domingo, 16 de enero de 2011

Adiós Canal 47, adiós

Mañana sale como el boleto de la copla. Mañana, tras muchísimas horas de anunciarlo. En el hueco del inclasificable Canal 47, encontraremos, en nuestros aparatos, uno nuevo llamado Tele Sevilla. Contenidos locales con calidad. Competencia para Giralda TV. Y, en la hora del adiós, embargado por la nostalgia, me ha dado por pensar, lo poco que hemos sabido apreciar este engendro.
Canal 47 era el esperpento hecho programación. En Navidad, podías ver la salida de la Estrella. En el verano, cuando más fuerte caía Lorenzo, pasearte por todas las casetas de la Feria. El francés Casagrande, un portero que estuvo tres tardes en la ciudad, dio entrevistas hasta que el Sevilla ganó la segunda UEFA. Eva María Macías, estuvo a punto de irse con Sardá y, de ese modo, se hubiese convertido en el primer ángel de Tele 5. No lo hizo, se pasó al enemigo catódico, para dejarle ese honor a la Bruja Lola. Daban las campanadas y, con el último dong, paso al porno. Sus informativos, aunque pueda parecernos increíble, sirvieron para que se rodara Jerónimo Fernández, hoy en TVE. Todo esto, sin olvidar los sui-géneris editoriales de Emilio Nieto, su director, dándole consejos al mismísimo Lorenzo Serra, entrenador del gran Betis de los noventa.
Canal 47 era la realidad en directo. Una cámara grabando, una locutora contando y la calle como protagonista. La boda de la Infanta y el taller de sevillanas de un Centro Cívico. El minuto de gloria del cani, la pija, la ama de casa, en el mercado o, el paseante jubilado. Lo cotidiano elevado a noticia. Tan barata como cutre.
Mañana, cuando arranque el nuevo proyecto, todas esas cosas serán historia de la ciudad, como lo son las puertas derribadas o el Palacio de los Sánchez-Dalp. Convendría no olvidarlo porque fueron, más honrados que muchísimos de los que sobreviven en el espectro televisivo. Ni tenían dobleces, ni cabía la manipulación. Por eso los recordaré y les prometo no olvidarlos. Porque a mi no me dieron vergüenza jamás. Así éramos, aunque no lo queramos reconocer ahora. Ellos solo fueron quienes pusieron la imagen.