martes, 27 de septiembre de 2011

La Copa Davis y el PSOE

Contrasta el interés mostrado, entre quienes mandan en la Comunidad Valenciana y quienes lo hacen en la Junta de Andalucía, por la concesión de la final de la Copa Davis de Tenis. En el Levante español no tienen dudas. El evento es una magnífica ocasión para promocionar su ciudad y su región y, por eso, defienden su candidatura con todas las armas a su alcance. En el cortijo sureño, como las urbes que se postularon, primero para las semis (Córdoba) y ahora para el último round (Sevilla y, parece ser, Málaga), estaban gobernadas por el P.P. (y lo seguirán estando los próximos cuatro años), la apatía y la indiferencia son nota dominante.
En 2004, con motivo de la visita de Nadal, Moyá y compañía, los propios mandamases socialistas cifraron un impacto económico, en la capital hispalense, de 13,7 millones de euros con un coste de 1,35, gracias a la disputa de la -a posteriori- segunda Davis hispana. Un pelotazo ¡qué caray! Claro que, entonces, gobernaba Monteseirin y no Zoido. Los números de lo acontecido en el Coso de los califas, por cercanos, no me voy a molestar en señalarlos.
Si incidiré en unos detalles:
La Junta, dentro de su mastodóntica estructura, cuenta con una Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte. Esta tiene consejero delegado, secretaría y dos direcciones generales, amen de ocho subdirecciones. Su misión es, según cuentan, "la comercialización de grandes eventos e infraestructuras deportivas a nivel internacional". Esto será el torneo de la galleta, versión raquetera. A su vez, existe un "Plan de Organización de Eventos Deportivos" conocido como Poeda, para "apoyar la organización de eventos deportivos, de ámbito nacional e internacional en Andalucía, a través del patrocinio de los mismos". El genio de Manacor, un referente mundial en lo suyo, no lo merecerá. Eso, descontado el hoy fenecido Andalucía Sports Bureau que, desde 2006, se encargaba de "lograr el aprovechamiento, de la organización de grandes eventos deportivos en Andalucía, no solo por los ingresos directos que reportan en las ciudades sede, sino también, porque suponen una importante dotación de infraestructura, una promoción turística en destino y un aumento de la práctica deportiva en la población". Que ochocientos millones de personas en el mundo, se vayan a poner delante de la caja tonta a mirar, no justificará el esfuerzo, no les vaya a dar por venir a todos a la vez y nos pongamos ricos.
Queda demostrado que, todo este entramado es útil, cuando a quien hay que favorecer es a uno de los suyos. En ese instante el taco gastado es imprescindible. La pasta que se pone no se tira, tiene retorno. El dinero está bien empleado porque, lo que se obtiene, es barato a cambio de lo que se saca de la caja. No hay despilfarro.
La realidad es que cansa ver como, lo público, se pone al servicio del interés de un partido político. Porque eso es lo que está pasando, vamos a hablar en plata. Con un sectarismo que tira para atrás. Con un mamoneo de padre y muy señor mío. Si no, que quieren que les diga, que salgan y den otra explicación.
Me temo que nos quedaremos con las ganas.

No hay comentarios: