martes, 12 de julio de 2011

El Pleno del taco

Ya hay fecha para el Pleno del taco: Jueves catorce.
También hay hora: las siete de la tarde.


El sitio para contemplarlo, las dos filitas del vetusto Salón del Consistorio, como siempre... menos en las contadas veces que, a los socialistas, les apetece un aforo mayor para meter adláteres, allegados, aplaudidores a sueldo, en suma, gentes de la cuerda que, con miradas intimidatorias, comentarios que no merecen la reprobación del jardinero-Presidente y chulería, tela de chulería, aspiran a controlar la cada vez más numerosa masa crítica.


Por desgracia, servidor no va a estar. No voy a interrumpir el veraneo por segunda vez, en menos de siete días, como he hecho este último fin de semana. Lo confirmo, he estado en nuestra amada Castilleja de la Cuesta, Velá de la Calle Real, Sábado noche, en compañía de Juana Rodríguez, Presidenta del PP; en compañía de Juan del Río, líder histórico del grupo de la gaviota... No tengo que ocultarme. Así que, al anónimo espía, le doy la satisfacción de explicar lo que, a su parecer, según un comentario que, insistentemente, lleva dejándome desde esa misma madrugada, me deslegitima para opinar.


Es curioso, cuando me he sentado con Tomás Arias, no perdía imparcialidad. Cuando fui a Villa Moya (sin premio), tampoco. Cada vez que, en el Marengo, Rafael Baena, candidato del CDS y el menda, se dejaban ver, no era porque tenía una agenda oculta. Ahora sí. Ahora tengo que chapar este sitio virtual y pedir perdón a la población, por manipular e influir.


Las cosas de los esbirros del PSOE. Viendo a lo que rinden pleitesía, que puede esperarse ¿madurez? Eso sí, de la charla con una de las integrantes de la candidatura del puño y la rosa, en la Plaza Virgen de los Dolores, al pie de la barra, ni pío.


¡Poresito!


Me disperso y tampoco es plan.


¿Qué puede suceder?


Magnífica cuestión que, a esta hora, continua siendo un enigma, hasta para los más avezados seguidores de la cosa política, en la otrora capital del Aljarafe.


Mi impresión es que el lío puede aumentar.


Si con dinero ya han salido a tiros y hasta ha habido dimisiones revocables... sin el vil metal, se puede ver un ejemplar.


Como decía la rana aquella de Barrio Sésamo.


Seguiremos informando.