viernes, 21 de enero de 2011

Ciudadanos de primera o de segunda

Ellos lo llamaran discrepancia o disensión interna. Si quieren acertar llámenlo por su verdadero nombre: conspiración y traición. Eso es lo que sucedió, por mucho que intenten ocultarlo. Se hartaron del papelito de simples conserjes con la omnipresente Carmen Tovar. Se rebelaron porque la Jefa los tenía de bedeles. Se lanzaron a su yugular. Las peores y más sangrientas revoluciones, siempre empiezan así. Luego vino todo lo demás. La intocable tuvo que salir volando. Los ordenanzas se quedaron al mando. A los castillejanos nos tocó la peor parte. Fin de la historia, lo disfracen como lo disfracen.
Con esta plebe en el gobierno, se ha consumido gran parte de una legislatura que, sin temor a equivocarme, considero la peor de la Historia de la Democracia en nuestra Villa. Con ellos el pueblo ha tocado fondo. Hablaran de la crisis. Hablaran del paro. Hablaran de los peces de colores. La realidad es, que si eres coleguita, el portón se abre de par en par. Las subvenciones crecen, ¿verdad Judolin? Los procesos para acceder al empleo municipal se simplifican, ¿verdad familiar de ex-Alcalde, ex-Empresario teatral y ex-chofer? Todo se reviste de un precioso manto de legalidad, eso sí. Para que no digan que aquí hay compadreo. Para que no los puedan acusar de nada. Cien años de honradez y tal y tal. Ciudadanos de primera o de segunda, según su afinidad con este timo al que llaman socialismo.
En Mayo, se enfrentarán a su primer examen serio. Hasta ahora, ir a enfrentarse, al tribunal que es la población con derecho a voto, era un trámite que quien más sufría era la otra. La otra era la que tenía que estudiar y, su calificación, era la que le ponían en el boletín a todos. Pero la otra ya no está. Ahora a quien le van a poner nota es a ellos. Y están cagados. Lo voy a volver a repetir. Están cagados. Huele tanto a mierda que, ni saliendo a la calle bañados en colonia, pueden disimular el hedor. Porque saben que no están para aprobar. Por eso, tienen trabajando a destajo a los cachorrillos en los foros. Juventudes koalas internautas. Porque se les ha abierto un frente que no tenían previsto. Y, por ahí, ven, se les pueden caer muchos votos.
Como las matemáticas son las matemáticas. Uno más uno, dos. Dos más dos, cuatro. Han recurrido a movilizar el granero. Donde tienen guardado, con siete llaves, el fondo de reserva, es en Nueva Sevilla, un barrio que es obrero, que está lleno de gente sencilla pero que, porque es verdad, no está colmado de idiotas. Allí, como en el resto de Castilleja de la Cuesta, la gente está quemada. Achicharrada. Y no se van a conformar con las limosnas habituales.
El plan es simple. Pese a contar con una sede en propiedad, en la céntrica calle Jesús del Gran Poder, si quieren ver a un ni ni o a sus inseparables koalas, tendrán que presentarse en su verdadera casa desde hace meses, en la acera del antiguo Canguro, en el local que han habilitado, pagando alquiler, para acercarse a quienes más necesitan, en la segunda Casa del Pueblo. Allí tienen los eucaliptos. Donde siempre, han dejado un bar. Su presencia en Nueva Sevilla, tiene el único objetivo de recordarle a sus votantes que, para el de Decogarden, la amiga de Mr. Proper, Superman, el arbitro malo, el ex-sindicalista de Ikea, el ultra de la Pintá, no hay amor más grande que el que sienten por esos vecinos, los del sitio más poblado de su cortijo. De ahí asimismo, la pamplina de la segunda Oficina de Atención Vecinal. En la Barriada de la Inmaculada, ¿no hace falta que atiendan a sus habitantes? En Puerta Castilleja, ¿tampoco? En el Faro, ¿menos? Parece que, esos empadronados, son de segunda porque, aquí, lo primordial, es mostrarle la cara amable a su feudo. A los demás, que les den y no los saquen de un discurso caduco, arcaico y acabado.
De la falta de seguridad, de la falta de medios de muchos empleados públicos, de los despidos que nos cuestan taco a todos, de las instalaciones secuestradas pendientes de inauguración, hablo del Centro de día, hablo de la Piscina Climatizada; del perenne lío de tráfico, de la política de contratación municipal y de la de concesión de subvenciones, de la falta de respeto histórica que supone, tener rotas relaciones con una Hermandad, la Calle Real; de las carencias de nuestros centros escolares, de los insultos a quienes no comulguen con ellos, en publicaciones oficiales para más inri, como sucedió con la portavoz popular Juana Rodríguez; de la deuda del Consistorio, del precio de nuestros tributos, de como se gasta en pamplinas, como en el panfleto Castilleja al mes, o Alcalde al mes... de todo eso, no van a decirles ni "pescao frito". ¿Para qué?
Para todo eso, para contarles la verdad no oficial, nos tienen a Leonidas, a Rafael Baena, a Christian Romero, a mi. Ciudadanos de segunda, que no nos resignamos porque pagamos impuestos de primera. Ciudadanos que no nos arrugamos y a quienes no van a callar. Ciudadanos que queremos ser iguales a los privilegiados. ¿Por qué no? O todos moros, o todos cristianos. No dicen que la izquierda es la que da derechos. ¿A qué coño están jugando entonces estos?
En eso les pido que piensen. Esa es la única realidad que tienen que ver. Si fuese mentira, si fuese denunciable decir la verdad, ya estaría cerrada esta negra página. Castilleja protesta, sería un recuerdo. Castilleja la verdad, habría sido fundida y, Castilleja me importa, fulminada. Pero no pueden. Solo pueden desprestigiarlas. Solo pueden llamarnos fachas, embusteros, manipuladores, incendiarios... Como nosotros, solo podemos invitarlos a sumarse, a la mayoría silenciosa, que solo quiere que, donde vive, sea cada vez más cómodo hacerlo porque, cada mano, haya más calidad de vida. Me reafirmo. Ustedes tienen la última palabra. Ustedes son quienes deciden.
¿Castillejanos de primera o de segunda? ¿Qué prefieren ser?