viernes, 8 de julio de 2011

La que se avecina

Se acabó el pegamento, o sea el dinero y, lo que parecía de un idílico que enamoraba, se ha partido en tantos pedazos como miembros y miembras tiene el PSOE. Lo cantaba Rocío Jurado. Se nos rompió el amor y tal y tal. Aquí, el corazón late a ritmo de euro.
Más allá de lo que indican las dimisiones, las notas de prensa y los comentarios con los que pretenden justificarse las desavenencias, públicas actualmente, internas y ocultas desde hace meses o años, que más da, la única realidad es, que los tres grandes grupos que tiene el partido del puño y la rosa, ni-nis, vieja guardia y Benítez con gentes de oficios varios, han terminado fundiéndose en dos pues, los históricos que, a ver cuando se enteran que, en Castilleja de la Cuesta, están más acabados que Falange en Marinaleda, se han tirado a los brazos del conspirador oficial de la Villa, el depresivo a ratos, Juan Manuel Anguas, para ir contra quien, como Casillas en Sudáfrica, alzó al cielo de Nueva Sevilla, la vara que todo lo puede, haciéndolo culpable del descalabro electoral.
Hoy, cuatro de los Concejales electos, han decidido renunciar a las Delegaciones que les correspondían, una de las cuales es Seguridad Ciudadana. En ella, el simpático paseante, famoso por sus sombreritos de paja; el genio de las ondas, un locutor de Canal Sur venido a menos... desde menos todavía, tampoco se piensen, ha intentado hacer ver a los agentes que, la facción que el representa, no se parece en nada, al resto de la agrupación local. Como si, de su cuerda, no fuese el autor de la teoría del "ganan mucha pasta y son unos insolidarios en tiempos de crisis". Como si, la mano derecha del jardinero-Alcalde-aspirante a millonario, no fuese su compañero de viaje. Como si, Superman, nunca hubiese estado en el Ayuntamiento.
Con ellos se han ido el tal Domouso, compañero de fatigas del héroe de la camiseta de la ese y, a mi juicio, la única a la que, el abajo firmante, considera de veras válida para gestionar, de esa casa de cocodrilos hambrientos, Carmen Rocío Cuello.
¿Cual es el objetivo? Sencillo. La pretensión es, forzar la dimisión del de Setenil. Si de paso, la amiga de las escobas, fregonas y plumeros cae, mejor que mejor. Los otros dos fieles, con perdón, tienen cara de cambiarse de caballo en cuanto la carrera se ponga fea.
¿Para qué? Para colocar de Alcalde a quien, en una gesta nunca vista, se ha llevado por delante a los dos últimos cabezas de cartel socialista, Carmen Tovar y el envía cartas. Con este movimiento, están seguros serían capaces de atraerse a Tomás Arias. Posibilidad altamente probable.
Eso es lo que se cuece, esa es la que se avecina... Y este humilde junta letras, en la costa granadina. Ahora mismo empiezo a hacer las maletas. Mañana, servidor, se planta en la capital de mi maravillosomundo. Sí, me muero de curiosidad, que quieren que les diga. Ni el veraneo respetan.
¡Cachis!


Apéndice de última hora: Tres de los dimisionarios han vuelto al redil. Acaban de inventar la dimisión por horas. Esto, perdón por la expresión, es la entrepierna de la Bernarda.