martes, 18 de octubre de 2011

Este cuento se acabó

Sí. Todo termina en la vida y cuatro años, cuatro meses y cuatrocientos escritos después, elmaravillosomundodemiguel baja el telón de un teatrillo que, por más que este humilde junta letras se vaya habiéndose hartado de denunciar el bodrio, va a continuar porque, los actores siguen en el escenario, la obra sigue siendo rentable para la compañía y, el público, sigue asistiendo a la función con la misma pasividad de la primera representación. Aunque lo que le estén, están y, puedo asegurarlo, le vayan a echar sea siempre igual de infumable, igual de flojo, igual de malo.
Dijo José Ortega y Gasset que "lo que más vale del hombre es su capacidad de insatisfacción". El menda es un insatisfecho nato. Jamás me conformaré con nada que no sea lo que merezco y, muchísimo menos, con menos de lo que he pagado, en este caso, con impuestos.
La Castilleja de la Cuesta que merezco, que se merecen ver desde la gloria quienes nos precedieron y que merecen heredar, mis hijos por ejemplo, no es esta. No se parece ni de lejos.
Castilleja de la Cuesta tiene potencial para ser una localidad de referencia pero claro, para que eso suceda, no pueden gestionarla ni un jardinero que se dedica a asustar abuelos, ni una limpiadora acostumbrada a vivir del presupuesto público, ni toda una corte de estómagos agradecidos fracasados en la mayoría de sus profesiones anteriores (cuando las tenían que esa es otra), ni un comunista que dice a para hacer b, amante de las conspiraciones de taberna, con más peligro que un tiroteo en un ascensor y que solo buscaba meter la cabeza para vivir de la demagogia, que es el verdadero sello de su personalidad. Para que eso suceda, no la pueden gobernar los miembros y miembras de un partido que, mientras más lo han negado, más descompuesto estuvo y está por dentro. Y esto no lo digo gratuitamente y sin datos. Esto, si quieren comprobarlo con sus propios ojitos, lo dice un militante socialista en su propio blog (rincondeisidoro.blogspot.com), anónimamente faltaría más. Tampoco es plan señalarse y quedarse fuera de la rueda de los favores.
Para que eso suceda tendremos que buscar alternativas más serias y creíbles. En la bancada de la gaviota no las veo ahora mismo. Del odontólogo, estomatólogo, saca muelas, lo que prefieran, mejor no hablar. Su clac de expulsados trepadores de PSOE y PP, ya puede hacer el pino que no vamos a comprar lo que exponen en su escaparate. Por más independencia que quieran vender. Al tránsfuga le pasa como a la mona: que aunque se vista de seda.
Por mi parte, esté o no esté en este sitio virtual que, como sabrán, ha sido la principal preocupación de los políticos de la Villa últimamente... hasta el punto de inventarse pseudo imitadores con poco recorrido, menos idea y bastante limitados que, estaba cantado, se han estrellado porque no se puede hacer una bitácora, con la única pretensión de contrarrestar la opinión de un vecino. Esté o no esté -perdón por la reiteración- lo que no voy a hacer es abandonar la lucha. Hay otros medios y otras formas de continuar. Si los que amamos nuestras cosas no persistimos en la batalla, ¿qué va a suceder? ¿se la van a quedar por la mismísima cara? ¿no verdad? Les animo a acompañarme. Somos legión los que queremos cambio. Somos los guardianes de lo que queda de un pasado de esplendor. Somos la Castilleja auténtica.
Entre tanto me van a permitir que haga mutis. Me espera mucho trabajo, mucho estudio y mucho saber. Fue bonito ¡qué caray! mientras duró.
Que ustedes lo pasen bien. Lo merecen por aguantar a este pesado.