domingo, 28 de agosto de 2011

Candidatura de cartón piedra

Desgraciadamente el tiempo me ha dado la razón.
Afirmé que, la candidatura del Partido Andalucista en nuestra Castilleja de la Cuesta era un bluf y, tres meses largos después de las Elecciones municipales, nada queda de ella, ni tan siquiera aquellos reproches escritos que, algunos, de manera interesada, dejaron en este blog que, reitero, ni es un medio de comunicación ni lo pretende, ni sirve a ningún interés oculto ni tiene intención, ni aspira a otra cosa que no sea, satisfacer las ganas de este humilde junta letras, de escribir sobre lo que le apetece y cuando -siento la dureza- le da la gana.
Tal como vinieron se fueron, engañando eso sí, a los pobres incautos que, quiero pensar, por desconocimiento, cometieron el error de meter en un sobre primero y, posteriormente, en una urna, la papeleta que encabezaba una tal Marta Mejías.
Nada más se supo de la relación de acólitos, ni de esta joven, cuya vinculación con nuestra población y cuyos conocimientos sobre la problemática de la misma, cabían y caben, en un post-it. No se han dignado, ni a seguir con el espacio cibernético desde el cual, iban a luchar por los vecinos castillejanos. No se han molestado, ni en aparecer por los tres, no uno, ni dos, si no tres, Plenos celebrados. No se han preocupado, ni de criticar la pérdida de tiempo que ha supuesto, decidir que soldada se merece el jardinero al que le ha regalado la vara de mando, el comunista que no iba a pactar, pactó y que aún así, lo niega. No han vuelto a dar la cara, a los representantes policiales que confiaron en su quehacer y gestiones, ante el Defensor del Pueblo Andaluz.
Perdidos, desaparecidos, esfumados.
Luego, cuando vuelvan a venir, no se si dentro de cuatro o cuarenta años, porque la colección de fantasmas (sin distinción de géneros) que habitan en el castillo del andalucismo, es tan curiosa, numerosa, desvergonzada e imprevisible que, pueden salir por cualquier cerradura, rendija o quicio y, cuando se los vuelva a acusar de lo mismo, de estar en esto solo por interés, saldrán intentando enredar con que si la abuela fuma o no.
Ya lo decía un amigo que, de política no sabe ni papa pero que, de espabilados, puede dar un Master: "Miguelito, hijo mío, los únicos que pueden envolverse en una bandera verdiblanca, en esta tierra de María Santísima, y pedirme a mi que los vote, son los del Betis".
Pues eso.
Que el menda lo mismo. Que también votaré, antes que a estos, al Betis.
Puestos a tirar el voto, qué opción es mejor, que votar al equipo coronado por Su Majestad.

Post data: Iba a escribir sobre la J.M.J de Madrid pero, ciertamente, tras lo publicado por el amigo Enrique Díaz, en su imprescindible Alforjas de matices, me lo voy a ahorrar. Opino igual y, como lo ha bordado, recomiendo pasen a leerlo felicitándolo desde esta negra página.