viernes, 15 de julio de 2011

Sobre el muy hispano deporte de perder un ojo, si con ello el enemigo pierde los dos

Una cosa es lo que indica la pasión y otra lo que indica la razón. Si me dejase llevar por la primera, escribiría henchido de satisfacción por lo que aconteció en el Pleno de ayer. Mas pretendo ser justo y, lo acaecido en la Casa Grande de la Calle Convento, no tiene como vencedor final al ciudadano y, como mi intención siempre ha sido y siempre será que, Castilleja de la Cuesta, para mí, la capital del maravillosomundo, para muchos, el banco del que salen los billetes con los que se pagan sus nóminas, sea cada vez más grande, más hermosa, más habitable, mejor en suma y eso, mientras no me demuestren lo contrario, no puede hacerse a tiempo parcial, he de decir y digo que, dejar sin sueldo al Alcalde, por mucho que no sea santo de mi devoción, por mucho que lo que me gustaría fuese verlo, cargando las maletas en el coche para pirarse, no solo no es una buena idea, si no que, siendo coherentes, es absurdo.
¿Por qué? Muy sencillo.
Una urbe de diecisiete mil y pico habitantes, con un presupuesto de diez kilitos de euros, con una serie de servicios que se prestan desde las instituciones públicas, con un endeudamiento indeterminado pero alto, necesita de los mejores gestores posibles. Se que me van a decir que, Manolo Benítez, no es de ese club. Ustedes mejor que nadie saben que, si hay un sitio donde se le ha dicho alto y claro, es este. Pero lo que no me pueden negar es, que la profesionalización, es indispensable y que, gratis, por muy romántica que sea la concepción de la vida que tengamos, no trabaja ningún humano, muchísimo menos, los que son buenos por lo que, la solución, no es hacer pluriempleado a un mandamás de ese nivel, si no darle una soldada, acorde a estos tiempos, pero digna. ¿O quien venga detrás tampoco va a cobrar? Por qué, si es así, veo al Ayuntamiento buscando jefes en el SAE, Infojob o Cambalache.
Así que, sin que sirva de precedente, dándole al Emperador de los romanos lo que es suyo, a la máxima deidad lo que le pertenece y a los socialistas la razón, he de señalar y señalo que, lo que el no adscrito, el comunista y los peperos hicieron anoche, es de irresponsables, con todas las letritas. Porque una cosa es reducir salario y otra, quitarlo. Sin dinero no se puede vivir y, por mucho que uno quiera servir a los demás, difícilmente puede hacerse tal si, en la casa de uno, no entran divisas.
Además, las lecciones hay que darlas completas. No me vale que neguemos retribución a los que, lo hagan mejor o peor -ya saben cual es mi postura- van a tener responsabilidades reales, en forma de Delegación o Tenencia de Alcaldía y, a la hora de negociar lo propio, las asignaciones, no seamos igual de contundentes. ¿Por qué no se quita también ese taco de las cuentas de los partidos? ¿No es demagogia pura vender ahorro, sin perdonar un euro? ¿No es una incoherencia sacrificar a los demás, pasando a ingresar más el resto?
Me da a mi que, el tan pretendido consenso, la política de pactos y, la tan vitoreada falta de mayorías absolutas, va a tener, por mor de gente que no se traga, no se soporta y que, es más, se odia, un perdedor único: la vecindad.