miércoles, 31 de agosto de 2011

Una reflexión desde la experiencia

Pocas veces verán, en este mi maravillosomundo que, otro que no sea servidor, publique. Alguna que otra mano, he traído artículos de prensa. Hoy, atendiendo a la calidad de la reflexión, atendiendo a lo lúcido del pensamiento pero, sobre todo, atendiendo a las letras de alguien, que pertenece a la mejor generación que ha dado este país, la de los que están entre los sesenta y setenta años, le voy a ceder, no espacio para que deje un comentario si no la página principal, a un señor a quien respeto y al que, en las ocasiones que hemos coincidido escucho, porque tiene interés lo que dice, es inteligente, pretende dejar como legado un mundo mejor y tiene experiencia y preparación para expresar sus ideas. Se llama Jesús Colomo y me ha dejado esto, que quiero compartir con ustedes, en mi buzón esta tarde:
"Leo todo lo que publicáis en los blogs, y veo que falta algo que está pasando a nuestro alrededor y nadie se atreve a comentarlo o publicarlo, por tanto me atrevo a hacer estas reflexiones, para que le des el uso que con tu buen criterio de "juntaletras", creas oportuno.
Tengo 67 años, soy padre de 4 hijos y 3 preciosos nietos, y, por tanto tengo los problemas de cualquier "JUBILADO", pero no es de mi de quien quiero hablar, es de los muchos Jubilados que estamos viendo como nuestros hijos y nietos, que de una manera u otra iniciaron su vida laboral e independencia como nosotros, naturalmente desde una situación distinta, condicionados por los nuevos tiempos.
Pero desde hace unos años, la situación ha cambiado, nuestros hijos y nietos, pasan de estar empleados y creando sus propias familias en bonanza a estar en paro, no poder pagar las hipotecas, y, en muchos casos sin poder sostener a sus propias familias, y es en esta situación donde entra la razón de mis reflexiones.
¿Quién está disponible como último recurso? los padres, abuelos o madres y abuelas viudas, que con sus pensiones o patrimonios, hacen frente en lo posible a las desesperadas situaciones de sus descendientes.
Nadie nada más que ellos, sienten el dolor de ver que al final de sus vidas, ven a sus descendientes en tal situación. La pérdida de todos sus esfuerzos desvanecidos por circunstancias ajenas a su voluntad, patrimonios embargados (casas, nóminas, propiedades, etc., para afrontar avales o simplemente darles de comer).
La grandeza está en que lo hacen sin una queja, claro que es deber de padres, pero es terrible el sentimiento de fracaso que se apodera de ellos, impotencia y una vejez incierta, en muchos casos.
Y todo por padecer una generación de políticos y sindicalistas, egoístas y parásitos sin escrúpulos, que viven a costa de nuestros impuestos, habiendo creado una nueva clase de "FUNCIONARIOS POLÍTICOS-SINDICALISTAS".
Espero de vosotros jóvenes blogueros que de la forma que consideréis, habléis de este tema y de alguna manera confortar a estos nuevos paganos de "IMPUESTOS INDIRECTOS", en sus últimos servicios al "ESTADO", al paliar una situación que podría ser explosiva de no ser por ellos.
Un saludo y gracias por vuestra labor."
Ante esta colección de verdades, el menda, solo puede decir:
Jesús Colomo, tiene usted más razón que un santo y, todavía por ahí, hay quien atenta contra la familia, la institución más grande que existe en España y contra los valores de toda la vida.
Un abrazo amigo.