miércoles, 28 de septiembre de 2011

El Casti está que se sale

El Casti, nuestro viejo Casti, comanda con autoridad la Primera División, Andaluza claro está. Lo hace porque, como en el caso del Betis, Real y Balompié es, a día de hoy, el mejor de su grupo. Los de José Antonio Granja, puntito a puntito, se acercan a su objetivo real esta temporada y, con perdón, mientras no mejore la cuestión económica (entre otras), la próxima y la siguiente y las sucesivas: la permanencia.
Lo cierto es, que pese a que, a los castillejistas entre los que me cuento (no en vano soy el socio número 121), nos encantaría ver al Decano del fútbol local en Tercera, con la masa social que tiene, con las estructuras internas que lo sostienen, con la precariedad de sus instalaciones y con el escaso apoyo institucional que lo respalda, el ascenso no es que sea imposible pero, objetivamente hablando, no es aconsejable.
El Castilleja Club de Fútbol, como miembro selecto, de la sociedad de sociedades con más de cincuenta años de Historia en nuestra Villa, goza de una salud de hierro que, con ambiciones no bien calibradas, con pasos en falso, con saltos poco estudiados, podrían poner en peligro su pervivencia. Ejemplos cercanos, bien cercanos, tenemos que avalan esta teoría.
Y aquí, en mi humilde opinión de aficionado despegado del día a día, lo realmente necesario es, que la impagable labor que hace esta asociación, continúe hasta el fin de los tiempos. Porque, más allá de su vertiente deportiva, la casaca albiazul transmite valores que, difícilmente, pueden obtenerse en otros lugares: educación, esfuerzo, solidaridad, compañerismo, trabajo, disciplina... Valores que se regalan a cambio de nada, pues nada se exige a quienes se apuntan más que compromiso y seriedad.
Por eso, el verdadero trabajo de la tercera pata histórica de este pueblo, debe seguir siendo ese: ser una escuela de la vida consagrada a formar hombres de bien. Aunque nos quedemos con las ganas de ver, el escudo triangular de los del Camino del Solís, anunciado en los carteles de la Ciudad deportiva del Sevilla, del Estadio Guadalquivir o del Bahía Sur.
Eso sí, que le quiten lo bailado a nuestro equipo y a nuestra afición, que bien lo merecen.

martes, 27 de septiembre de 2011

Libre: la verdadera historia de la canción de Nino Bravo

La canción Libre de Nino Bravo habla del primer alemán que murió intentando atravesar el muro de Berlín. Peter Fechter, un obrero de la construcción de dieciocho años, intentó huir junto con un amigo y compañero de trabajo, Helmut Kulbeik. Tenían pensado esconderse en el taller de un carpintero, cerca del muro y, tras observar a los guardias de la frontera alejándose, saltar por una ventana hacia el llamado "corredor de la muerte", atravesarlo corriendo y saltar por el cerca del Checkpoint Charlie, a Berlín Oeste.
Hasta llegar ahí las cosas salieron bien pero, cuando se encontraban arriba, a punto ya de pasar al otro lado, los soldados les dieron el alto y, a continuación, dispararon. Helmut tuvo suerte. Peter resultó alcanzado por varios disparos en la pelvis, cayó hacia atrás y quedó tendido en el suelo en la "tierra de nadie", durante cincuenta angustiosos minutos, moribundo, desangrándose a la vista de todos y sin que hicieran nada.
Gritó pidiendo auxilio pero, los soldados soviéticos que le habían disparado, no se acercaron. Lo único que pudieron hacer los soldados americanos fue tirarle un botiquín que no le sirvió de ayuda pues, sus graves heridas internas le impedían moverse. Poco a poco fue perdiendo la consciencia. Durante casi una hora, los ciudadanos de ambos lados contemplaron impotentes su agonía, gritando a los soldados de los dos bandos para que le ayudasen mas, ambos ejércitos, tenían miedo de que los del otro les disparasen, como había pasado en ocasiones anteriores eso sí, ninguna tan perentoria como esta.
A las dos del mediodía, con cientos de testigos presentes, incluyendo periodistas en el lado occidental, los soldados del lado oriental, zona a la que pertenecía en realidad la parte neutra, se arrimaron y retiraron el cadáver con parsimonia quizás, para que el ejemplo de lo sucedido atemorizase a los posibles imitadores. Entre 1961 y 1989 murieron más de 260 personas intentando cruzar. Hubo protestas por esa primera muerte pero, lo peor del hecho fue, sin duda, la sensación de decepción de los habitantes del Berlín Oeste que, con estupor, comprobaron que sus amigos y familiares habían quedado presos y que, los americanos, en pleno auge de la Guerra fría, no harían nada para ayudarles. Fue un duro golpe para la esperanza de los berlineses.

TIENE CASI VEINTE AÑOS y ya está
cansado de soñar;
pero TRAS LA FRONTERA está su hogar,
su mundo y SU CIUDAD.

Piensa que LA ALAMBRADA sólo es
un trozo de metal
algo que nunca puede detener
sus ansias de volar.

Libre,
como el sol cuando amanece yo soy libre,
como el mar.
Libre,
como el ave que escapó de su PRISIÓN
y puede al fin volar.
Libre,
como el viento que recoge MI LAMENTO Y
MI PESAR,
camino sin cesar,
detrás de la verdad,
Y SABRÉ LO QUE ES AL FIN
LA LIBERTAD.

Con su amor por bandera se marchó
cantando una canción;
marchaba tan feliz que NO ESCUCHÓ
LA VOZ QUE LE LLAMÓ.
Y TENDIDO EN EL SUELO SE QUEDÓ,
SONRIENDO Y SIN HABLAR;
SOBRE SU PECHO, FLORES CARMESÍ
BROTABAN SIN CESAR.

La canción, escrita diez años después de los hechos, recoge una historia y unos fotos que dieron la vuelta al mundo. Aún hoy, son símbolo de la crueldad humana. En el lugar donde fue asesinado Peter Fechter, se levantó en 1990 un monumento. En 1997, dos antiguos soldados de la RDA fueron juzgados y admitieron su culpabilidad. Fueron condenados a un año de cárcel.
En el juicio, el forense, declaró que toda ayuda hubiese sido inútil pues, la gravedad de las heridas, le hubiese causado la muerte en cualquier caso.
Peter fue la primera víctima.
Chris Gueffroy, en 1989, la última. Tenía, precisamente, veinte años.

La Copa Davis y el PSOE

Contrasta el interés mostrado, entre quienes mandan en la Comunidad Valenciana y quienes lo hacen en la Junta de Andalucía, por la concesión de la final de la Copa Davis de Tenis. En el Levante español no tienen dudas. El evento es una magnífica ocasión para promocionar su ciudad y su región y, por eso, defienden su candidatura con todas las armas a su alcance. En el cortijo sureño, como las urbes que se postularon, primero para las semis (Córdoba) y ahora para el último round (Sevilla y, parece ser, Málaga), estaban gobernadas por el P.P. (y lo seguirán estando los próximos cuatro años), la apatía y la indiferencia son nota dominante.
En 2004, con motivo de la visita de Nadal, Moyá y compañía, los propios mandamases socialistas cifraron un impacto económico, en la capital hispalense, de 13,7 millones de euros con un coste de 1,35, gracias a la disputa de la -a posteriori- segunda Davis hispana. Un pelotazo ¡qué caray! Claro que, entonces, gobernaba Monteseirin y no Zoido. Los números de lo acontecido en el Coso de los califas, por cercanos, no me voy a molestar en señalarlos.
Si incidiré en unos detalles:
La Junta, dentro de su mastodóntica estructura, cuenta con una Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte. Esta tiene consejero delegado, secretaría y dos direcciones generales, amen de ocho subdirecciones. Su misión es, según cuentan, "la comercialización de grandes eventos e infraestructuras deportivas a nivel internacional". Esto será el torneo de la galleta, versión raquetera. A su vez, existe un "Plan de Organización de Eventos Deportivos" conocido como Poeda, para "apoyar la organización de eventos deportivos, de ámbito nacional e internacional en Andalucía, a través del patrocinio de los mismos". El genio de Manacor, un referente mundial en lo suyo, no lo merecerá. Eso, descontado el hoy fenecido Andalucía Sports Bureau que, desde 2006, se encargaba de "lograr el aprovechamiento, de la organización de grandes eventos deportivos en Andalucía, no solo por los ingresos directos que reportan en las ciudades sede, sino también, porque suponen una importante dotación de infraestructura, una promoción turística en destino y un aumento de la práctica deportiva en la población". Que ochocientos millones de personas en el mundo, se vayan a poner delante de la caja tonta a mirar, no justificará el esfuerzo, no les vaya a dar por venir a todos a la vez y nos pongamos ricos.
Queda demostrado que, todo este entramado es útil, cuando a quien hay que favorecer es a uno de los suyos. En ese instante el taco gastado es imprescindible. La pasta que se pone no se tira, tiene retorno. El dinero está bien empleado porque, lo que se obtiene, es barato a cambio de lo que se saca de la caja. No hay despilfarro.
La realidad es que cansa ver como, lo público, se pone al servicio del interés de un partido político. Porque eso es lo que está pasando, vamos a hablar en plata. Con un sectarismo que tira para atrás. Con un mamoneo de padre y muy señor mío. Si no, que quieren que les diga, que salgan y den otra explicación.
Me temo que nos quedaremos con las ganas.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Una cita de Ayn Rand

En el magnífico Castilleja de la Cuesta, la verdad, del amigo... llamémosle Leónidas, aparece una cita, en el lateral derecho de su portada, de la escritora y filósofa Ayn Rand que, ciertamente, viene al caso porque, con gran veracidad, ejemplifica lo que está sucediendo en nuestra amada Villa.
Ayn Rand nació en San Petersburgo, el dos de Febrero de mil novecientos cinco. Falleció como norteamericana en Nueva York, el seis de Marzo de mil novecientos ochenta y dos. Fue famosa, fundamentalmente, por dos de sus libros: El Manantial y La rebelión de Atlas.
Desarrolló un sistema filosófico llamado objetivismo que, como entenderán, no vamos a exponer aquí. Si les diré que, Ayn, rechazaba el socialismo, el altruismo y la religión; que era fuertemente individualista y que tenía la convicción de que, los gobiernos, tienen una función legítima pero limitada. No era anarquista más bien, era liberal. Como apunte personal más destacado, habría que subrayar el hecho de que, en su propia persona, había padecido la Revolución de 1917, que había expropiado a su padre su negocio de farmacia, empeorando sus condiciones de vida y transformándola, en una gran detractora del comunismo.
Añado de mi cosecha. El menda ha estado dos veces en la antigua Unión Soviética. Una, con mi querido y tristemente fallecido amigo, Ángel Rejano, traductor de la lengua de los hijos de Putin, donde convivimos bastante con los ciudadanos moscovitas, cuyo parecer sobre la ideología que defiende Tomás Arias, era diáfano. Comunismo para el pueblo, capitalismo para sus mandamases. ¿Les suena?
Les dejo, sin más dilación, la cita para que analicen y reflexionen:
"Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las Leyes no lo protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada."

viernes, 23 de septiembre de 2011

Una liga de mierda

Por una vez y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con el Presidente de los del barrio de Nervión. Sí, la competición de fútbol española es una mierda. Muy grande, añado. Que en la cuarta jornada, ya no haya equipos capaces de seguir el ritmo del Real Betis Balompié, es preocupante. Ni Real Madrid, ni Barcelona, ni Valencia, ni Atlético de Madrid, los cuatro clubes con mayor presupuesto y con inversiones millonarias en fichajes. Ni Villarreal, ni Málaga, escuadras sostenidas gracias al apoyo económico de potentados, uno de la venta de bidés e inodoros, el otro, del negocio de las chilabas y los burkas. Ni ninguno de los otros contendientes que, perdónenme, no tengo ni idea cuales pueden ser pues, sus nombres, no salen en la güeb del Sevilla. Nadie, en las fechas que llevamos de calendario, nadie reitero, ha sido capaz de ganar la totalidad de los partidos disputados. Y eso, está claro, tiene que ser porque, en Heliópolis, está el mejor de los que juegan en la misma.
Así que, de ahora en adelante, vamos a hacer una cosita. A ver si, de esta guisa, le damos interés al asunto pues, a esta velocidad, igual en Diciembre nos tienen que dar el título, y con el, nos acercaremos a quien más tiene en esta ciudad, a la Duquesa de Alba. Propongo que, en lo sucesivo, visto el meneo que les hemos dado a nuestros contrincantes (me permito recordar que salimos a más de dos goles por choque), no se presenten los que tengan que jugar con los coronados por Su Majestad. Con eso, se ahorran el bochorno y el dinero del viaje, en las visitas al Benito Villamarín, y el gasto en taquillas, luces o seguridad, en campo propio.
O esto o le ponen más interés porque, la verdad, todos los años no vamos a empezar, vendiendo a nuestra principal figura, Emana. Ni vamos a regalar un par de golitos cada domingo. Ni, si me apuran, vamos a volver a conceder la ventaja de jugar con uno menos veinte minutitos.
Si quieren igualdad, tómenselo en serio y entrenen más.
¡Leñe! ¡Qué vamos a matar este deporte! ¡Qué la cosa tiene muy mala pinta! ¡Qué así no podemos seguir! ¡Que nos estamos cargando la Liga!

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Internet y los partidos políticos de Castilleja de la Cuesta

Abrir un blog está tirado. Existen miles de sitios donde te asesoran y, plantillas, ni les cuento. El proceso es tan simple que, en un rato, se puede tener uno bien bonito colgado en la red. Sin costo económico encima.
El problema viene después. La verdadera complicación del asunto es darle contenido, actualizarlo o mantenerlo, como prefieran. Porque, ser bloguero, no es hacerse con un dominio y ponerlo chulo. Para ser bloguero se requiere constancia, dedicación e interés, mucho interés. Por lo que hace uno y por hacerlo llegar a la gente. Para ser bloguero es básico tener algo que decir y querer decirlo públicamente. Además -al menos es mi caso- no se gana nada. Es más, se pierde: tiempo, amigos a los que desagradan tus opiniones y, en este maravillosomundo, oportunidades y no solo para mi, si no para quienes me rodean. Hay que mirar mucho si compensa meterse en este lío o, simplemente, si interesa tocar determinados temas.
Yo (es raro que empiece así una frase) podría vivir estupendamente sin ocuparme de la política local. Cosecharía parabienes y recibiría halagos por mi manera de escribir. Sería, fíjense que les digo, admirado y reconocido, posiblemente, incluso por las instituciones principales. Viendo lo que, determinados cargos públicos, consideran cultura, es bastante probable que, con otra línea editorial, esta negra página fuese referente porque, lo que es seguro es, que conocimiento sobre la Castilleja de la Cuesta auténtica tengo. Capacidad para contarlo, a la vista está.
Si hiciese tal, ni sería fiel a mi educación, ni a los valores que me han inculcado. Para mi, ser de nuestro pueblo, es un orgullo y requiere, aunque muchos lo hayan cambiado por un triste plato de lentejas, compromiso para defenderlo. Porque nuestra idiosincracia la están atacando, creanlo. Con dinero de nuestros impuestos y cómplices paniaguados.
A los partidos de nuestra Villa, les ha venido muy bien el romanticismo de este junta letras. Y el de Christian Romero. Vista su incapacidad para proveerse de una plataforma en internet, desde la que difundir su mensaje. Vistas sus pocas ganas de trabajar. Vista la dureza facial de los personajes que, mayoritariamente, se sientan en las butacas del Salón de Plenos, no me queda otra que pensar así. Han pasado cuatro meses desde las Elecciones y, con solo pasarse por sus inactivas webs, uno puede constatar esta aseveración. No tienen ningún interés en contar nada pues, hasta dentro de cuatro años, no tienen por qué pensar en el ciudadano.
¡Se la sopla el habitante de este municipio!
Al P.S.O.E., al P.P., a I.U., al P.A. y al C.D.S que no pudo presentarse.
Al desvergonzado que, en los tiempos de campaña vivía en esta negra página, le tiene que entrar la risa floja pensando en el vaina de José Miguel Navarro. Curra tú, gilipollas, que el que se va a llevar el taco de las comisiones es el menda, se dirá. En las próximas, te cuento otra historieta y, después, que te den mucho por donde amargan los pepinos.
A los socialistas que pedían objetividad, que pedían respeto, que pedían un tratamiento de las noticias aséptico, se les ha olvidado pedir, si quiera, que les cuenten quien se ha muerto, en la bazofia pagada con taco del Ayuntamiento llamada Castilleja al mes, de la que nunca más se supo porque, en estos momentos, no hay escobas que vender. De sus medios digitales mejor no hablar. Meses se ha tirado, en portada de la página de sus cachorros, la foto de sus dirigentes en el Marengo. La oficial, está más parada que el gato de La carboná.
A los peperos que se les va a pedir. No hacen más que perder números y, con la que está cayendo ahí dentro, la preocupación más que informar, tiene que ser que no se sepa. Porque, a lo peor, acaba la legislatura de Concejal la gaviota del escudo. Vayan ustedes a saber.
Al dentista del magnífico currículum, al de las amistades importantes, al que te da la palabra y, a las pocas semanas, se justifica al no cumplirla, con argumentos pueriles que, lo que de verdad esconden, es un ego sobre dimensionado por tanta birra con el camarada de Mao, a ese, que llegó tarde a este patio, solo le diré que, aquí, anónimos no escriben y que, aunque lo niegue, se que le puede el morbo. Algunos comentarios son muy obvios.
Y a todos ustedes, que estas son las cositas que no hay que olvidar cuando llegue, que llegará, el momento de meter la papeletita en la urna dentro de muchas lunas. Si no quieren luz y taquígrafos es, por desgracia, porque algo esconden. Si nos tratan como idiotas es, concluyendo, porque los dejamos. Si nos hemos ido a la cola del Aljarafe, con perdón, no es por culpa suya. Es por culpa nuestra que nos dejamos engañar.

martes, 20 de septiembre de 2011

Mi colaboración para la revista de la Hermandad de la Calle Real

EN EL ADIÓS DE UN CHORREÓN LLAMADO JUAN ANTONIO VELOSO

Comencé a tratar a Juan Antonio Veloso muy tarde, tardísimo. Juan Antonio ya era sexagenario, estaba jubilado y tenía, como obligación principal, realizar los mandaos de su casa. Servidor coincidía con él, en la puerta del Colegio Luis Cernuda cuando lloviese, tronase, ventease o nevase ambos, íbamos a recoger nuestros niños. Veloso había sido conductor toda su vida y era una auténtica enciclopedia sobre carreteras, rutas, ventas y motores. La vieja escuela, a la que tan poca importancia concedemos y que tanto tiene que aportar.
Gracias a coincidir en el oficio, trabé amistad con un caballero que, por desgracia, partió hace poco y al que, durante todo este estío he recordado en cada café en El Hacho, en cada salida por el desvío de Santa Fe, en cada paso por La Malaha, en cada incorporación en el cruce de Otura. Porque, en concreto, me enseñó a ir a Motril que es, la plaza de la costa granadina donde llevo veraneando los últimos cinco años y es que, siguiendo sus consejos, ahorro veintiún kilómetros y media hora de viaje eso, sin hablar del combustible, obviamente. Como para no hacerle caso y no acordarme con cariño.
Lo que en principio fue una parada de camaradas de volante, devino con el tiempo en una tertulia donde Él, mi Padre y yo, nos lo pasábamos pipa haciéndonos rabiar cuando, indefectiblemente, tocábamos diversos temas. Veloso era muy castillejano, muy de El Faro, muy chorreón, muy de su familia y muy, muy mucho, de la patulea que era, como definía a la reunión de sus hijas y los amigos de estas; gente que sabe divertirse, que sabe disfrutar, que sabe vivir y que, en el viejo camionero, tenía un admirador, un confidente y un apoyo para lo que quisiesen organizar. Si hacía falta llevar en el coche dos ollas, las neveras del hielo o un jamón a una pará del camino, ahí estaba Veloso. Si había que hacer cruzar la carriola o un todo terreno por la Raya, Veloso acudía presto al rescate. Para Él no había nada mejor que hacer, que hacerle la existencia cómoda a quienes quería.
Juan Antonio Veloso Rueda -que así se llamaba- había sido Hermano Mayor de nuestra Hermandad, hacía unos cuantos años ya. No tengo recuerdos precisos de su mandato pero, por lo que tengo entendido, la seriedad con la que ostentó el cargo, le hizo acreedor del respeto unánime de todos los que sienten en celeste y, lejos de alejarse de la Iglesia y de la Casa Hermandad al término del mismo, siguió al pie de sus veneradas imágenes hasta el fin de sus días, dando ejemplo en el difícil tránsito de tener responsabilidad, a ser un número más. Era el primero en portar a Jesús del Gran Poder en el traslado. Era el más devoto de los nazarenos en la estación de penitencia, desde su bien ganada posición, en la Presidencia del paso de la Virgen. Era fanático del carro el Domingo de Resurrección, en la Vuelta... y todas esas cosas las hacía con discreción, con humildad, revistiéndolas de una naturalidad que no tenía que forzar porque, su estilo, era ese precisamente.
Tenía una categoría enorme e inimitable.
Tenía distinción desde la cuna. Tenía el sello y el porte de la Calle Real.
Paso el tiempo. Las vicisitudes de un negocio en constante evolución, me alejaron de esos ratitos. Veloso se puso malito y nos dio un primer susto del que supo salir. El corazón, me dijo una tarde que me lo crucé (caminando por prescripción facultativa), me ha dado un aviso. Quedamos en tomarnos un café o lo que fuese. El segundo se lo llevó junto a la Virgen niña dejándonos, sin un SEÑOR, escrito así, con mayúsculas, desde los mocasines a las gafas de cristales verdosos y a mi, con la cita anotada en la agenda. Ojalá desde el balcón de la gloria, sepa disculpar mi dejadez y no dude, el resto de la eternidad, que aquí abajo, en este rincón de mi maravillosomundo, el recuerdo que ha dejado perdurará y su memoria, la de hombre cabal, leal y honrado, tendrá siempre un protector que la defenderá con vehemencia.

martes, 13 de septiembre de 2011

El juego de Tomás

Esperemos que no tengan que pasar otros veinte años. Esperemos. Hagámoslo, en la confianza de la existencia de otra oportunidad. Desde luego, tendremos que tener cruzados los dedos y que, el golpe de suerte necesario para que en el asunto no esté un comunista, se produzca. Las dos veces que han tenido la ocasión de cambiar el régimen socialista castillejano, las dos, su reacción ha sido idéntica: mentir primero, realizando promesas que no pensaban cumplir y, posteriormente, tratar con los caudillos del gobierno, meter la cabeza en el mismo y participar de la fiesta.
Lo que diferencia el primer y el segundo pacto, no obstante, es que la vez anterior, al entonces líder de Izquierda Unida, no se le ocurrió que, en lugar de desmontar el chiringuito que más preocupa, el chiringuito de las colocaciones de afines, el chiringuito de la inseguridad ciudadana, el que había que desmontar, era el de la oposición. Así, tocando tocando, en vez de erosionar un estilo de mandar que, al afín le pone el culo y, al disidente, se lo parte, a este patético émulo de Hugo Chavez, de Fidel Castro y de sus adláteres, le pone bastante más, destruir al PP porque, simple y llanamente, es la derecha y, ahí, se concentran todos los males del mundo pues, como se sabe, donde ha gestionado su partido (Rusia, Cuba, Corea) el progreso los ha conducido a la felicidad.
Ya se ha llevado a la era a un tipo, al que ha convencido, café a café, cerveza a cerveza, de que lo que ha hecho no es transfuguismo. Porque lo que ha hecho Manuel Sánchez Moya saltando de bancada, con un acta que moralmente sabe, no le pertenece, para opositar a la oposición, por un problema de celos, de envidia y de protagonismo, es transfuguismo. Aquí y en Sarriá, región de Galicia. Mientras más diga este vecino de Barcelona que no, más dice este otro que sí. Mientras más diga este saca muelas, que no comulga con el comunista (como a mi me lo ha dicho, acompañándolo de epítetos vergonzosos y si no, que lo niegue) más constante es la presencia de ambos en bares, cafeterías y hornos varios. Porque Tomás Arias, que de lelo no tiene ni uno de sus canosos pelos, ha hecho como hizo con otros antes. Amigar con quien desprecia, con arrimados a una ideología que, el enfermizo subconsciente de este perdedor, entronca con Franco y, usarlos como arietes contra la misma.
El objetivo verdadero es, conformar un pseudo-grupo más amplio que el de los de la gaviota. Luego, montar una coalición independiente y, desde ese punto, intentar llegar al Ayuntamiento. A mi, como idea, esto de la coalición independiente, que quieren que les diga, me podría parecer hasta acertado. Eso sí, con estos personajes al frente, el proyecto tiene menos recorrido que Belén Esteban de mediadora de la ONU. Con Antonio Granja, que se ha ido del PP por sentir que no pintaba nada pero que, por coherencia y dignidad, en un gesto que denota su categoría, lo ha hecho marchándose a su casa, lo han intentado. Sí, lo reitero. No le han ofrecido dinero pero lo han intentado. Ahora, están expectantes porque, el octavo de la lista, Jesús Manuel Díaz Rodríguez, amaga con dimitir. A este caballero, que no va a participar en juego alguno, no necesitan tocarlo porque, hay un plan por si sucede.
¿Qué pasaría llegado ese día? Pasaría que, el décimo, Francisco José Sánchez Simón, que hace las veces de chófer de "er Moya", juraría como Concejal y, automáticamente, solicitaría el pase al grupo no adscrito para, aprovechando las tres salidas, vender la teoría de que, esa agrupación es un desastre (invalidándola como alternativa política) y, quien la encabeza, una dictadora. Tampoco vamos a decir que es Santa Juana.
Esto no es nuevo. De los cuatro últimos candidatos, de los de la sede de la Calle Convento, se ha dicho lo mismo en tiempos. Luego, cuando han desaparecido del ruedo, se han ponderado sus magníficas cualidades. Recito los nombres: María José Sánchez Palencia, Juan del Río, Rafael Baena y, la ahora Diputada Provincial.
Da asco, ¿verdad? Pues eso es lo que se está cociendo y, como el Señor Arias, don Tomás, es quien lo ha instigado, quien asesora al "independiente", quien le pasa la información que suelta en los Plenos, quien tiene, un segundo Concejal sin haberlo sacado y aspira al tercero, servidor, que lo ha calado, lo suelta aquí con antelación para que, cuando suceda, no salga con su mamarrachada habitual de "la caterva de los de Castilleja de todalavida" y tal y tal.
Que lo soy, oigan, y no tengo que avergonzarme.
Soy de Castilleja de la Cuesta, criado en el barrio del aguardiente, mi familia tiene mínimo, desde hace tres generaciones una casa en la Plaza de Santiago, mi bisabuelo fue Concejal cuando del tima bobos este, no se sabía aquí ni papa, me encanta mi pueblo, defiendo sus costumbres y tradiciones, por todos lados y sufro por ver, como están dejándolo cuatro infelices que, para ocultar su inutilidad, atacan con esta sopla pollez.
Y con orgullo, ¡que coño!
Si el no lo siente así, peor para él... y para todos porque, desgraciadamente, nos representa y no hay nada más triste, que te represente alguien a quien no le gustas ni tú, ni tus cosas. Aunque, bien mirado, más triste tiene que ser para su persona, vivir en un lugar que no le agrada y saber que, haga lo que haga, la idiosincrasia del mismo, permanecerá inalterada eternamente.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Inmaculada Concepción coronada

Cuando la caló deje de apretar, no este verano ni el siguiente, el otro, en Septiembre de dos mil trece, en su casa celeste y blanca, la pura y limpia, la que concibió sin pecado, la reina de tres continentes, será coronada canónicamente.
Lo hará, tras aprobarlo Palacio. Lo hará, tras arduo trabajo de toda una Hermandad. Lo hará, para engrandecer -aún más si se puede- el patrimonio sentimental y religioso de una advocación que ha sido y será eterna porque, si Jesús del Gran Poder es el Señor de esta Villa, María Santísima niña, representada en la figura de la Inmaculada Concepción, es la Señora de la población.
Viendo las caras de todos los que la acompañaron el sábado, la devoción con que la pasearon por las calles de la localidad, la pasión con que se lanzaron al aire vivas como flores, piropos como soles, podía entenderse que, con ese regalo de la Iglesia a su principal imagen mariana, no se premia nada: Solo se hace justicia, a seis centurias de tradición y fervor en este pueblo que, sin su patronazgo, no habría sido el que es.
Y en este diario abierto que, como saben, está escrito con una tinta singular, la que es como ella, la que está de enhorabuena, la que sobrevivirá siempre, la que verán quienes nos sucedan le pese a quienes le pese, quería dejar constancia escrita de ese suceso que, sin discusión, va a ser hito histórico y recuerdo de generaciones venideras, agradeciendo a quienes lo han hecho posible, chorreones de ayer y de hoy, defensores incansables del dogma concepcionista, miembros de Junta de gobierno presentes y pasadas, hermanos y hermanas, su impagable labor en pro de este logro.
Gracias, de corazón, por querer tanto, por luchar tanto, por defender tanto nuestras cosas. Ya podría, el resto de nuestra Castilleja de la Cuesta, ser como la Calle Real.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

El transfuguismo según el PSOE

Podemos leer, en la edición digital de ABC hoy, la noticia que, para su comodidad, transcribo aquí:
" El grupo socialista del Ayuntamiento de Coria del Río advirtió ayer que el ex secretario provincial del PA José Antonio Sánchez, concejal en dicho municipio, incurre en el "transfuguismo" al haberse desligado de su partido pero mantener su acta de edil. Los socialistas han avisado de que el acta de concejal que actualmente ocupa Sánchez "pertenece al PA", por lo que reclama que entregue dicha acta y piden al portavoz del grupo andalucista, Modesto González, que se sume a tal petición.
"Es un insulto a los corianos que este señor, que ni vive, ni paga sus impuestos en Coria, tenga secuestrada un acta que pertenece a los votantes andalucistas", señala en un comunicado el portavoz del grupo socialista, Miguel Franco, quien alerta de que "el PA de Coria del Río está roto por la mitad".
Cambien PA por PP. Sustituyan José Antonio Sánchez por Manuel Sánchez Moya. Escriban Castilleja de la Cuesta en lugar de Coria del Río. El PSOE, Partido Socialista Obrero Español, no lo toquen. Sigue siendo el mismo en los dos lados.
¿Me lo parece solo a mi o, en esa casa, tienen un morro, una cara, una dureza de rostro, descomunal? ¿Lo que sirve para ese bello municipio ribereño, no vale para el nuestro?
¡País!


sábado, 3 de septiembre de 2011

Comiendo de la Diputación Provincial

Lo que opino de las Diputaciones Provinciales es público. Son órganos prescindibles cuya ausencia tampoco sería notada en exceso. Lo digo ahora, lo decía ayer y lo diré mañana. De mi parecer, fíjense, es un tal Alfredo Pérez Rubalcaba, no se si les suena. La diferencia fundamental, entre este humilde junta letras y, la corte de traga sables locales con carné socialista, es esa. Antes, cuando quien estaba allí de Diputada era una de los suyos, esto era buenísimo para nuestra Villa. Entonces daba igual que cobrase un pastón. Carmen Tovar era una de las mandamases provinciales y, para Castilleja de la Cuesta, era un honor y una suerte pues, en ese centro de poder, una de las nuestras iba a defender los intereses de la localidad. Ahora, como la Diputada se llama Juana Rodríguez Goncet y, el partido al que pertenece se llama P.P., esto mismo es una infamia. Ven como no exagero un ápice cuando los llamo hipócritas. Díganme si no, como puede denominarse este vaivén.
El sueldo de esta mujer ha sido publicitado hasta la exageración, ha sido objeto de controversia, ha sido motivo de crítica. Es, por otra parte, el mismo que cobran todos los demás tipos y tipas que se sientan allí. El mismo que cobra toda la bancada del P.S.O.E. sin que, a la ni-ni pandi, le parezca mal. Al menos, servidor, no los ha escuchado censurarlo.
Hoy, en exclusiva y para deleite del respetable, parafraseando al comunista engaña bobos, cuando hablaba de aquellas actas que iba a sacar a la luz (si la dirección provincial lo dejaba) les voy a dar en primicia, la morterada de la otra paisana que tenemos allí colocada.
¿Como? ¿No lo sabían? Sí, sí. Tenemos no una, si no dos políticas en la sede de la Avenida Menéndez Pelayo. Aparte de la líder de la agrupación de la gaviota, la grandísima Carmen Herrera Coronil también trabaja allí, como cargo de confianza. Lo de confianza es para no tomarlo muy en consideración. Si no, que le pregunten a la anterior cabeza de cartel de su marca electoral.
No me pregunten cuales han sido los méritos porque, si ha sido por su gestión en nuestro Ayuntamiento, quien la ha tenido que fichar ha sido José Feliciano. Esta señora era limpiadora, hasta que se arrimó donde había que arrimarse que, precisamente, no era al cubo ni a la fregona.
Según la resolución número 3520/2011 de fecha 12/08/2011, en la cual, se nombra diverso personal eventual, a esta fenómena se la hace Secretaria (una de las tres) adscrita a Presidencia. Y, según el punto F, de la propuesta de acuerdo que el área de Secretaría General hace, a esta profesional, se la retribuiría con 27.490,82 euros brutos anuales, pagaderos en catorce pagas, donde irían incluidos los conceptos de disponibilidad y complejidad técnica. Súmenle, claro está, 90 euros por Pleno, más 90 por Junta de gobierno (una por semana), más 60 por comisión y mesa de contratación a la que asista.
Un dinero curioso, ¿verdad?
Un jornal de tiempos de crisis, ¿a que sí?
De esto no se habla, claro está. De esto no interesa. Esto, como los ovnis, no existe.
Y todavía habrá quien diga que, el Partido Socialista Obrero Español, es el que mira por los currantes. ¡Tes que i ya! Como los susodichos no tengan el carné de militante en la boca, pueden pasar más hambre que un piojo en un espejo.



viernes, 2 de septiembre de 2011

La solución nunca puede ser esa

La fachada de la Casa Grande de todos los castillejanos, ha amanecido cubierta de manchas de pintura azul y de restos de -parece ser- huevo. Aunque todos los indicios apuntan a un sitio, servidor no tiene constancia de quien es, o quienes son, los autores de este deplorable hecho. De cualquier modo, es una canallada, una salvajada, una burrada, una idiotez y una muestra palpable de falta de madurez porque, incluso agotando todas las vías de diálogo, la solución a un conflicto no puede ser esta que, encima, a quien fastidia no es a la otra parte, si no a todos porque, la limpieza del Ayuntamiento me permito recordar, se realiza con cargo al erario público, o sea, con cargo al bolsillo de todo quisque.
No es nueva, en cualquier caso, esta forma de violencia.
En Castilleja de la Cuesta, se ha puesto de moda terminar con los problemas a base de atentados de este tipo. Ha pasado en la sede de I.U., en la barriada de Nueva Sevilla. Posteriormente, en la del P.S.O.E.. Previamente, en la del P.P. Y, en todos estos sitios, ha sido una forma de demostrar que, la razón, no se conquista ni a pedradas, ni a palos, ni a brochazos.
Condeno, firmemente, cualquier tipo de agresión física, verbal o material. Condeno la cobardía de los que lo han hecho y, porque no puede ser de otro modo, condeno a quienes pretenden conquistar la razón por la fuerza.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Cree que sabe

...Y no tiene ni idea de donde está en pie.
Confunde ser Alcalde con cacique... y no es consciente que gobierna en un Estado democrático.
Usa su cargo para ajustar cuentas personales... y no cae en la cuenta que, sus actos, deben ajustarse a Derecho.
No conoce, ni respeta las tradiciones locales... e intenta cambiar, lo que la costumbre y el amor al terruño, forjó durante centurias.
Evade sus verdaderas responsabilidades, como proveer de seguridad a sus vecinos, como garantizar la igualdad en el acceso a los servicios básicos... y no duda, en enzarzarse en disputas que distraigan la atención, para tapar sus vergüenzas y su incapacidad manifiesta.
Es el lamentable, miserable, triste personaje que, por culpa de una organización que prefiere unas siglas a su pueblo, el PSOE; por culpa de un comunista embustero, Tomás Arias, que ha antepuesto la obediencia a sus superiores, a su lealtad a quienes le votaron, aún bastardeando la palabra propia, manda en Castilleja de la Cuesta.
Entre ayer y hoy, en estas cuarenta y ocho horas de ignominiosa ofensa, a un conjunto de creyentes, ha perpetrado su venganza por el desastroso resultado electoral obtenido en Mayo y que, en la cortedad de sus entendederas, atribuye a este grupo de Hermanos, encabezados por el marido de una contrincante donde, porque es así, hay cientos de censados de otros municipios e incluso votantes suyos.
No le vamos a pedir que dimita (esta mano) porque si no, de que puede comer este infeliz. No le vamos a pedir, que se vaya a su querido pueblo de la Sierra de Cádiz porque, seguramente, allí lo querrán igual que aquí.
No. Le vamos a pedir que respete, que es gratis y va en el sueldo. Que respete a todos los vecinos, sean de la condición social que sean, tengan la ideología que tengan, profesen (o no) la confesión que profesen (o no). Al fin y al cabo, escrito está en la Carta Magna.
Si a él no le gusta ver banderas de una Hermandad que no es la suya, a mucha gente, tampoco le gusta ver carteles electorales con su careto retocado por ordenador, ni enseñas del Sevilla o el Betis cuando celebran sus éxitos y, como creen en la tolerancia y en la convivencia, lo aceptan.
¿O se ha creído que este conjunto de calles y casas es suyo? ¿O piensa que, en vez de ciudadanos, tiene súbditos que le deben pleitesía? ¿O, en el colmo del despotismo, se cree monarca en vez de edil?
¿Como pueden quedar todavía personas que defiendan a este sujeto? ¿qué piensan, que llegado el momento de colisionar sus intereses con los suyos, este personaje iba a ser justo?
Si es así, cometen un gran error.
Manolo Benítez solo se quiere a si mismo y, para obtener lo que desea, cada vez está más claro que no se para en barras. Si tiene que amenazar a un vecino en la puerta de un colegio, lo hace. Si tiene que mentir y manipular, lo hace. Si tiene que darle una patada en el alma a mil devotos, para fastidiar a una rival política, ya lo están viendo.
Lo próximo, con un tipo que cuando agarró el bastón de mando, lo exhibió como una copa deportiva, vayan a saber que puede ser.