lunes, 16 de mayo de 2011

El Betis vuelve a su sitio y el Castilleja mantiene el suyo

Día de fiesta completa el recién concluido.
A la hora del almuerzo, nuestro querido Castilleja C.F. certificaba su salvación, tras un año difícil. Los de José Antonio Granja mantenían la Primera Andaluza, categoría que, desde su creación, han ocupado y que, poco a poco, ha ido despoblándose de equipos cordobeses. Lo hacía a costa de un histórico del fútbol sevillano, el Dos Hermanas.
A la hora de la merienda, el Real Betis Balompié volvía a la que, por Historia pero sobre todo, por afición, le corresponde, la Primera División. Fiel a su idiosincrasia, lo hacía por el sendero más inverosímil: En un tren a medio camino entre Tarragona y Sevilla, tras la derrota de un Granada que, desde el Jueves, no podía alcanzar al equipo coronado por Su Majestad, mas que en una extraña carambola federativa.
Que nuestra Villa mantenga una temporada más, a su primera escuadra en la élite bi-provincial, es un logro que, desgraciadamente, no ponderamos en su justa medida. La parroquia del Solís es fiel pero no muy numerosa. El club albiazul es serio pero pobre. La estructura de los del Antonio Almendro, es precaria como sus instalaciones. Los apoyos que recibe por parte de nuestro Ayuntamiento son, pese a lo que desde los conductos oficiales se sostiene, pocos.
Que los de Pepe Mel retornasen a la élite era obligación. Aún así, festejar lo que otros, con baile incluido en la fuente de la Puerta de Jerez, festejaron con anterioridad, era necesario porque, el bético, está harto de estar harto y reclama que, su camisola, llegue a las cotas que su potencial merece. Que intenten reírse y mofarse de la celebración, los paniaguados gacetilleros de los medios oficiales nervionenses, a mi, concretamente, solo me produce lástima. Tanto hablar de grandeza, tanto vender la burra de que la rivalidad ha muerto y, sube a su sitio el único balompié del fútbol profesional y empieza el miedo. Tranquilos chicos, hoy por hoy, las guerras de los dos primeros espadas de la cosa del pelotín, en la vieja Híspalis, son diferentes.
En fin, que el domingo ha cundido como se ve.


Nota post-entrada: Acaban de colgar en la web municipal la reseña del acto de presentación del libro de Juan Prieto Gordillo. Sí, señor. Eso es información de primera mano... y en tiempo real.