miércoles, 12 de enero de 2011

Casi doce millones de euros en manos de ni-nis

No salgo de mi asombro. Tiene que ser el agua que beben, las pocas salidas de sus despachos o, llanamente, que son más malos todavía de lo que pensamos muchos. O, como alternativa, que piensan que los castillejanos somos idiotas, carajotes o ambas cosas, simultáneamente.
¿Otra vez, miarma?
Otra vez y las que hagan falta, queridos koalas que, desde vuestras ramas, me leéis.
Y, digo que no salgo de mi asombro, porque, tras aprobarse con sus únicos votos, el presupuesto municipal, preciso, sin consenso ni talante, que esos términos se han ido al limbo, para mostrarnos la verdadera cara del ideario ni-ni, la del "por mis cojones que aquí mando yo", presupuesto municipal decía, que pone en sus manos, tras sacarnos del bolsillo vía impuestos, tasas, multas... casi doce kilitos de euros, dos mil milloncejos mal contados de las añoradas pesetas, sale el tal Juan Manuel Anguas, a contarnos las milongas de que:
-Son austeros en el gasto corriente y mejoran el control del gasto. Traducción al idioma de la calle, gastaremos poco en lo que nos parezca, para gastar mucho en lo que nos interese.
-Consolida las inversiones realizadas en años anteriores. Sin traducción posible. Esta es una frase hecha que mola poner porque, la realidad es, que no van a partir, ni tirar, ni vender nada ni de lo construido, ni de lo reparado, ni de los bienes adquiridos, ni de na de na. ¿O sí? ¿Se puede "desconsolidar"?
-Posee, como elemento esencial, política social. Añado que se le ha quedado corto. Política social(ista). Pasado a garbanzos y chícharos, ancho del embudo para mi y los míos.
-Crea empleo. Concretamente, tiene el tipo la osadía, de aventurar que serán doscientos. ¿Donde? En el geriátrico de NISA, al que han concertado ciento ocho plazas y en el Centro de Día que, en honor a la realidad, son sitios que llevan finalizados años, repito, años y que no se han inaugurado, porque no les ha venido bien, políticamente hablando. Dos puntualizaciones, querido Superman, que diga, querido Juan Manuel Anguas, ¿se cree usted en serio esto? ¿no le da vergüenza jugar, con las expectativas laborales de muchísimas criaturas? Porque, ambos sabemos, que esta es la misma promesa, que cuando abrió IKEA, cuando abrió Aire-atasco y, ahí, trabajan menos ciudadanos de Castilleja de la Cuesta, que en las obras de la Sagrada Familia. No juegue con estas cosas, se lo pido por favor. No sea demagogo. No nos venda las burritas de la Escuela Taller, el ídem de empleo, el proyecto empresa simulada, los programas de acción experimental... Ya va bonito que, esto, es como prometerle un be-eme-uve a quien tiene un KIA, por creer en Santa Claus.
-Otra milonga, que diga eje. Mantiene el nivel de calidad en los servicios prestados. A-co-jo-nan-te. ¿Qué nivel, fenómeno? Si tenemos menos calidad que los acabados de un Seat Panda. Si aquí hay una inseguridad terrible. Si tenéis los Polideportivos cerrados tres cuartos del día. Si no hay limpieza, ni mantenimiento de parques. Si no reguláis la circulación de tráfico. Si no tenemos servicio de Piscina climatizada, ni actividades culturales apenas. Si todos nuestros colegios no disponen de servicios como comedor, aula matinal y transporte escolar. ¿Qué nivel, fiera? ¿Vais a vacilar encima?
-Finalmente, la última explicación de por qué, deciden confeccionar este documento así. Proximidad de la Administración al ciudadano. Anécdota aquí. La otra tarde, tomando café, le comentaba un señor mayor a una joven que, deduzco, sería su nieta que, eso de la proximidad de la Administración que era, ¿que se le iba a arrimar un Concejal o, que les iba a dar un abrazo el Alcalde? Traducción, querido abuelo, eso significa que, no contentos con la tontería de abrir una Oficina de Atención Vecinal, para que no les moleste el vecino, queriendo meterse en sus despachos a contarles su vida, van a abrir la segunda en la barriada de Nueva Sevilla. Para tener dos. Para seguir duplicando servicios, en una Villa de dos kilómetros cuadrados apenas. Para seguir fomentando la división de los habitantes, con la historia de la falta de integración. Pregunto, ¿habrá pues segunda piscina climatizada en el casco antiguo? ¿habrá guardería municipal? ¿son menos importantes los habitantes de esta parte de la auto vía?
Concluyendo. Ha empezado el carrusel de inauguraciones express. Han dado el pistoletazo de salida, a los únicos meses, en que les van a escuchar, atender, prestar atención y mostrar interés. En breve, recibirán revistas varias donde les vendan sus logros. Verán carteles, tendrán los buzones repletos de panfletos. Les harán visitas cariñosas donde les prometan la Arcadia feliz. Cualquier parecido de lo que suceda luego, con la realidad que les juran sucederá, es pura coincidencia. Eso tiene un coste económico. No olviden que, los partidos, se nutren de asignaciones de los presupuestos. Documentos como ese que han aprobado hace poco. Dos mil kilos, redondeando, de nuestros lomos.
Como dijo aquel, es la política estúpidos. La política y su comer. Avisados quedan. No lo olviden. Es el único momento en que les tienen respeto y, como los eclipses y los cometas, pasa una vez cada equis años y, está ahí, a la vuelta de la esquina. No dejen que las ramas, les impidan ver el bosque. Prometer hasta el meter y tal y tal. Son los mismos, su sonrisa es maquiavélica. Está en nuestras manos mandarlos a su casa, a ver como se vive con la soldada del español corriente. Sin comilonas en Robles. Sin teléfono móvil oficial. Son los que han hundido, nuestra sagrada casa, Castilleja de la Cuesta, en la miseria.
Y eso si que no es propaganda electoral.