martes, 31 de mayo de 2011

Martina y José Miguel

Me gustaría compartir algo personal con ustedes, queridos amigos de elmaravillosomundodemiguel. Esta mañana, a eso de las diez, mi mujer Pilar, el tesoro más grande que tengo y por el que más gracias doy a Dios, ha dado a luz dos preciosos retoños que llevarán por nombre Martina, en el caso de la fémina y José Miguel, en el del varón. Son mis dos primeros vástagos, dos castillejanos de pura cepa pues, su nacimiento, se ha producido en el NISA, de la Avenida Plácido Fernández Viagas de nuestra Villa.
Martina ha pesado tres kilos cien. José Miguel, dos mil seiscientos gramos. Han llegado bien de salud aunque, en el caso de la cría, una leve insuficiencia respiratoria, ha hecho que los pediatras del hospital, aconsejen su ingreso en la UCI durante veinticuatro horas, para observarla con atención. La madre se encuentra estupendamente aunque cansada.
Y como hoy me siento el tío más grande del planeta, quería dejar este jirón de mi vida aquí, a la vista de todos y regalarles esta vivencia, que colma mis mejores sueños. La vida es algo tan fantástico que, ni la política, ni la crisis, ni nada de nada, debe estropearla. La vida es la sucesión de acontecimientos que conforman nuestras propias biografías, haciéndonos los seres más especiales de la creación. La vida es un compendio de dicha que para ser correctamente valorada, tiene que tener instantes malos. La vida es esto que ha surgido del vientre de mi esposa: dos criaturas que me sucederán y a los que me debo por encima de todo; dos renacuajos que merecen todos mis desvelos; dos personas que me harán más luchador, más dedicado, más trabajador y que, desde hace horas, tienen todo mi tiempo, en exclusiva, para que lo usen como mejor les plazca porque, el único objetivo que desde ahora me queda, es que sean felices.