jueves, 21 de abril de 2011

Empieza la Semana Santa

Hoy empieza la Semana Santa. Sí, no me he vuelto loco, ni estoy escribiendo bajo los efectos del alcohol o de las drogas. Hoy, tras el preludio que fueron pregones, traslados y demás actos religiosos, en Castilleja de la Cuesta, capital de mi maravillosomundo, se inicia, puede que con algunos días de retraso con respecto a otros lares que, desgraciadamente, no tienen la fortuna de ser este cachito del universo, la verdadera Semana de Pasión.
Aquí, aún a riesgo de parecer fundamentalista, tenemos la mejor representación de lo acaecido -va ya para dos mil once años- en Judea. Dos Hermandades (no necesitamos más) pondrán en las calles de la Villa, todos sus tesoros para disfrute del resto del planeta Tierra. No es que no tengan la posibilidad de contemplar los mismos, el resto del año. No es que no puedan planificar en cualquier momento del calendario, una visita para sentir lo que, afortunadamente, sentimos los paisanos de esta población. No es eso. Lo que pasa es, que si quieren vivirlo en todo su esplendor, tendrán que hacer lo contrario a lo que hacen en el resto de países. Así, en lugar de presenciar las cofradías y marchar a la playa o al campo, en los días finales, tendrán que descansar previamente, para poder, de este modo, estar en plenitud de condiciones físicas, cuando llegue la tarde del Jueves Santo, la Madrugá, la jornada vespertina del Viernes y el Domingo de Resurrección, del alba a la noche. Tampoco es tan complicado. Simplemente, tienen que explicar en sus agencias de viajes, que quieren conocer la más grande de las Semanas Santas y, si el tipo es inteligente y está informado, si es un buen profesional en definitiva, sabrá como tiene que organizar su tour. A los castillejanos nos encanta recibir foráneos y somos unos magníficos anfitriones, así que, por la acogida, no tienen que estar preocupados. Por el alojamiento tampoco. Tenemos hoteles a su disposición y, si completamos las plazas, cerquita, en Sevilla y alrededores, tienen otros que entienden perfectamente cual es su obligación. Dar servicio a este evento sin igual que, por otra parte, esperan como Maná caído del cielo, porque es el que les arregla los números al final del ejercicio.
¿Qué van a descubrir?
Van a descubrir las simpares imágenes de María Santísima de los Dolores, Inmaculada Concepción, Nuestra Señora de la Soledad, Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y Nuestro Padre Jesús de los Remedios. Van a vivir, las legendarias Vueltas de la Calle Real y de la Plaza. Van a poder conocer, la exquisita gastronomía de un buen puñado de restaurantes y la célebre repostería artesanal, exportada a los cinco continentes. Van a emocionarse con nuestra música cofrade y nuestros saeteros y saeteras, alguna de las cuales, es sobradamente popular por su actuación en espacios televisivos internacionales, de cadenas como Canarsú.
Quedan pues, lectores de este sitio de todas las partes del globo, invitados a venir. Aquí los esperamos. Estaremos encantados de darles la bienvenida y de hacerles partícipes. Siéntanse como en casa. Disfruten la experiencia de ser castillejanos si quiera por unas horas. Seguro que, después, entenderán mejor porque estamos tan orgullosos de nuestro pueblo y por qué, exhibimos como blasón distintivo en nuestros pasaportes, el hecho diferencial de ser de aquí.