usted unas cuantas, antes y después de la cita con las urnas con Tomás Arias que, entre pocas ganas que tenía de pactar con los de derecha y sus historietas, ha encontrado la coartada perfecta.
Este es "er Moya". El nota a quien quiere hacernos ver, una clac que, en los blogs, se está cubriendo de gloria, dejando apuntes que pueden terminar en los juzgados, se ha merendado una Juana Rodríguez que, primero era una inútil, luego la que iba a fracasar el 22-M, más tarde la que no debía ser Alcaldesa, después la que se va a hacer millonaria en Diputación y, ahora, la que se carga a todo aquel que se pone a su lado.
Pregunto: ¿los cadáveres políticos quedan tan muertos como los deja esta criatura? Porque, como los de verdad estén tan vivos como los de esta, los cementerios tienen que ser una fiesta.

jueves, 23 de junio de 2011

Más mentiras en El Correo

Reaparece en El Correo de hoy, el nefasto personaje que, desgraciadamente, rige nuestra Villa. Manolo Benítez, al que muchos hacían confeccionando con un retal de tela marrón, un hábito de monje franciscano, para pasar escondido los próximos cuatro años, sale del convento en el que tenía plaza concedida, coincidiendo con el incendio en las filas peperas, para dar una entrevista a la taquígrafa amiga (me niego a llamarla periodista) A. Villar.
No quiero privarlos de la lectura de la misma pero, la verdad, si no tienen tiempo para hacerlo, tampoco se pierden nada pues, para variar, incide en las mismas chorradas habituales que, como sabrán, a fuerza de repetirlas, pretende conseguir nos creamos. A saber:
  • Estamos en negociaciones para soterrar la A-49 (ahora solo una parte) a su paso por Castilleja de la Cuesta... Esta pamplina es más cansina que el teleférico del Alcalde de Tomares. Aún así, habrá tontos que se la crean y todo.
  • Estamos en negociaciones para remodelar los accesos de IKEA y Airesur... Miedo me da, si la misma la llevan Superman y la del Mistol. ¿Dejarán de atascarse mis nietos en esa entrada del pueblo alguna vez?
  • Estamos en negociaciones para convertir el geriátrico de NISA en público. Cuando lo logremos, habremos creado treinta y cinco puestos de trabajo... ¡Como en el Centro Asistencial de la Hermandad de Triana, como en la tienda de los muebles planos, como en la galería comercial cuyo logotipo es una nube, como en el Hospital privado de la Avenida Plácido Fernández Viagas! No entiendo como quedan parados en la otrora capital del Aljarafe. Se colocarán los amigos e hijos de... si acaso.
  • Hemos tenido un resultado electoral malo, por culpa del poder de los medios de comunicación de derechas que han engañado a la gente... Ahora que caigo, en El gato al agua pidieron el voto para Juani ¿O era en Veo 7? La auto crítica, como ven, ni está ni se la espera.
En fin, que como cantaba Julio Iglesias, la vida sigue igual pero no se preocupen, esto lo arregla el tal Moya con su dinero. San Manuel Sánchez Moya, ¡beatificación ya!

lunes, 20 de junio de 2011

Mercado persa

Hoy lunes, como en los días finales de la pasada semana, continuaran las reuniones entre los diferentes grupos políticos. Habrá que ampliar el escenario porque, el edil no adscrito, se suma a las mismas pues, su voto, puede tener su importancia. Por aquí iban los tiros, queridos lectores, en lo tocante a su salida de las filas de la gaviota. Quedándose junto a Juana, Roque, Rafael y compañía, su papel iba a ser el de mero levanta manos y, a un tío con tanta auto estima y tan alto concepto de su persona, el papel de simple Concejal no le gustaba nada. Quería más y a fe que lo ha conseguido. Ahora ya puede hacer causa común con Tomás Arias, el tipo que lo tiene fascinado y que ha sabido llevárselo al huerto. ¿Pactos, consenso, independencia? Me da la risa. Compadreo y afán de notoriedad, más bien. Demagógicos usos que, habría que ver como sentaban en la propia casa.
A día de hoy, tiremos de tópico, la situación es esta:
Los socialistas, cuyo equipo negociador encabeza el jardinero hooligan, solicitan cuatro liberados. Él mismo, Superman, la novia de Don Limpio y, ¡chan-ta-ta-chan! Inmaculada Oliver. A cambio, ofrecen aumentar las asignaciones por representación y concejal electo. El Partido Popular, sabedor de que, un Ayuntamiento no puede funcionar sin gente con exclusividad, llega solo a tres. Quiten a la que sigue a la musiquita circense y tienen los nombres. En el resto tiene poco que decir porque, en honor a la verdad, salvo saliendo adelante la propuesta de Izquierda Unida, cosa que, desde ya, señalo es imposible, mejora su retribución ostensiblemente, como corresponde a su magnífico resultado electoral y a los usos y costumbres de la Casa Grande de la Villa.
¿En qué ha cambiado el asunto?
Muy sencillo. Sumen. Ocho del PSOE y uno no adscrito son... ¡bingo! Nueve. Ya pueden oponerse todo lo que quieran comunistas y peperos que, con los números en la mano, son minoría.
¿Significa esto que el Señor Sánchez Moya, va a votar favorablemente a los intereses de quienes nos han gobernado y van a seguir haciéndolo?
No lo sabemos pues sigue callado pero, viendo como ha terminado con quienes concurrió a los comicios, no puede descartarse como hipótesis. Tampoco tendría que hacerlo. Con abstenerse, dejaría igualados a PP e IU por un lado (si votasen juntos en este tema) y a los del puño y la rosa, por el otro. Ahí, quien decidiría sería el Alcalde, con su voto de calidad. Si amen de hacerlo él, lo hace el otro "independiente", los ni-nis se habrían salido con la suya y, en poco más de un mes, las promesas de cambio... se habrían ido a hacer lo que rima con Parla
¡Curioso, eh! Lo sería si no estuviesen hablando de dinero. Su dinero y el mío. Nuestro dinero. El dinero de todos. Dinero de un consistorio que debe casi mil kilitos de las antiguas pesetas.
Como para no indignarse y escribir con rabia. ¿Qué haga el menda auto crítica? ¿Qué escriba con responsabilidad? ¿Qué me calle? Y que no se le haya ocurrido a nadie en España, exportar tontos y tontas, cuando los criamos a manojos.

domingo, 19 de junio de 2011

Algunos apuntes sobre la dimisión de Manuel Sánchez Moya

Con solo un Pleno, solo seis días después de tomar posesión y con toda la legislatura por delante, el Concejal independiente del Partido Popular, Manuel Sánchez Moya, ha decidido salir de la formación que lo cobijó en la campaña electoral y pasar a ser edil no adscrito. De todas las renuncias, dimisiones y espantás que nos quedan por ver, sin duda, esta será la más curiosa porque, la motivación de la misma, ni es económica, ni tiene que ver con la ideología. Este señor, reconocido empresario del sector sanitario, con una trayectoria profesional larga y triunfante, se va, según deslizan sus allegados, por diferencias irreconciliables con la candidata pepera, Juana Rodríguez Goncet. Según explican en la sede de los de la gaviota, por una serie de imposiciones no correspondidas, entre ellas, forzar dimisiones en las filas propias, para dejar paso a un afín, el número diez de la lista Francisco José Sánchez Limón, hasta la bancada del Salón, donde se debaten los grandes asuntos de la vida local.
Sin entrar a valorar quien pueda o no tener razón, son discutibles las formas y la oportunidad. Entiendo que, cuando uno acepta concurrir a las elecciones con un grupo, el que sea, lo hace siendo afín a la marca, tras informarse, conociendo la realidad interna y consciente de que, el acta, se obtiene no para fines privados (ignoro si es el caso), si no para hacer cumplir el programa que, imagino -porque si no es para tirarse de los pelos- conocerá.
No estaría de más, diese públicas explicaciones de que pretende en lo sucesivo. Sería lo lógico en alguien que es, hoy por hoy, un servidor público y que está puesto ahí, para velar por los intereses de un electorado que, depositando su voto, consideró que era lo más cercano a sus ideales y modelo de pueblo.
Por cierto, como para conocer hay que indagar, indagando indagando, he llegado a la conclusión de que, a esto precisamente, es a lo que se refería el líder de I.U., Tomás Arias, cuando descartaba pactar con ninguno de los mayoritarios porque, internamente, en ambos lados había más lío, que en Granada para decidir quien tira los penaltis. Si a la derecha (aunque saben que no me gusta esta diferenciación) este era el punto de discordia, a la izquierda, ¿quién o quienes serán los que están con la maleta cerrada para abandonar la Casa Grande? ¿lo harán para dejar paso a otros compañeros o volverán a desequilibrar la complicada aritmética resultante del veintidós eme? ¿terminaremos estos cuatro años con diecisiete grupúsculos minoritarios y todo quisque votando lo que le salga de la entrepierna?
Si es así, con perdón, pobre Castilleja de la Cuesta. Que uno sepa, la anarquía es la antesala del caos.

miércoles, 15 de junio de 2011

Un acuerdo con trampa

Mi abuela que en paz descanse, decía una frase que no se me va a olvidar jamás. Decía que, conocía personas hartas de comer, hartas de dormir, hartas de sufrir, hartas de padecer, hartas de pasárselo bien pero que, en los años que tenía (falleció con ochenta y nueve, va para dos), jamás había conocido a nadie harto de tener dinero. El dinero es necesario e innecesario; es importante y secundario; es un lujo y un problema. Por dinero riñen las parejas, discuten las familias y se rompen amistades. El dinero arregla y estropea. Todo eso y muchísimas cosas más, es el dinero. Por completar, cuando de dinero se habla, hay que ser muy riguroso. Cuando se habla del dinero de los demás, muy comprensivo. Cuando se habla del dinero de todos, hay que ser escrupuloso hasta límites obscenos.
A que viene esta larga introducción. Muy sencillo. Viene, a la polémica que empieza a armarse, a cuenta del taco, de la pasta, de los talegos, que van a repartirse los diferentes grupos políticos con representación municipal. Recuerdo, procedente de la Hacienda local esto es, de todos.
Actualmente y los pongo en antecedente, fruto de lo que dictaron las urnas en las últimas Elecciones (año 2007), Izquierda Unida recibía dos cientos cincuenta euros por su único concejal y cien más, para el grupo municipal, para un total de trescientos cincuenta. El P.P. mil euros ( a dos cientos cincuenta por cada uno de sus cuatro concejales), más cien para el grupo. El PSOE, tres mil euros (a dos cientos cincuenta por cada uno de sus doce concejales), más cien por asignación. Totales finales para ambos: mil cien y tres mil cien, respectivamente.
Que tengamos políticos en Castilleja de la Cuesta, así, sumando, nos cuesta la escalofriante cifra de cuatro mil quinientos cincuenta euros mensuales. Brutal, ¿verdad? Pues, todavía hay quien dice que soy un payaso, un sinvergüenza, un canalla... por hablar de tipos a los que mantengo, pago sus magníficos modos de vida y que no valen ni para estar escondidos, o al menos, no lo están demostrando pues solo hay que ver nuestro pueblo y los que lo rodean.
La cuestión es, que en el próximo Pleno que, pese a Tomás, a Juana y a sus nueve Concejales, se va a celebrar, otra vez, por la mañana, para que vean la voluntad de dialogar y alcanzar acuerdos que tiene el nota que es Alcalde, se va a debatir esto y, claro, Izquierda Unida, que hizo hincapié en la sesión constituyente, en la necesidad de bajar esta mareante sangría de billetitos verdes, amarillos, marrones y morados, tiene una propuesta que, es buena, no vamos a negarlo, porque supone un ahorro considerable, pero que tiene truco y, como a mi no me gustan los trileros, no me gustan las medias verdades y no me gustan los engaños, se la desmenuzo y doy mi opinión, porque para eso sale de mi lomo, en forma de tributos, tasas, multas e impuestos.
Lo que proponen los comunistas es, dar quinientos euros como asignación fija, a las tres agrupaciones con representación en el Pleno. Quinientos para ellos, quinientos para los de la gaviota y quinientos para los del puño y la rosa. Así, los ocho de la bancada azul y los ocho de la bancada roja, saldrían a sesenta y dos con cinco por escaño. El único asiento de ellos, reportaría quinientos pavos a su partido. Los que tienen el máximo número de representantes, recortarían su aporte en seiscientos euros Juana, Roque, Rafael y compañía y, en dos mil seiscientos, Benítez, Anguas, Herrera y resto de tropa. El minoritario, por contra, aumentaría en ciento cincuenta.
Así se escribe la Historia. Así también el menda propone: Que se recorten los demás, que la austeridad llegue al resto de filas, que la crisis la paguen ellos. Sí señor, arriba parias de la tierra, en pie famélica legión y tal y tal. No pide que bajemos lo que supone cada tipo de los diecisiete. No, eso no. Eso no conviene que somos comunistas pero no tontos. Vayamos a lo gordo y así cuela lo nuestro.
¿Como no van a decir no a esto, dieciséis de los diecisiete capitulares? ¿Como no van a levantarse de la reunión previa unos, los de la Calle Convento y declinar su asistencia los otros, los de la Calle Jesús del Gran Poder?
Tomás Arias, las trampas para cazar conejos. Aquí tenemos mucha mili y de golfadas estamos hartitos. Proponga mejor, bajar por concejal a tanto y punto.
¿O no interesa?

martes, 14 de junio de 2011

En Guillena se han cansado de señoritos

Pueden leerlo en cualquier diario de tirada local. En Guillena, alrededor de una centena de parados, se ha cansado de mamoneos baratos y ha tirado por la calle de en medio. Hartos de ver como su Ayuntamiento, como no, gobernado por un socialista, contrata siempre a los mismos, discriminando parece ser, por razones ideológicas, se han encerrado en el Salón de Plenos. Lo hacen para reivindicar un reparto más justo del tajo. Lo hacen para terminar con una práctica que aquí, en nuestra Castilleja de la Cuesta, conocemos sobradamente.
Esto, ahora que se ha puesto de moda revisar el pasado, no es un invento del PSOE, todo hay que decirlo. Se llama caciquismo y era, en tiempos pretéritos, propio de señoritos, grupúsculo social que, según cuentan los paniaguados del régimen, compone el actual Partido Popular. Así que, una de dos, o se han quedado fuera algunos de las siglas de la gaviota o, y me inclino más por esta opción, los señoritos están ahora también, en las filas del partido que fundó Pablo Iglesias.
Luego, venderemos la burra habitual de izquierda buena- derecha mala cuando, la realidad es, que la gestión solo puede catalogarse como correcta o incorrecta, sin distinción entre uno y otro lado, lados que, por otra parte, si quieren saber mi modesta opinión, ya hace mucho que pasaron a mejor vida, como manera de diferenciar las opciones políticas.
Lo mismo, más pronto que tarde, nos desayunamos una buena mañana, con una acción de este tipo en nuestra Villa. Si tal cosa acaeciese, merecido y bien, lo tendrían quienes nos gobiernan, por jugar con el pan de los vecinos.

lunes, 13 de junio de 2011

Carta abierta a Juan Manuel Anguas

Señor Anguas:

Usted y yo no somos amigos por mucho que, en alguna etapa pretérita de nuestra existencia, producto quizá de mantener amistades comunes, nos hayamos visto más veces de las normales. A mis amigos los suelo elegir con más tino, aunque algunas veces también me equivoque.
Con usted, por ejemplo, estuve a punto de hacerlo. Le di mi confianza. Lo puse al tanto de algunos aspectos personales y familiares. Me sincere y, a cambio, lo que obtuve fue frialdad, distancia e incomodidad por hacerlo depositario de problemas que, al cabo, nada le interesaban, como el tiempo, que es el juez inexorable que tiene la vida, ha terminado por demostrarme.

Quiero pensar que, por esa afinidad no completada, usted, haya podido deducir que, ambos, somos si quiera conocidos. Para mi, su persona no significa nada como, repetidamente, he podido comprobar cuando la situación ha sido a la inversa.

La amistad es un concepto al que tengo una estima tan alta que, a quien brindo la mía, lo hago de mi familia, concediéndole derechos que, a gente a quien se encuentra en la calle, usualmente no se suelen otorgar. A un amigo, siempre le tengo un plato en la mesa, una cama donde dormir y un abrazo reservado. A un amigo, le doy con las llaves de mi corazón las de todas mis posesiones materiales. A un amigo, le tengo abierto el teléfono las veinticuatro horas del día, todos los días del año. A un amigo, lo sigo al infierno. Con usted, no iría ni a la vuelta de la esquina porque, desafortunadamente, he podido constatar que no es de fiar.

Por eso, su empeño en saludarme, en iniciar conversaciones conmigo, en mantener unas formas que ambos sabemos, son solo apariencias de cara a la galería, porque ni usted me traga a mi, ni yo lo soporto, solo puedo tomármelas, como una muestra más de lo elevado que cree que está su pedestal, con respecto a la posición que ocupa este humilde ciudadano. Solo puedo tomármelas, como las recalcitrantes muestras, de una fallida interpretación de lo que la educación supone.

La educación no es sonreír y apretar una mano, cuando luego se va a hacer todo lo posible por fastidiar a quien se ha hecho destinatario de esos gestos de supuesto cariño. La educación no es pronunciar un hola, un como te va, un qué tal, a quien te importa un pimiento. La educación no es eso. Eso es impostura y es muy cómodo, cuando quien tiene las mejores cartas en la partida es uno.

Esto es largo y me he dado cuenta que soy paciente. Siempre no va a estar usted, según su torticera interpretación, arriba y servidor, en su criterio que no en el mío, abajo. He visto Alcaldes, que no podían avanzar sin que se los comieran a piropos, arrinconados en la barra de un bar sin que, quienes pocas hojas de almanaque antes lo elevaban a los altares, le dirigiesen si quiera una triste mirada. Se que usted va a pasar por eso. Lo sé porque lo he vivido, no una, si no dos veces y, como conozco el paño, en la convocatoria de despreciados, los siguientes son usted, ese al que le dieron el sábado el bastón de la capital de mi maravillosomundo y una tipa que, a fuerza de que le digan que es lista y está preparada, se lo ha tenido que terminar creyendo.

Hasta ese momento, le rogaría si usted tiene a bien, se abstenga de montar circos como el de hace dos días, en el que dejo, deliberadamente, su mano extendida frente a mi pecho, pretendiendo recibir algo que no fuese lo que, eso si que son valores, respeto y categoría, usted lleva mereciendo tiempo sin que se lo de, ni lo vaya a hacer jamás.

Sin otro particular, se despide José Miguel Navarro. Obviamente no para lo que quiera mandar que ese honor, me va a consentir, siga estando reservado a quienes de verdad me importan, entre los que usted, no está, ni va a estar jamás.

domingo, 12 de junio de 2011

Un Alcalde, una vara, una actitud

Si no lo han visto les presto mis ojos: agarró la vara de mando con firmeza y, como se exhibe un trofeo futbolístico, lo ofreció a su afición con chulería, con soberbia, con altivez. Su cara lo decía todo. Esto es lo que hay, aquí manda el tío. Eso sí, solo al lateral del patio de butacas, donde se amontonaban los fanáticos del régimen. Muchos paniaguados, muchos come ollas con carné del PSOE, muchos bien colocados en un pueblo, donde colocarse es una suerte y hacerlo bien, un lujo. Sobre todo, cuando las oes y los canutos, no se ejecutan ni medio que. Lo hizo desde el escenario donde se había constituido nuestra Corporación para los próximos cuatro años. Lo hizo como si hubiese obtenido la más rotunda de las victorias. Lo hizo, despreciando la tozuda realidad. Ocho a ocho y Tomás Arias como juez.




La escena, perdón por irrumpir sin preámbulo alguno, ha sucedido en el Centro Cívico de la barriada de Nueva Sevilla, esta mañana, pasados unos treinta minutos de las diez y la ha protagonizado Manuel Benítez, en principio, Alcalde de nuestra Villa. Digo en principio porque, viendo como alguno de los que han depositado la papeleta con su nombre en la urna, mostraban previamente el contenido de la misma, a quien tanto deben porque sin él, no son nada, no es descabellado pensar que, como sucedió con Carmen Tovar, a este señor, pueden quedarle pocos Plenos. En el socialismo local, la traición viene precedida de la palmada en la espalda, la complicidad y una falsa sonrisa profidén.




Antes, se había compuesto una mesa con Secretario y electos de mayor y menor edad. Uno del PP y otra del PSOE respectivamente. Después se entregaron las medallas y, en medio, se produjo la jura. Simbólico asimismo, el diferente matiz con que se colocaba, por parte de quien, aún, no ha formado gobierno, las mismas a los dieciséis restantes ediles. Abrazos y besos a los propios. Desdén y distancia a los ajenos. Luego, en su discurso, tuvo la desfachatez de reclamar consenso para llegar a acuerdos y hacer avanzar nuestra Castilleja de la Cuesta. Desde luego, conociendo al personaje, su despotismo, sus maneras, no es extraña esta actitud. Los míos son los buenos; los demás, la reencarnación de Franco. Veremos si se presenta con esa prepotencia, cuando le toque responder por las dos denuncias que tiene puestas.




El acto, finalizó con los discursos de rigor.




IU defendiendo la necesidad del cambio aunque, a la hora de autos, no haya dado el paso final para que se produjese por prejuicios ideológicos que, en otros pueblos, uno de los cuales ha sido Alcalá de los Gazules, templo del puño y la rosa por antonomasia, no han condicionado el apoyo al partido de la gaviota, para terminar con la dictadura encubierta de quienes se dicen obreros y españoles.




Juana Rodríguez bien y eso que, según se encargan de airear, los voceros y voceras de la agrupación del miedo, la oratoria no es su fuerte. Tampoco lo era hacer política y ya ven, de mil y pico votos, ha elevado el techo de su gente a más de tres mil. Los mismos señalan que sería una pésima mandamás. Bendecida queda por tan desatinados videntes.




Los de la Calle Jesús del Gran Poder, los de las revistas lame entrepiernas, los de los actos en Robles, los de las lágrimas de limpiadoras metidas a gestoras, en su línea. Lo que se haga, lo haremos nosotros y lo que no, será por culpa de los demás. Si no se hace será malo para todos y si se hace, nuestra fue la ejecución. Caricaturesco el momento lloro que pedía el Sin ti no soy nada de Amaral.




Hasta aquí los hechos, desde mi prisma. Hasta aquí, opinión sobre la investidura, habrá quien no lo haya visto así y como estamos en Democracia, servidor lo respeta.




Ha habido previa, como en las corridas de la Plaza de Sevilla.




En una cafetería que se encuentra tras el edificio en cuestión, han coincidido muchísimos de los miembros de las candidaturas. El menda también ha tomado café allí. Con un amigo, Roque Arana... con sus futuros compañeros de bancada, los peperos. Con quien me ha dado la gana, por ser fino.




¿Por qué doy esta explicación? Simple. Mi llegada ha sido recibida con miradas de rencor, con comentarios despectivos en voz baja, con odio. Visado de los de Pablo Iglesias, como denominador común. Eran muchos de los que luego, han prometido el cargo y respetar la Constitución. La parte de la Libertad de expresión, habrá que explicársela. Aclaro que me da igual. No los temo porque no son nadie por separado y juntos... lo llevan demostrando unos añitos. Este humilde junta letras, lleva un tiempo reuniéndose con uno de ellos y recibiendo interioridades de la preocupada casa roja y, los demás, todavía no se han enterado. La inteligencia brilla por su ausencia, tirando de tópico. Se que me culpabilizan de la derrota. Se que no saben como meterle mano, al problema de los blogs. Se que, algunos, quieren fumar la pipa de la paz.


Ahorraos el camino. En mi puerta, para gente de vuestra calaña, está puesto el cartel de no molestar. Lo mejor que podéis hacer, es ir dimitiendo, pero de verdad, no como los dos últimos que se creerán que han engañado a alguien. Señores Vega y Correa, por hablar claro. Lo mismo, sin tanto bulto sospechoso arrimado al perol calentito, se regenera de una vez el socialismo. Falta le hace porque, lo que ha quedado en su versión local, no es que a mi me parezca lamentable. Es que lo es.








martes, 7 de junio de 2011

Midnight in Paris

A quien le gusta el cine, le gusta Woody Allen. A quien le gustan las historias divertidas, hilarantes, disparatadas, le gusta Woody Allen. A quien le gusta la Cultura, le gusta Woody Allen. Así de contundente. Así de seguro. Así de claro. Porque Woody Allen nunca pasará de moda y siempre será in.
El neoyorquino, contador de sucesos inverosímiles, es uno de mis directores fetiche. Estrena y corro a la sala. Nunca defrauda, siempre sorprende. Es una elección segura. Es como el buen vino que mientras más bebes, más quisieras que durase la botella.
Por cierto, antes de contarles más, quisiese recomendar el visionado a una lectora especial. A nuestra amiga Trini, esposa del desenterrador oficial de legajos, actas, crónicas y documentos varios de nuestra Villa. Trini, monta en el coche a Juan y lo llevas a verla. Ya le gustaría a nuestro Historiador, fuese tan simple investigar el pasado. Me acordé de Él, en cuanto comenzó la trama a enredarse. Siento no poder ser más concreto, destriparía el argumento.
Midnight in París, está protagonizada por Owen Wilson, el de Dos tontos muy tontos. Le secundan Rachel Mc Adams y la inconmensurable Kathy Bates. El primero, interpreta a Giles; la segunda (que no es el sitio donde jugaba el Betis) hace de Ines y, la tercera, es Gert. También aparecen por ahí, Adrian Brody y la Primera Dama gabacha, Carla Bruni. Menos mal que la cinta no se llama Medianoche en Madrid. ¿Se imaginan a Sonsoles Espinosa trabajando con el señor Allen? ¿Se imaginan el choteo de los del gato en Intereconomía?
¿De qué va? Resumiendo: Una pareja de enamorados visitan la ciudad del Sena, acompañados de los padres de la novia. El es un escritor soñador, apasionado modernista e idealista. Ella, una práctica yankee que intenta cambiar al chico. Una noche se separan y... mejor van y lo ven ustedes mismos. Los tengo que dejar. Se acaban de poner a llorar dos bebés y, como sabrán, eso significa que se ha acabado lo que se daba. Hasta mejor ver.




lunes, 6 de junio de 2011

El Rey de Francia es español

Igual que los Borbones -de origen francés- reinan en España, en Francia, por mucha República que haya, quien se sienta en el trono es un españolito de Mallorca, vecino de Manacor por más señas. Se llama Rafael, como el célebre artista italiano, aunque ni pinta, ni diseña, ni modela. Juega al tenis, como los ángeles (si en el cielo hay raquetas) tengo que añadir.
Cada año, cuando llega la caló, va el monarca Nadal Parera a su palacio, con rojos jardines de tierra sin flor alguna, a ponerse su corona, a demostrar quien manda, a dejar claro que aquellos, por más pretendientes que traigan, por más conspiraciones que urdan, son sus dominios. Le da lo mismo jugar siempre con el público en contra. Le es indiferente que le piten. Al número uno mundial, al ganador de diez grandes, al vencedor de tres Davis, al Oro Olímpico, cuando la ciudad del Sena proclama al mundo, el inicio de su Open, la competitividad le estalla en la sesera y siente la necesidad de chillar, de gritar, que en las pistas de Roland Garros, la única cabeza que puede exhibir corona es la suya.
Así ha sucedido seis veces y, por eso hoy, nadie en el universo puede decir que ha alzado más veces la Copa de los mosqueteros. Así ha concluido la fiesta, cada vez que en la final del domingo, ha salido la fiera por la bocana del túnel de vestuarios.
Entiendo la frustración gabacha, ante la tiranía de un veinteañero que ha decidido empacharlos de bandera roja y gualda, hacer que oigan por narices nuestro himno y levantarse a aplaudir a quien, en su subconsciente, no es más que una rata de allende los Pirineos, como Contador, el ciclista al que no saben como meter mano porque es tan bueno, que los hace amar a un paisano de la nación que más odian.
Lo peor no es lo que llevan pasado. Lo peor es lo que les queda por ver. Al sobrino del gran Miguel Ángel y del listísimo Toni, al novio de Xisca, le queda cuerda para rato. Al de Pinto, al reciente vencedor del Giro, al novio de Macarena, solo el TAS puede quitarlo de en medio.
Iba a decir que siempre les quedará París, pero no lo haré, es mentira. Ya no les queda ni eso.
En París se rindieron hace mucho a la legión española.

sábado, 4 de junio de 2011

Cosas sencillas

Duermen mis tres benditos amores, justo tras la pantalla del ordenador. Suavemente se mecen las cortinas del dormitorio mientras, a lo lejos, ladra impertinente el perro de los vecinos. Ha empezado a irse la Primavera y, los rigores del cada vez más cercano Verano, comienzan a dar muestras de amenazante presencia. Siguen su curso las cosas porque así tiene que ser. Porque para disfrutar de las mismas, antes han tenido que ocurrir sus contrarias. Porque para que ahora, cuando bordea el reló de la torre de la Iglesia de Santiago, la hora bruja, la noche sea oscura, cubierta de brillantes estrellas y fresca, antes, en la misma posición de sus agujas, tuvo que producirse el suceso, de la caída a plomo sobre el empedrado de adoquín, de un Sol que abrasaba y llenaba de claridad el día. Son milagros cotidianos que pasan desapercibidos. Entretanto, nosotros buscamos lo extraordinario.
Buscamos que a un comunista le de por votar al PP. Buscamos que le de por irse a quien se cree dueño. Buscamos que las ansias de cambio, de un pueblo que ha hablado en las urnas, sean cumplidas por quienes han sido señalados para hacerlo, sus representantes.
Y especulamos, elucubramos, planteamos soluciones definitivas, a cuestiones con respuestas múltiples, a la par que complejas. Así, unos dejan en el buzón de esta negra página, teorías rocambolescas, alucinantes, sorprendentes. Unas hablan de dimisiones ya pactadas y acuerdos tomados en ventas de allende nuestra aldea. Otras de la aparición de un edil no electo, para presidir Plenos futuros, aunque la Ley se empeñe en contradecirlas. Otras de truhanes que se cambian de chaqueta. Otras del advenimiento de una nueva manera de conducirse en la gestión, fiscalizada por el miedo.
La aritmética, ciencia exacta que lleva -desde que a alguien le dio por ponerle nombre a los números- varias centurias sin equivocarse, señala un empate técnico y un factor de corrección, pendiente de aplicación, en uno u otro sentido. El factor Tomás Arias se nos revelará en siete días escasos mas, sus consecuencias, tardarán mucho más en hacerse visibles.
Porque, que formen gobierno quienes hasta ahora lo han hecho y que haya otro estilo, otras formas, es como encontrar un huevo cuadrado, imposible por definición.
Sin embargo se nos pide que creamos aunque, quien lo hace sabe que, para que se renueve el aire, la basura salga por la puerta y entre nueva vida en el sitio, tienen, necesariamente que hacerlo, otros que no son quienes se han estado aprovechando hasta hoy.
Y yo, que como aquel apóstol que tuvo que meter el dedo en la llaga de Jesús, para comprobar si era o no su Maestro, soy incrédulo, le digo al único Concejal de I.U. que no, que no lo veo y que, como no enseñe más de su catecismo, difícilmente le seguiré. Lo hago desde el análisis y la reflexión. Lo hago desnudándome de prejuicios, de ideología trasnochada, de divisiones del mundo en izquierda y derecha, en buenos y malos. Creyéndome de veras, ese movimiento que tanto ha invocado y que llenó la Puerta del Sol, buscando una Democracia Real.
Tomás Arias, ¿como va a traer el cambio sin derribar lo antiguo? ¿cual es su fórmula? ¿cuales sus primeras medidas?

miércoles, 1 de junio de 2011

Política social(ista)

Que haya estado en otros menesteres, no significa que me haya aislado del mundo. Soy conocedor del evento que, pagado con nuestros impuestos, acaeció ayer. Obviamente, hablo del viaje de la tercera edad a Lucena, en la provincia de Córdoba, mal llamado "comida del Alcalde". Tradición inmemorial, señalan. Lujo prescindible, precisa el menda.
Pues, que en el año dos mil once una institución, nuestro Ayuntamiento, en medio de una crisis brutal que, parece ser, inició don Pelayo en Asturias (ellos, los socialistas, ya saben que no se consideran más que víctimas de la misma); con un número, según estimaciones aproximadas, de dos mil desempleados locales; con unas arcas fuertemente endeudadas; en un periodo de interinidad como el que existe, entre la salida y entrada de un nuevo equipo de gobierno, se permita costear once autobuses y las comidas correspondientes a la totalidad de sus ocupantes, a mi, que tengo que ser un cabrón redomado, me parece un dispendio innecesario, por mucho que quienes lo hayan disfrutado, sean nuestros mayores.
Porque, ya puestos, porque no se da un almuerzo a todos los jóvenes del municipio. O a todas las Madres. O a todos los parados. Que pasa, ¿qué no tienen el mismo derecho? ¿qué no se lo merecen igual?
No me valen los rollos pseudo-lacrimógenos y lastimeros que se emplean para argumentar. Estoy completamente seguro que, si se les hubiese explicado que con el dinero gastado, se iban a crear puestos de trabajo, se hubiesen bajado de las gua guas y aplaudido, al Alcalde-Presidente transitorio, provisional o como haya firmado en el folletito que les largó, nada más se apuntaron, porque más de uno, más de dos y más de tres, tienen familiares que podrían colocarse y a los que, si, si y si, les hubiesen arreglado, el mes si quiera.
Pero no, esa política no sirve. La que vale es la de llenarle la panza a nuestros abueletes y venderse como campeones de las buenas acciones. La que vale es la de darles un paseo con la billetera de los demás, como si Castilleja fuese un pueblo de tarugos que, ni han comido en un restaurante en su vida, ni se han podido dar el lujo de viajar. La que vale es la de reunirlos a todos, para darles el mitin a los postres y cantarles flamenco (que, por lo visto, vaya el papelito del personaje con el micrófono. Digno de vídeos de primera o del Youtube).
Luego vendrán a decirme, que si estoy todo el rato criticando, que si hilo muy fino y tal y tal... pero es que, criaturitas, sabiéndolo, lo ponéis muy fácil. Y ya sabéis, no paso una, cuando juegan con las cosas de Castilleja de la Cuesta, aunque lo queráis señalar como inquina. Solo faltaría que hubiese que decir si bwuana, a irse de fiesta, cuando no hay para pagarles a los que se quedan vigilando el cortijo.