lunes, 25 de julio de 2011

¿Me lo parece a mi?

¿O sigue funcionando el Ayuntamiento sin la pandilla ni-ni al mando? ¿Será que no son tan importantes e imprescindibles como para extrañarlos? ¿Será que, como son tan malos, lo único que hacían era estorbar? ¿Será que, con unos trabajadores sin presiones externas y dedicados, únicamente a su labor, la figura del Concejal-Delegado se diluye? ¿Será que, con la mitad de la mitad de personal, también se dan los servicios básicos?
Porque estar, se lo digo yo, no están ya que, según argumentan, como no cobran no van a currar de balde. Si al final, va a tener razón un viejo amigo cuyo nombre no daré, que sostiene que cuando mejor se trabaja en los consistorios, es en el periodo electoral que es, como todos sabemos, cuando nadie está pendiente del día a día.
¡País!