lunes, 4 de julio de 2011

Benítez, no te enteras

Ya no tienes el rodillo. Ya no puedes hacer lo que te salga... de las narices. Ya no eres Dios. Te lo digo, porque te veo equivocado, confundido. A ti y a los que siguen a tu lado... aunque sea por el interés.

Queridos ni-nis, ya no sois los capos de esta población. Franco ha muerto. Ahora, os guste más o menos, os puede pasar lo de esta tarde, en el Pleno. Que propongáis y, los demás, os digan que donde vais. Que gustazo ha tenido que ser. Si quiera por ver, las caras de pánfilos que se os han tenido que quedar, hubiese sido un placer estar allí. Treinta y pico años han tenido que pasar. Treinta y pico años de chulería, de despotismo, de vacile que, hoy, cuatro de Julio del dos mil once, Santa Isabel de Portugal en los almanaques, se han acabado. Por fin.

Entre eso... y que habéis tenido que retirar la mitad de los puntos del orden, el café se os ha tenido que cortar. Porque esa es otra. De pasta, que es el pegamento que os mantiene unidos, no habéis podido hablar y menos, decidir que era, reitero, hasta las siete de este verano que sigue caluroso, vuestra intención. Eso de liberar hasta al lucero del alba, me da a mi que, de ahora en adelante, va a estar más complicado. Eso de jugar con el taco y de comprar voluntades y afectos, como habéis podido comprobar, se ha terminado.

Y eso que, la oposición, que me rio de ese término porque, la verdadera oposición en Castilleja de la Cuesta sois vosotros, está dividida. Imaginaos cuando -que pasará- se pongan de acuerdo. Vais a ser el choteo de vuestros compañeros en el partido del puño y la rosa. ¿Os habéis comprado las rodilleras para no joderos las piernas cuando os arrastréis ante Juani, Tomás y su gente?

Manolo Benítez, jardinero bien pagado de Setenil, que plan más chungo te queda. Vas a quedar, para mandar cartitas pidiendo respeto para los ediles, al Hermano Mayor de la Calle Real. Vaya papelito. Digo yo que, en justa correspondencia, harás lo que pides que hagan otros. Si este señor tiene que disculparse, tú que también amenazaste, ante testigos a un vecino, mi Padre, harás lo mismo. ¿O estás por encima del mal y el bien? ¿O los Alcaldes si pueden hacerlo sin faltar al decoro?

Si cuando digo que tiene el rostro, duro como el hormigón, no exagero. Por lo menos, a este personaje, le han cortado el pienso.

Buen comienzo.

Más queremos más.