miércoles, 15 de junio de 2011

Un acuerdo con trampa

Mi abuela que en paz descanse, decía una frase que no se me va a olvidar jamás. Decía que, conocía personas hartas de comer, hartas de dormir, hartas de sufrir, hartas de padecer, hartas de pasárselo bien pero que, en los años que tenía (falleció con ochenta y nueve, va para dos), jamás había conocido a nadie harto de tener dinero. El dinero es necesario e innecesario; es importante y secundario; es un lujo y un problema. Por dinero riñen las parejas, discuten las familias y se rompen amistades. El dinero arregla y estropea. Todo eso y muchísimas cosas más, es el dinero. Por completar, cuando de dinero se habla, hay que ser muy riguroso. Cuando se habla del dinero de los demás, muy comprensivo. Cuando se habla del dinero de todos, hay que ser escrupuloso hasta límites obscenos.
A que viene esta larga introducción. Muy sencillo. Viene, a la polémica que empieza a armarse, a cuenta del taco, de la pasta, de los talegos, que van a repartirse los diferentes grupos políticos con representación municipal. Recuerdo, procedente de la Hacienda local esto es, de todos.
Actualmente y los pongo en antecedente, fruto de lo que dictaron las urnas en las últimas Elecciones (año 2007), Izquierda Unida recibía dos cientos cincuenta euros por su único concejal y cien más, para el grupo municipal, para un total de trescientos cincuenta. El P.P. mil euros ( a dos cientos cincuenta por cada uno de sus cuatro concejales), más cien para el grupo. El PSOE, tres mil euros (a dos cientos cincuenta por cada uno de sus doce concejales), más cien por asignación. Totales finales para ambos: mil cien y tres mil cien, respectivamente.
Que tengamos políticos en Castilleja de la Cuesta, así, sumando, nos cuesta la escalofriante cifra de cuatro mil quinientos cincuenta euros mensuales. Brutal, ¿verdad? Pues, todavía hay quien dice que soy un payaso, un sinvergüenza, un canalla... por hablar de tipos a los que mantengo, pago sus magníficos modos de vida y que no valen ni para estar escondidos, o al menos, no lo están demostrando pues solo hay que ver nuestro pueblo y los que lo rodean.
La cuestión es, que en el próximo Pleno que, pese a Tomás, a Juana y a sus nueve Concejales, se va a celebrar, otra vez, por la mañana, para que vean la voluntad de dialogar y alcanzar acuerdos que tiene el nota que es Alcalde, se va a debatir esto y, claro, Izquierda Unida, que hizo hincapié en la sesión constituyente, en la necesidad de bajar esta mareante sangría de billetitos verdes, amarillos, marrones y morados, tiene una propuesta que, es buena, no vamos a negarlo, porque supone un ahorro considerable, pero que tiene truco y, como a mi no me gustan los trileros, no me gustan las medias verdades y no me gustan los engaños, se la desmenuzo y doy mi opinión, porque para eso sale de mi lomo, en forma de tributos, tasas, multas e impuestos.
Lo que proponen los comunistas es, dar quinientos euros como asignación fija, a las tres agrupaciones con representación en el Pleno. Quinientos para ellos, quinientos para los de la gaviota y quinientos para los del puño y la rosa. Así, los ocho de la bancada azul y los ocho de la bancada roja, saldrían a sesenta y dos con cinco por escaño. El único asiento de ellos, reportaría quinientos pavos a su partido. Los que tienen el máximo número de representantes, recortarían su aporte en seiscientos euros Juana, Roque, Rafael y compañía y, en dos mil seiscientos, Benítez, Anguas, Herrera y resto de tropa. El minoritario, por contra, aumentaría en ciento cincuenta.
Así se escribe la Historia. Así también el menda propone: Que se recorten los demás, que la austeridad llegue al resto de filas, que la crisis la paguen ellos. Sí señor, arriba parias de la tierra, en pie famélica legión y tal y tal. No pide que bajemos lo que supone cada tipo de los diecisiete. No, eso no. Eso no conviene que somos comunistas pero no tontos. Vayamos a lo gordo y así cuela lo nuestro.
¿Como no van a decir no a esto, dieciséis de los diecisiete capitulares? ¿Como no van a levantarse de la reunión previa unos, los de la Calle Convento y declinar su asistencia los otros, los de la Calle Jesús del Gran Poder?
Tomás Arias, las trampas para cazar conejos. Aquí tenemos mucha mili y de golfadas estamos hartitos. Proponga mejor, bajar por concejal a tanto y punto.
¿O no interesa?