martes, 8 de febrero de 2011

Arturo, que te vea un especialista

La enfermedad se llama andalufobia.
La padecen mayoritariamente los catalanes y vascos.
Su síntoma principal, una terrible paranoia que los hace ver favoritismos y agravios, a favor de Andalucía, en contra de sus regiones. Porque son regiones, cuenten lo que cuenten, inventen lo que inventen y se pongan como se pongan.
Tratamiento por desgracia no tiene. Una vez se pilla, el enfermo se la lleva al cajón. Es contagiosa. Grave no, aunque merma la calidad de vida por el resentimiento.
La última víctima conocida es Arturo Mas, el Presidente número... ni se sabe, de ese ente, con Embajadas en el extranjero y bandera plagiada a Aragón.
No me molesto en contestarle. Es absurdo. Como hacerle una felación a un difunto. No sirve para nada. Eso sí, espero, tras observar los motivos que lo han llevado a enfermar que, en lo sucesivo, nadie se atreva jamás, a hablarnos de lo bien que gestionan el dinero en Cataluña. Ha quedado claro que es una mentira tan grande como su Historia.