sábado, 5 de febrero de 2011

Y al tercer día, resucitó Manolo

Pedíamos explicaciones ayer y, como el Señor Alcalde y su tropa, son un derroche de atenciones, ya las tenemos. De verdad, cuanto honor querido Manolo, qué lujo doña Carmen Herrera. Pueden tomarse el fin de semana libre. Tanto esfuerzo merece un descanso. Tres días solo, para escribir y enviar, la misma nota de prensa de siempre. Ven como estudiar es bueno. Se notan las horas de caligrafía, ortografía y mecanografía. No, si al final vamos a hacer de ustedes, unos hombres y mujeres de provecho. Verán como tiene premio tanta entrega. Lo mismo, con un poquito de suerte y, con la destreza que le han pillado a lo de escribir con el ordenador, les sale un currículum guay donde, un poné, pueden señalarse, como experiencia profesional para cuando, a partir de Mayo, tengan que buscar colocación, mandar al carajo una empresa como Castilleja de la Cuesta que, por si no lo recuerdan, era admirada en toda la provincia por ser referente en multitud de cosas.
Una de esas cosas era la seguridad. En el pueblo teníamos unos policías que eran respetados por todo quisque. Gracias a ellos, no nos sacaban la navaja a plena luz del día, ni entraban en un comercio a atracar a cara descubierta, ni había que tener todo el tiempo los pestillos corridos, ni, nuestro cementerio, era desvalijado. De tráfico no hablamos. No, hasta que se saque el carné de conducir el Señor Vega, don Francisco, Concejal del ramo. Es por tener una conversación de igual a igual. A mi me gusta hablar con quien me pueda entender y, no es por ser malo, pero lo mismo, me pongo a hablar de semáforos, señales verticales u otros aspectos y se me pierde este caballero. De reglamento de fútbol me imagino que se podrá platicar algo más. Tampoco mucho porque muy lejos no llegó tocando el pito.
Me disperso. Explicaciones decíamos. Nos dice, el antiguo jardinero hoy mandamás socialista, que no va a ceder a las pretensiones de los agentes porque, tienen unos sueldos más que dignos y, pretenden mantener privilegios, que no derechos. Es demagogo para colocar el mensaje de que los vecinos lo están pasando mal con la crisis. Añade que, con la interpretación de los últimos sucesos, puede parecer que hay inseguridad pero que, con la Guardia Civil y tres nuevas plazas que van a sacar, estamos súper bien protegidos. Insulta a la oposición llamándolos faltos de vergüenza, vagos y, explica, que hay que laborar cuatro años y, desde hace dos, observa que no curran. (Inciso: luego se molestan cuando se les dicen las verdades del barquero y se nos hacen las víctimas porque, según su obtusa manera de entender, los insultamos desde internet. Reitero, flojos y sinvergüenzas hoy y, el otro día, analfabetos y, se han quedado tan panchos).
Nada nuevo bajo el sol. Lo de siempre.
Somos muy buenos. Nos estamos partiendo la cara por vosotros. Como entren los del PP, los comunistas, o los del CDS, esto va a ser un desastre. Aquí no pasa nada. Estáis en las mejores manos. Como se vive aquí no se vive en ningún lado.
Consignas que, por mucho que lancen, no se creen ni ellos mismos.
Y, puesto que no les puedo pedir honradez ni decencia que, de eso, no hay un miligramo en todos sus seres, me van a permitir que les pida, por lo menos respeto. Respeten a quienes tienen que servir. Respeten a sus vecinos. No ofendan su inteligencia. No crean que les hablan a tontos de babero. Que están jugando con fuego. Que les tienen infladas las pelotas a muchos y se va a liar gorda. Y a ver si entonces van a llorar, por no tener un Policía Local, de esos que no hacen falta, a la vera.