miércoles, 21 de septiembre de 2011

Internet y los partidos políticos de Castilleja de la Cuesta

Abrir un blog está tirado. Existen miles de sitios donde te asesoran y, plantillas, ni les cuento. El proceso es tan simple que, en un rato, se puede tener uno bien bonito colgado en la red. Sin costo económico encima.
El problema viene después. La verdadera complicación del asunto es darle contenido, actualizarlo o mantenerlo, como prefieran. Porque, ser bloguero, no es hacerse con un dominio y ponerlo chulo. Para ser bloguero se requiere constancia, dedicación e interés, mucho interés. Por lo que hace uno y por hacerlo llegar a la gente. Para ser bloguero es básico tener algo que decir y querer decirlo públicamente. Además -al menos es mi caso- no se gana nada. Es más, se pierde: tiempo, amigos a los que desagradan tus opiniones y, en este maravillosomundo, oportunidades y no solo para mi, si no para quienes me rodean. Hay que mirar mucho si compensa meterse en este lío o, simplemente, si interesa tocar determinados temas.
Yo (es raro que empiece así una frase) podría vivir estupendamente sin ocuparme de la política local. Cosecharía parabienes y recibiría halagos por mi manera de escribir. Sería, fíjense que les digo, admirado y reconocido, posiblemente, incluso por las instituciones principales. Viendo lo que, determinados cargos públicos, consideran cultura, es bastante probable que, con otra línea editorial, esta negra página fuese referente porque, lo que es seguro es, que conocimiento sobre la Castilleja de la Cuesta auténtica tengo. Capacidad para contarlo, a la vista está.
Si hiciese tal, ni sería fiel a mi educación, ni a los valores que me han inculcado. Para mi, ser de nuestro pueblo, es un orgullo y requiere, aunque muchos lo hayan cambiado por un triste plato de lentejas, compromiso para defenderlo. Porque nuestra idiosincracia la están atacando, creanlo. Con dinero de nuestros impuestos y cómplices paniaguados.
A los partidos de nuestra Villa, les ha venido muy bien el romanticismo de este junta letras. Y el de Christian Romero. Vista su incapacidad para proveerse de una plataforma en internet, desde la que difundir su mensaje. Vistas sus pocas ganas de trabajar. Vista la dureza facial de los personajes que, mayoritariamente, se sientan en las butacas del Salón de Plenos, no me queda otra que pensar así. Han pasado cuatro meses desde las Elecciones y, con solo pasarse por sus inactivas webs, uno puede constatar esta aseveración. No tienen ningún interés en contar nada pues, hasta dentro de cuatro años, no tienen por qué pensar en el ciudadano.
¡Se la sopla el habitante de este municipio!
Al P.S.O.E., al P.P., a I.U., al P.A. y al C.D.S que no pudo presentarse.
Al desvergonzado que, en los tiempos de campaña vivía en esta negra página, le tiene que entrar la risa floja pensando en el vaina de José Miguel Navarro. Curra tú, gilipollas, que el que se va a llevar el taco de las comisiones es el menda, se dirá. En las próximas, te cuento otra historieta y, después, que te den mucho por donde amargan los pepinos.
A los socialistas que pedían objetividad, que pedían respeto, que pedían un tratamiento de las noticias aséptico, se les ha olvidado pedir, si quiera, que les cuenten quien se ha muerto, en la bazofia pagada con taco del Ayuntamiento llamada Castilleja al mes, de la que nunca más se supo porque, en estos momentos, no hay escobas que vender. De sus medios digitales mejor no hablar. Meses se ha tirado, en portada de la página de sus cachorros, la foto de sus dirigentes en el Marengo. La oficial, está más parada que el gato de La carboná.
A los peperos que se les va a pedir. No hacen más que perder números y, con la que está cayendo ahí dentro, la preocupación más que informar, tiene que ser que no se sepa. Porque, a lo peor, acaba la legislatura de Concejal la gaviota del escudo. Vayan ustedes a saber.
Al dentista del magnífico currículum, al de las amistades importantes, al que te da la palabra y, a las pocas semanas, se justifica al no cumplirla, con argumentos pueriles que, lo que de verdad esconden, es un ego sobre dimensionado por tanta birra con el camarada de Mao, a ese, que llegó tarde a este patio, solo le diré que, aquí, anónimos no escriben y que, aunque lo niegue, se que le puede el morbo. Algunos comentarios son muy obvios.
Y a todos ustedes, que estas son las cositas que no hay que olvidar cuando llegue, que llegará, el momento de meter la papeletita en la urna dentro de muchas lunas. Si no quieren luz y taquígrafos es, por desgracia, porque algo esconden. Si nos tratan como idiotas es, concluyendo, porque los dejamos. Si nos hemos ido a la cola del Aljarafe, con perdón, no es por culpa suya. Es por culpa nuestra que nos dejamos engañar.

1 comentario:

Anónimo dijo...

un tema inteligente a ver que pasa.
j.m.g