viernes, 18 de febrero de 2011

Si tan seguro está ¿por qué está tan nervioso Señor Alcalde?

Hoy, el Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta se ha reunido en Pleno. Lo ha hecho de manera extraordinaria para, principalmente, aprobar el nuevo Reglamento de Honores de la Corporación. Como está el patio, a nuestros gobernantes no se les ha ocurrido otra cosa. Se ve que esto era importantísimo. Se ve que, sin esta norma, los vecinos de la población no podían seguir viviendo. Se ve que, como lo que sobran en las arcas son euros, era necesario gastar unos cuantos de los mismos, en pagar las asistencias de los concejales que lo han hecho. Porque esa es otra, Superman no ha ido. Estaba malito. Ya ni los súper héroes son lo que eran.
Quienes si han estado allí para, con su callada y educada presencia, protestar por la situación en la que tienen que trabajar, han sido nuestros policías. El menda también. Como cada vez que se me reclame. Porque, a diferencia de quienes tienen en su mano solucionar el tema, a mi me preocupa. Mucho, además. Como para no preocuparme cuando, mientras escribo estas líneas, un solo agente, ¡UNO! está de guardia. Quiera la Santísima Trinidad no suceda nada. Invoco a Padre, Hijo y Espíritu Santo porque, con Dios únicamente atento, anoche robaron en el Convento. Ni lo muertos, ni los santos, están a salvo en el poblado del oeste en que se ha convertido nuestra Villa. Esperemos que con estos tres, más el servidor público que vigilará, haya más fortuna. Mañana más de lo mismo. Un solo tipo vestido de azul para diecisiete mil... Y Superman Anguas enfermo. Mejórese campeón, le necesitamos en plena forma. Si puede llamar a Spiderman y a Batman, que son colegas, le estaríamos agradecido. No creo que le resulte complicado hacerlo: Manolo Chaves, que es el único hombre capaz de no darse cuenta que se está jubilando hasta... quien ni trabaja en la empresa, va a venir a ver la gran remodelación de la Plaza de España de Nueva Sevilla. La gestión, se la apuntan al griposo ausente que, lo digo yo Manolo Benítez, es quien manda de verdad en el pueblo. Amenáceme también a mi con el desalojo, como ha hecho con la portavoz de un partido de la oposición.
De la matinal lo mejor que se puede decir, es que no ha servido para nada. Si no fuera porque va a valer para que, el PSOE pueda seguir con su electoralismo barato. Sí, sí. Electoralismo barato. Porque, el cuento que nos ha contado la limpiadora de los rizos de oro, no se lo cree ni ella. Quien asó la manteca tampoco. Eso de que, no se ha traído antes a debate, porque lleva su tiempo elaborar un documento como ese, suena tan falso como un cedé de Falete rapeando. Ni-nis y jetas, lo que faltaba.
Si se ha aprobado ahora, si se ha corrido tanto faltando tan poco para las Elecciones, ha sido porque, una Hermandad, la Calle Real, es la mitad del electorado. Y el cabreo de la mitad de los votantes es mucho cabreo. Y muchos votos en el aire. Y porque lo que pidió era de justicia, no se lo dieron por ser quien es el Hermano Mayor y hay que arreglarlo. Por mucho que haya augurado usted, que es candidato porque hicieron irse a la legítima Alcaldesa, otra victoria y otros cuatro años de calentar el sillón de los perdedores, a comunistas y peperos. No lo tendrá tan claro. La soberbia, la chulería, la prepotencia, esconde realmente miedo y nerviosismo. Porque se le ve nervioso, señor Benítez, don Manué. Tela. Se le ve atacado, alterado.
Decir, como ha dicho delante de tantas personas, que todos los que lo criticamos, somos marionetas de Juana Rodríguez, solo puede entenderse como un síntoma de paranoia. Confiéselo, en ocasiones ve fantasmas. No me extraña. Tantas horas alejado de la realidad y dando crédito, a tanto sopla gaitas como le rodea, trae estas consecuencias. Además, tampoco es tan extraño ver fantasmas a su vera.
En fin, que de aquí al día de autos, nos vamos a divertir tela. Aunque la cosa esté para pocas bromas. Aunque no tenga ni pizca de gracia. Aunque tengamos que tener los pestillos cerrados a todas horas. Ojalá Rappel, como lo han llamado, o el Padre, como lo han definido igualmente, o el Alcalde, que es lo que, por obra y arte de una traición, esa sí, coordinada por usted y no la persecución que dice le hacemos, ojalá que me disperso, se equivoque en su predicción. Tampoco es tan complicado: la ha hecho uno, de un partido político que decía que no había crisis.