jueves, 14 de abril de 2011

¡Indignaos! de Stèphane Hessel

He dedicado el último par de horas, de esta preciosa tarde primaveral con la que nos está obsequiando Abril (hasta hoy), para leer con calma, paladeando cada palabra, intentando asimilar los conceptos, el librito de Destino, cuyo nombre y autor titulan esta parrafada. Lo catalogo así porque, su extensión, es únicamente de sesenta páginas.
No puede hablarse de este volumen sin indicar que, quien lo ha escrito, es un francés nacido en Berlín de noventa y cuatro años en la actualidad. Socialista aunque no muy convencido. Miembro de la Resistencia. Superviviente del horror de los campos de exterminio nazis. Diplomático y único miembro vivo, del equipo redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
¡Indignaos! es un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica, de unas veintisiete cuartillas. Se hace más grande, gracias al magnífico prólogo de José Luis Sampedro, donde se incide en la dictadura de los mercados, en el trato a los inmigrantes y a las minorías étnicas. Mediante el mismo, se invita a las generaciones que le suceden, a rebelarse y a no sucumbir al consumismo feroz y a la distracción de unos medios de comunicación, propiedad de emporios económicos. En Francia, ha sido adquirido por un millón y medio de lectores. En España, está a la venta en cualquier librería por cinco euros.
Recomiendo leerlo. Aporta la lúcida visión de un tipo vivido y comprometido. A esos, con los pocos que quedan, hay que hacerles caso, mucho caso.